Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Bertako gaia

Las 106 primaveras de Carreño

Garbiñe Carreño, la vecina más longeva de Zarautz, cumplió el martes 106 años, acompañada de sus sobrinos y de su amiga Trudi Robles, de 91 años. Las dos llevan una vida muy tranquila y les sobra alegría y buen humor.

Reportaje y fotografía de Ane Roteta - Jueves, 11 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Garbiñe y su amiga Trudi conversan alegres.

Garbiñe y su amiga Trudi conversan alegres.

Galería Noticia

Garbiñe y su amiga Trudi conversan alegres.Garbiñe Carreño posa sonriente en el salón de su casa.

Garbiñe Carreño Etxeandia, la vecina más longeva de Zarautz, cumplió el martes 106 años. Celebró su cumpleaños rodeada de familiares y de su inseparable amiga Trudi Robles, y también recibió la visita del alcalde de Zarautz, Xabier Txurruka. Después del “jaleo” del día anterior, Garbiñe y Trudi recibieron ayer en su casa de Ixpilla plaza a este periódico para charlar sobre su larga vida. “Cuando era joven y guapa no tenía ninguna entrevista y nadie me hacía ni caso, y llegan ahora que soy vieja”, comentaba Garbiñe entre risas.

Esta entrañable mujer que ya ha vivido más de un siglo tiene algunos achaques de la edad (le cuesta andar y no puede leer porque no tiene buena vista), pero goza de una envidiable salud y memoria, y transmite alegría y buen humor por los cuatro costados, y eso que según cuenta, “mi vida no ha sido muy buena”.

Nació en la calle Ronda de Bilbao, en pleno Casco Viejo de la capital vizcaina, el 9 de mayo de 1911 y no conoció a sus padres. Su madre murió muy joven cuando ella apenas tenía un año y medio, y su padre se fue a Argentina y murió cuando ella tenía unos 20 años. Fue la más joven de cuatro hermanos (Itziar, José Luis, Mari Tere y ella) y cuando falleció su madre les cuidó su abuela. “Mi hermano fue fraile salesiano, mi hermana mayor Itziar se casó con Jorge Oteiza y se vino a vivir a Zarautz, y Mari Tere fue la que me ha dado tantos sobrinos, que viven en Navarra, Madrid y Bilbao. Mi hermana ha dejado unos hijos muy majos y muchos de ellos nos vinieron a visitar el martes. La verdad que nos quieren mucho”, relató ayer Carreño a este periódico.

Aunque se confiesa bilbaina hasta la médula, se vino a vivir a Zarautz con su amiga Trudi en el año 1985 porque su hermana Itziar y su marido Jorge Oteiza vivían en el municipio costero. “Me gusta Zarautz, pero tampoco me gusta para vivir como estoy viviendo, pero bueno, aquí estoy”, comenta Carreño con una sonrisa.

Juntas desde 1959

Garbiñe y Trudi son inseparables. Se conocieron en 1959 en Madrid y desde entonces no se han separado. Según cuenta su amiga Trudi, en aquel entonces Garbiñe trabajaba como cajera un una ferretería de la Calle Mayor de Madrid, y ella como dependienta en Galerías Preciados en Callao. “Tenía una compañera que había sido compañera de colegio de Garbiñe, la alojé en mi casa y desde entonces hemos estado juntas siempre”, cuenta la cordobesa Trudi.

Garbiñe recuerda que la Guerra Civil le pilló en Bilbao cuando apenas tenía 25 años, y que le ha gustado mucho salir y la juerga. “En la juventud solíamos salir siempre a dar una vuelta o a tomar un café. Hace unos años también hacíamos el camino de Getaria y salíamos a pasear y veníamos a casa para la hora de la cena. Pero la verdad es que desde que estamos en Zarautz llevamos una vida mucho más tranquila, no hay más remedio. A mi no me gusta la tranquilidad, no he sido de estar quieta y he sido mucho de salir con las amigas y tal, pero ahora no me queda otra”, relata la que puede presumir de ser la persona más longeva de Zarautz.

La cordobesa Trudi tiene 91 años pero también goza de una envidiable salud y cuida a su amiga día tras día. “Somos como una familia, como si fueramos hermanas. A lo mejor, mejor que hermanas, porque con las hermanas normalmente te peleas más. Si nos peleamos hacemos las paces en seguida, porque ella es más bendita que yo. La verdad que no me podía tocar una compañera mejor y nos lo pasamos muy bien juntas”, reconoce la entrañable Carreño.

Al preguntarle cuál es el secreto de llegar a los 106 años, contesta que “ser buena persona”. “Bueno, me imagino que el no tener vicios también habrá influido. Además, como a mi compañera no le gusta el vino aquí no tenemos nada de alcohol. Hemos tenido una vida muy sana”, cuenta Garbiñe.

Confiesa que le gustaría morir en Bilbao y que la enterraran en Alzuza junto con sus hermanos. “A mi me parece que la vida antes era más bonita, siempre hablando y riendo. Antes, además, leía mucho pero ahora ya no puedo leer y tampoco me gusta la tele, así que no hago mucha cosa. Pero en fin, que viva la alegría y el buen humor. No quiero tristeza, no me gusta, es horroroso”. Y que lo diga, la persona que escribe estas líneas no dejó de sonreir desde que cruzó ayer la puerta de su casa. Que viva la alegría de Garbiñe por muchos años más.

las claves

Su hermana Itziar se casó con Jorge Oteiza y como se instalaron en Zarautz, en 1985 se vino a la localidad costera junto con su amiga Trudi


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902