Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Los 20 ‘nuggets’ del Pizjuán

Mikel Recalde - Viernes, 5 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:13h

Montanier celebra junto a sus jugadores la victoria ante el Sevilla en el Pizjuán en 2013.

Montanier celebra junto a sus jugadores la victoria ante el Sevilla en el Pizjuán en 2013. (efe)

Galería Noticia

Montanier celebra junto a sus jugadores la victoria ante el Sevilla en el Pizjuán en 2013.A por ellos - Mikel Recalde

Lo vengo repitiendo a lo largo de todos estos años, en el fútbol no creo en las casualidades. Me refiero solo al juego, a la verdad de este apasionante deporte, es decir, a lo que acontece en el verde. El resto son cuestiones colaterales o secundarias que, dicho sea de paso y no me pregunten por qué, casi siempre suelen perjudicar a nuestro equipo. Y eso que lloramos muy poco para lo que podríamos hacerlo ya que, por poner un ejemplo, el tema de los horarios y el de las designaciones arbitrales en el sprint final está siendo de los más escandaloso. ¿Por qué uno de los aspirantes lleva cuatro victorias seguidas en duelos que ha disputado conociendo el resultado de sus rivales directos? En fin, llueve sobre mojado, y si no hagan un poco de memoria y recuerden cuando el conjunto de Arrasate ya tenía asegurada plaza europea en el curso 2013-14. La Liga no tuvo a bien programar horario unificado en las últimas jornadas para garantizar una mínima y exigible igualdad de condiciones para todos y, en cambio, en los años siguientes, sí lo hizo. Suena a pataleta, pero les aseguro que fue de vergüenza y se acabó pagando, también evidentemente por graves deméritos deportivos de los nuestros, con la séptima posición y el peaje de las previas de verano de tan infausto recuerdo.

Ya somos muchos los aficionados realistas que lamentamos no haber podido disfrutar del gol de Zamora a una edad suficiente como para haber viajado hasta Gijón. Lo que no queremos incluir en el pack es la inevitable e inconsolable decepción que se sufrió el año anterior. Sus protagonistas siempre defienden que fue la gran temporada de la Generación de Oro, la de la imbatibilidad, pero el sueño se truncó una maldita tarde del 11 de mayo de 1980 en el Sánchez Pizjuán. Si las lágrimas en El Molinón me cogieron joven (seis años), las desgarradoras de Sevilla aún más, por lo que no tengo más secuelas que las de la solidaridad con todas las almas realistas que las padecieron. La generación moderna de la Real, la que apenas conoce lo que es la Copa y tiene su propia herida sin cicatrizar a lo Sevilla por la repetición del drama en Vigo en 2003, luce con orgullo una exitosa postal alcanzada por su equipo en 2013 en el mismo Pizjuán. El equipo de Montanier sacó más de medio billete para la Champions en una noche en la que los blanquiazules, también en reserva como ahora, lograron salvar el 1-2 de forma tan épica como agónica. Jamás olvidaré los momentos de angustia en el palco de prensa, con una caja de veinte nuggets de McDonalds a mi lado que me compré a lo loco en el centro comercial de enfrente del estadio y que se quedó casi entera porque ahí no había Dios que comiera nada. Para la eternidad, aquel abrazo final a lo Odriozola y Oyarzabal en Valencia con el resto de enviados especiales.

Esa debería ser la tarjeta de presentación con la que viaje la Real. La de ese conjunto que demostró una convicción única para protagonizar una remontada histórica que le condujo hasta la Champions. En este sentido, me gusta constatar que, pese a que su fenomenal serie de victorias de la semana pasada no les ha permitido recuperar posiciones, los donostiarras mantienen intactas sus esperanzas de alcanzar el objetivo de evitar las previas. El fútbol es un estado de ánimo y en el vestuario de Zubieta hace meses que han anidado la confianza, el optimismo y la ambición. Ni el revés que supuso tener tan cerca el tiro de gracia a los rivales directos y, lastrados por las bajas, dejarlos escapar vivos, ha rebajado la moral de nuestra tropa.

El año de la Real es espectacular, con dos cartuchos para superar su registro de victorias a domicilio y la tercera máxima puntuación a estas alturas. No hay cabida para el término fracaso, aunque acabe séptima y se le haya colado el eterno rival, con la rabia que ello supone. Lo dijo Ancelotti antes de jugar la vuelta en el Bernabéu, el término fracaso solo se utiliza en la Liga. Ni en Italia ni en Inglaterra lo emplean para catalogar temporadas. En la paleta de colores del deporte y la vida hay muchas tonalidades entre el éxito y fracaso. Quizá deberíamos aprender también a valorar el gris de la séptima plaza y conformarnos con que, pase lo que pase, esta vez sí, el equipo se ha exprimido al máximo y lo está dando todo.

Yo, personalmente, sigo siendo optimista y me resisto a pensar que el hecho de que en esta campaña la Real haya tenido que jugar la Víspera de San Sebastián a las 21.15 horas en Anoeta, en Las Palmas en plenos Carnavales y en Sevilla en mitad de la Feria de Abril no sea una señal que invite a pensar en una fiesta final por todo lo alto. Si seguimos la evolución de este sencillo problema de secuencia, se perdió ante Barcelona en nuestro patrón y se tomó la isla canaria en febrero ante una parroquia más centrada en otras cuestiones, por lo que hoy también nos toca ganar. Esta vez por soleares. ¡A por ellos!


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902