Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Represaliados con nombre y apellidos

Intxorta 1937 kultur elkartea colabora con la recogida de testimonios contra los crímenes del franquismo, aportando los datos de 283 arrasatearras represaliados

Anabel Dominguez - Domingo, 7 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 13:06h

Eustasio Markaide -el del centro, sentado- en la cárcel de Burgos.

Eustasio Markaide -el del centro, sentado- en la cárcel de Burgos. (Intxorta 1937)

Galería Noticia

Eustasio Markaide -el del centro, sentado- en la cárcel de Burgos.Jesús Uranga, fusilado en la prisión de Ondarreta.

283 arrasatearras represaliados por el franquismo. Con esta documentación Intxorta 1937 Kultur Elkartea quiere colaborar en la iniciativa que desde esta semana recoge testimonios sobre los crímenes cometidos por el régimen de Franco en la localidad, que ayudarán a sustentar la querella que interpondrá el Ayuntamiento cerrajero ante el juzgado de instrucción de Bergara (también se personará en la causa abierta en Argentina).

Los nombres y apellidos de estos casi tres centenares de vecinos de Arrasate, que sufrieron la crudeza del régimen en sus propias carnes, nutrirán la denuncia que busca "investigar los crímenes contra la humanidad" llevados a cabo en el municipio durante la Guerra Civil y el franquismo (entre 1936 y 1975), además de reclamar justicia. Sin embargo, la asociación memorialista es consciente de que esta lista "puede estar incompleta" y, por ello, emplaza a la ciudadanía a que aporte "todo aquello que resulte de interés".

Las historias personales de los represaliados del listado se ha excluido a las más de 170 personas que perdieron la vida peleando en los frentes de batalla permiten "hacernos una idea del sufrimiento que los sublevados contra la Segunda República ocasionaron en la población de Mondragón", destaca el miembro del colectivo, Juan Ramón Garai.

Son los casos de Jesús Uranga Urrutia y Felipe Letona Mugica, ambos concejales, el primero socialista y de la UGT;y el segundo de Izquierda Republicana, que fueron detenidos el 8 de septiembre de 1937 en Iurre por unos requetes, junto a Trinitario Azconaga Arana, inspector municipal. "Fueron procesados sumarísimamente y condenados a pena de muerte, al igual que Eustasio Markaide Larrañaga, edil de ANV y del sindicato Solidaridad de Obreros Vascos. Se les imputó el delito de rebelión militar, acusación falsa ya que defendieron el orden vigente, la República", explica Garai.

A Uranga le fusilaron en la prisión de Ondarreta, mientras que a Letona, Azconaga y Markaide les conmutaron la pena de muerte, por una condena de 30 años y un día. Los tres fueron expulsados del trabajo. "Estos juicios farsa no han sido revisados hasta el momento", insiste Garai.

Otra media docena de arrasatearras se armaron de agallas para escapar de los centros de detención franquistas. Uno de ellos fue Constantino del Pozo Chabal, de las Juventudes Socialistas Unificadas y miliciano del batallón Dragones, que tras ser detenido fue trasladado al campo de concentración de Arsenal de la Carraca, en Cádiz. "Cuando llevaba casi tres años en trabajos forzados, la noche del 28 de abril de 1940 fue protagonista de una fuga novelesca. Nadó durante ocho horas hasta llegar al Peñón de Gibraltar, en guerra contra los fascistas, arrastrando tras de sí a Francisco, su compañero de fuga. Tras luchar contra los nazis, se exilió en Argentina", recuerda Garai.

"¿No les matarán a estos como los anteriores?" fueron las palabras que delante de unas carlistas pronunció Paula Mujika Arregi, de Emakume Abertzale Batza, después de la detención del párroco José Joaquín Arin, y los coadjutores José Markiegi y Leonardo Guridi. A Mujika le trasladaron a la prisión de Ondarreta una vez de detenerla el 11 de noviembre de 1936;seis días más tarde le comunicaron que iba a ser puesta "en libertad", siendo asesinada esa noche en Oiartzun. "Paula fue la última de las 28 personas mondragonesas asesinadas en las mismas circunstancias en Hernani y Oiartzun entre octubre y noviembre del 36. Continúan desaparecidas. Nadie que sepamos ha perdido perdón por aquellos hechos. Nadie ha sido procesado ni condenado. Ningún juzgado ha investigado lo ocurrido", critica Garai.

El régimen tampoco tuvo piedad con los trabajadores. Cerca de 500 fueron despedidos de la Unión Cerrajera por "rojos-separatistas", que junto con el Ayuntamiento franquista y los tribunales de depuración de la enseñanza (doce maestros y maestras fueron apartados de su labor o desterrados) constituyeron tres de los organismos que más despidos realizaron.

Animan a que se den testimoniosEstos nombres y otros muchos están a disposición de los interesados en www.intxorta.org. Los miembros de la asociación memorialista animan a quienes pudieran haber sufrido cualquier tipo de represión desde 1936, a que se pongan en contacto con ellos por medio de intxorta1937@gmailcom. Del mismo modo, instan a que se de cuenta de estos testimonios en la oficina que funcionará en el BAZ hasta el próximo 16 de junio.



COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902