Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Lluís Homar encarna a un Ricardo III “diabólico y fascinante”

Xavier Alberti dirige esta nueva versión del clásico de Shakespeare, que incide en la maldad del protagonista

Miércoles, 3 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El director Xavier Alberti y el actor Lluís Homar.

El director Xavier Alberti y el actor Lluís Homar. (Foto: Efe)

Galería Noticia

El director Xavier Alberti y el actor Lluís Homar.

Barcelona- Lluís Homar encarna a un Ricardo III “diabólico y fascinante” en el ambicioso montaje de la obra de Shakespeare que ha ideado Xavier Albertí, quien incide en las causas de la monstruosa maldad del protagonista con una puesta en escena respetuosa con el texto, pero estéticamente alejada del canon.

La obra, que se estrenará mañana en la Sala Gran del Teatre Nacional de Catalunya (TNC), cuenta con un reparto de 14 actores, entre ellos intérpretes de renombre como Julieta Serrano, que este año cumple su 60º aniversario sobre los escenarios, Carme Elías, Joel Joan, Roger Casamajor y Oriol Genís.

Homar reconoció ayer en rueda de prensa que ha visto a todos los grandes actores que han dejado muestra grabada de sus interpretaciones de Ricardo III, desde Al Pacino a Laurence Olivier, y disfrutó en persona la interpretación de Kevin Spacey en el montaje de Sam Mendes cuando pasó por Avilés (Asturias). “Siempre me he sentido fascinado por este personaje pero pensaba que no lo entendía bien, que no sabría como abordarlo, hasta que hace un par de años empecé a ver la posibilidad”, explicó.

“La idea la planteó Homar”, ratificó Albertí, quien asegura que “el impulso de hacer un Shakespeare suele venir más de actores que se ven preparados para abordarlo que de directores”. Tras releer la obra y darse un tiempo para pensar, Albertí decidió lanzase a “esta maquiavélica, diabólica y fascinante partitura” que es para él Ricardo III. Una partitura que ha querido respetar, y lo ha conseguido gracias a la fiel y meticulosa traducción al catalán de Joan Sellent.

Una fidelidad a la palabra en verso que no va acompañada de una puesta en escena de época, sino de “un sincretismo de estilos”, presente tanto en el vestuario como en la música y la escenografía. Esta última es una estructura de hierro y metacrilato de dos alturas, que muestra a los personajes en el interior y el exterior de un palacio muy contemporáneo, casi futurista. El personaje encarnado por Lluís Homar reina en ese mundo duro, frío y oscuro, a pesar de sus deformidades físicas, que en este montaje se exteriorizan principalmente gracias al vestuario.

Un collarín al cuello, una bota con estructura metálica como las utilizadas en otros tiempos por los enfermos de poliomielitis, y una coraza en el tronco son los signos más visibles de esas malformaciones de las que habla Shakespeare y que convierten al protagonista en su ser marginal que, a pesar del rechazo social, emprende una ascensión imparable hasta llegar a conquistar el trono de Inglaterra. - Efe


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902