Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
gizartea

Barberos en busca de relevo

Las peluquerías de caballero son un negocio que estaba desapareciendo y, aunque parece que las nuevas modas están resurgiendo está profesión, los peluqueros de toda la vida se muestran preocupados por el relevo generacional.

Un reportaje de Paola Fernández - Domingo, 7 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Fernando Etxauri, junto a una fotografía de su padre, sujeta una máquina cortapelo manual.

Fernando Etxauri, junto a una fotografía de su padre, sujeta una máquina cortapelo manual. (Foto: Iker Azurmendi)

Galería Noticia

Fernando Etxauri, junto a una fotografía de su padre, sujeta una máquina cortapelo manual.

“La mayoría de quienes estudian peluquería entran en las mixtas, no hay casi relevo” “Con los precios que están cobrando las peluquerías low costno nos salen las cuentas” “La imagen del barbero era la de un señor mayor, ahora llevan la cabeza rapada y tatuajes” “Antes te venía un cliente, se te sentaba a leer el periódico y a comentar el día a día”

Parecía que la profesión de peluquero de caballero estaba abocada a la desaparición. Las peluquerías low cost, la subida del IVA al 21%, pero sobre todo la falta de relevo generacional habían llevado al cierre de muchos de estos negocios con tantos años de tradición. Pero el regreso de las barbas, gracias al movimiento hipster, ha logrado llevar una pequeña esperanza al sector, en el que la profesión de barbero ha conseguido un poco más de visibilidad. En Gipuzkoa muchas son las peluquerías y los peluqueros que llevan años ejerciendo una profesión que, en no pocas ocasiones, ha pasado de una generación a otra.

Una de las barberías más antiguas es la de Fernando Etxauri, situada en la calle Buenavista del barrio donostiarra de Altza. Su padre la abrió en 1940 y, con tan solo 13 años, Fernando comenzó en la profesión. “Cuando salía del colegio iba a peluquería”, recuerda. Las cosas han cambiado mucho desde entonces, tanto en las herramientas que utilizan como en la forma de trabajar. “Yo con esta máquina en la mili pelé en un cuarto de hora a 15 tíos”, cuenta orgulloso con una máquina de rapar manual. Sin embargo, reconoce que las nuevas máquinas cortapelos “han ayudado mucho a este oficio”. El peluquero Eustaquio Velis se muestra totalmente de acuerdo con ese aspecto, pero además añade que, si ahora le quitan el ordenador, ya no podría trabajar.

Eustaquio es la tercera generación de peluquero de caballeros en su familia, pero es el primero que se instala en Donostia con su negocio Elivelimen. Sus comienzos en el oficio también fueron de la mano de su padre en Hernani, aunque quiere distanciarse del concepto de aquellas barberías en donde “te venía un cliente y se te sentaba a leer el periódico y se metía en las conversaciones”. Considera que hoy en día, para dar un buen servicio, hay que estar al 100% con el cliente.

Velis reconoce que la moda de dejarse barba les ha venido “como anillo al dedo”, porque la peluquería de caballero siempre ha estado fuera de las modas. Pero ahora se vuelve a llevar el afeitado clásico con brocha, “hemos revivido lo de antes”, apostilla. Ante todo, ha sido un revulsivo para conseguir gente joven como clientes.

Así lo confirma Julio Curiel, quien lleva 35 años al frente de su peluquería de Zumaia y siempre se ha adaptado a las modas. Como “cuando Beckham se puso cresta, todos la querían”, recuerda. Ahora, los que están de moda son los hipsters y las casas comerciales lo saben, ya que se están dando cuenta del potencial del hombre y que era una parte del negocio que, como opina Curiel, “no se estaba explotando”.

Hasta la imagen que se tiene de los barberos también ha cambiado en estos últimos años. Antes era la de un señor mayor y ahora, en cambio, es la “de un tío con la cabeza rapada, barba y lleno de tatuajes”, según describe Etxauri, quien reconoce que “hasta hace poco tiempo pensaba que este oficio iba a desaparecer como tal”, hasta que se generalizó esta tendencia. “Nos tendremos que amoldar a los tiempos”, destaca.

Futuro

José Miguel Sánchez lleva 33 años con su peluquería en Zumarraga y, aunque a tenor de lo que relatan sus colegas parece haber algo de esperanza para la profesión, Sánchez se muestra preocupado por el relevo generacional. “Casi no hay”, lamenta. La mayoría de quienes estudian peluquería suele trabajar en las mixtas. De hecho, según señalan estos profesionales, no existe una formación especializada en caballero, porque este oficio, generalmente, se enseñaba “de padres a hijos”. En este sentido, los peluqueros de caballero quieren resaltar su identidad propia, “algo que en las academias no se enseña”, recalca Sánchez.

Velis, por su parte, relata que las peluquerías de caballero se han convertido en un sector en el que “la gente se jubila y no hay relevo”, pero espera que esta nueva moda de las barberías pueda convertirse en “un comercio goloso” que permita garantizar la continuidad del oficio. Este peluquero donostiarra valora la formación de las academias, pero cree que allí les “desbravan”, ya que “el ruedo es completamente diferente”.

El futuro de estos barberos es peliagudo, pero lo que es seguro es que conforman la última generación que ha aprendido el oficio de sus padres. A todo esto se le añade lo que ellos consideran la “competencia desleal”. “Cada vez abren más comercios low costen donde te pueden cortar el pelo por precios muy bajos pero la diferencia en la profesionalidad es notable”, afirma Sánchez, quien añade: “Evidentemente todo el mundo tiene derecho a trabajar, pero la diferencia se nota desde que se entra por la puerta”. “Con los precios que están cobrando, no nos salen las cuentas”, concluye, por su parte, Curiel.

Para poner en valor su oficio, la Asociación Guipuzcoana de Peluquerías de caballero ha puesto en marcha la campaña De todos los pelajes/Ongi etorri kalpar guztiak,con la que pretender darse a conocer como gremio, pero también porque necesitan un revulsivo profesional.

“Queremos decir que estamos aquí y que trabajamos muy bien”, apunta Velis. Así, hasta el 30 de junio sortearán en 15 peluquerías de caballero de todo el territorio, dos estancias en agroturismos, decenas de paraguas y cortes de pelo. Toda la información está disponible en la página web de la Federación Mercantil de Gipuzkoa fmg.es.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902