Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
bertako gaia

Agua en el desierto

Dos alumnos de Mecatrónica del instituto Don Bosco de Errenteria, con la ayuda de su profesor, instalaron dos estaciones de bombeo de agua en dos aldeas situadas en el Medio Atlas marroquí.

Un reportaje de Aitziber Muga - Sábado, 6 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:13h

Alegría de niños y profesores de Ait-Innou con la llegada del agua.

Galería Noticia

Alegría de niños y profesores de Ait-Innou con la llegada del agua.

La historia comenzó hace dos años, cuando a raíz del Panda Raid, un rally solidario que se disputa en el desierto marroquí en el que solo corren coches Seat Panda, los participantes del Centro Integrado de Formación Profesional Don Bosco de Errenteria entraron en contacto con la ONG Camino al Sur. Este organismo trabaja en mejorar las instalaciones y la calidad de las escuelas del país, en especial las que se encuentran en el desierto.

“El año pasado los alumnos instalaron en una escuela unos ordenadores y placas solares, pero detectamos que aún era mayor la necesidad de instalar estaciones de bombeo con energía fotovoltaica para extraer agua”, explica el profesor Ion Artola, responsable del proyecto.

“En Don Bosco utilizamos una metodología de aprendizaje basada en retos, así que propusimos a los alumnos de Mecatrónica que idearan un circuito fotovoltaico y otro para el bombeo de agua para poder instalar extraer agua del subsuelo. Se presentaron once proyectos y en el tribunal de profesores elegimos el mejor. Los dos alumnos que lo presentaron son los dos que han estado esta Semana Santa montando el equipo”, señala Artola.

Esos alumnos son Carlos Mendizabal y Jon Vicente que, bajo la supervisión de Artola, en estas vacaciones han vivido la experiencia de su vida. “El poder ayudar dando agua a quien más lo necesita y ver sus muestras de agradecimiento es una cosa que te llega y emociona mucho. Es duro hacerlo allí, pero una vez que ves salir agua por la manguera y les ves a los niños de allí jugando con ella, todo merece la pena”, aseguran los estudiantes.

Los alumnos de Don Bosco intervinieron en los pozos de dos escuelas situadas en dos aldeas de la región del Medio Atlas: Taz-Nat y Ait-Innou. Estos pueblos fueron propuestos por la ONG Camino al Sur, al ser los más necesitados.

En el pueblo de Taz-Nat sus 500 habitantes vivían sin electricidad y sin agua corriente, ahora tienen un generador y una bomba

“Sorprendentemente en el desierto hay mucha agua subterránea, pero en esos pueblos carecían de los medios técnicos para poder extraerla, se servían de un sistema de poleas y cubos”, apunta el profesor.

La primera bomba de extracción se instaló en Taz-Nat, un pueblo de unos 500 habitantes que no disponía ni de luz ni de agua corriente y al que se llega tras aterrizar en Fez y recorrer diez horas en autobús por caminos del desierto.

Allí había mucho trabajo por delante. Al carecer de electricidad, lo primero fue instalar un generador de electricidad fotovoltaica de 2.000 watios. Después se montó la bomba de agua. “Por lo que en estos momentos en este pueblo tienen agua corriente y un enchufe de 2.000 wattios a su disposición que ofrece durante unos minutos picos de 4.000 y 5.000 watios si les hiciera falta”, precisa Artola.

Una vez terminado el trabajo en Taz-Nat todavía quedaba otra bomba por colocar y Camino Al Sur buscó otro pueblo en ese valle desértico para montarlo. El pueblo elegido fue Ait-Innou y en este solo había que colocar la bomba, puesto que electricidad ya tenía.

El profesor señala que la respuesta de los habitantes de ambos pueblos fue “brutal”, aunque muy diferente. “En Taz-Nat la escuela se está construyendo ahora y está previsto que entre en funcionamiento en septiembre. Aquí no han tenido nunca ni electricidad ni una bomba de extracción de agua. Nosotros, cuando terminamos el trabajo nos fuimos a dormir y a la mañana siguiente nos encontramos a todo el pueblo organizado y haciendo cola para extraer el agua. Fue muy emocionante”, recuerda.

“En Ait-Innou -prosigue- la escuela ya está en marcha y, a pesar de que aquí era Semana Santa, allí eran días lectivos. Así que los niños cuando salieron de la escuela cogieron la manguera y entre risas se mojaban unos a otros. Posiblemente nunca habían visto salir agua de una manguera. Aunque en este pueblo sí que habían tenido una bomba de extracción, hace unos siete años, ellos no recuerdan exactamente la fecha, se estropeó”, relata. Aquí, por lo tanto, antes de instalar la nueva bomba tuvieron que desmontar la vieja.

Desde el instituto Don Bosco destacan que todo esto no hubiera sido posible sin las aportaciones de empresas e instituciones. KSB donó las bombas y la empresa Elektraregaló los reguladores e inversores. El Ayuntamiento de Errenteria pagó los viajes de los alumnos que volaron hasta Fez y la ONG DOA donó las placas solares. Don Bosco espera seguir contando con la colaboración de patrocinadores para continuar con este tipo de iniciativas.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902