Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Doce segundos para la historia

Desafío Arria V cortó 20 kanaerdikos y corrió veinte kilómetros en dos horas, nueve minutos y 27 segundos y rebajó el anterior récord del ‘maratón vasco’ (2h09:39)

Iker Andonegi Javi Colmenero - Lunes, 1 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Xabier Orbegozo -Arria V- se dispone a completar los 20 kilómetros en la plaza de toros de Azpeitia.

Galería Noticia

Xabier Orbegozo -Arria V- se dispone a completar los 20 kilómetros en la plaza de toros de Azpeitia.

azpeitia- El maratón vasco tiene desde ayer un nuevo récord. Xabier Orbegozo -Arria V- fijó un tiempo de dos horas, nueve minutos y 27 segundos para cortar veinte kanaerdikos y correr veinte kilómetros en la plaza de toros de Azpetia. El objetivo del errezildarra era parar el cronómetro por debajo de dos horas y diez minutos, pero, además, Arria V consiguió rebajar en doce segundos la mejor marca histórica de esta prueba, que nadie había podido arrebatar a Joxe Aierbe desde que el ataundarra estableció un tiempo de 2h09:39 en noviembre de 1976, hace casi 41 años. La prensa de la época denominó entonces como maratón vascoaesta doble prueba de corte y carrera a pie, y pocos se han atrevido a disputarlo desde entonces.

Al margen del récord de Aierbe, Arria V tenía también una segunda referencia para guiarse en el desafío. Y es que el pasado mes de noviembre, el aizkolari de Errezil estableció una marca de 2h12:54 en este mismo trabajo, aunque en esa ocasión no actuó en solitario, sino que se enfrentó a Julen Kañamares y a Arkaitz Jauregi en una apuesta con 8.000 euros en juego, que fueron a parar a los bolsillos de la pareja rival.

La primera parte de la prueba consistió en cortar 20 troncos de 1,252 metros de perímetro -kanaerdikos-. Arria V había traído él mismo a la plaza un lote compuesto por troncos del Quinto Real y de los alrededores del Tourmalet.

El aizkolari de Errezil completó el trabajo en 42 minutos y 10 segundos, sin apenas pararse más que para tomar un respiro de vez en cuando y sin mostrar aparentes síntomas de cansancio. Luis Txapartegi y José Luis Orbegozo -Arria II- ejercieron de enseñadores. Precisamente, el padre de Xabier Orbegozo también había ejercido esta labor durante la actuación de Aierbe en 1976.

De momento, Arria V mejoraba el registro de 47:50 que necesitó Aierbe y los 43:57 que él mismo había necesitado en 2016, aunque, en principio, tenía previsto estar más cerca de los 40 minutos. No en vano, el ataundarra necesitó tan solo 1h21:49 para completar los veinte kilómetros, mientras que en el desafío de noviembre el propio Arria había empleado 1h28:57.

carrera bajo la lluviaArria V apenas tardó 18 segundos en echar un trago de agua y ponerse a correr.

En las semanas previas a la prueba, el errezildarra temía que el calor pudiera pasarle una mala jugada ayer, pero su labor comenzó con poco más de diez grados de temperatura y con una fina lluvia. Cuando comenzó la primera de las 200 vueltas que debía de dar a la plaza de toros de Azpeitia, el agua dejó de caer durante unos minutos, pero fue solo un breve paréntesis. En el transcurso de la carrera, la intensidad de la lluvia fue arreciando hasta el final de la competición, y el perímetro del coso azpeitiarra llegó a embarrarse y a encharcarse en algunas zonas.

Para Arria, de 39 años, 1,90 metros y 88 kilos, el esfuerzo a pie iba a ser la parte más exigente de la prueba. La transición fue dura. Con el cansancio acumulado sobre la madera todavía presente, el errezildarra corrió el primer kilómetro aproximadamente en cuatro minutos y 26 segundos, y el segundo kilómetro, en 4:25.

Poco a poco, sin embargo, Arria V fue acelerando el trote. El aizkolari completó la mayoría de los kilómetros a un ritmo de entre 4:19 y 4:22. Pese a la lluvia y los charcos, avanzaba concentrado y sin aparentes síntomas de agotamiento, con una tranquilizadora regularidad. En el teórico ecuador de la prueba (1h05:00), ya había completado los primeros cinco kilómetros, y se plantó en los diez kilómetros finales con un tiempo acumulado de 1h26:01. Así, pronto quedó claro que, si mantenía esa cadencia hasta el final de la competición, el errezildarra podría cumplir su objetivo.

Solo hubo unos pequeños indicios de duda cuando su velocidad decayó y alcanzó los kilómetros 17, 18 y 19 con un ritmo algo inferior a lo habitual (aproximadamente 4:23, 4:25 y 4.23). En los últimos 1.000 metros, sin embargo, a Arria V todavía le quedaron fuerzas de sobra para esprintar, completar la última vuelta al ruedo en unos 21 segundos a toda velocidad y machacar la barrera de las dos horas y diez minutos y el récord de Aierbe.

El errezildarra celebró su triunfo traspasando la meta con los brazos en cruz. A punto estuvo de desplomarse. Todavía siguió avanzando la plaza unos metros más, apoyado en dos de sus compañeros, exhausto y satisfecho al mismo tiempo.

Arria V se embolsó 6.000 euros por esta hazaña. Una empresa de Anoeta había ofrecido al deportista 3.000 euros por intentar bajar de dos horas y diez minutos, y otros 3.000 euros por conseguirlo. El errezildarra no se conformó con cumplir ese objetivo. Mejoró en doce segundos el anterior récord y estableció una marca que quedará para la historia de esta durísima especialidad.

Los tiempos

La cifra

las claves

Arria v el aizkolari reconoció haber “sufrido” durante la prueba de azpeitia

azpeitia- Agotado y empapado tras la prueba, Arria V afirmó sentirse “bien fastidiado, pero a gusto por dentro. Estos trabajos son criminales, y he sufrido una barbaridad”.

El de Errezil confesó que esperaba haber terminado alrededor de un minuto “más rápido” en el corte de los kanaerdikos. “No es fácil encontrar la madera que quieres cuando quieres. Luego, he tenido que apretar corriendo. He puesto un ritmo y lo he aguantado”.

Arria se mantuvo tan concentrado durante su actuación que ni siquiera le dio tiempo a pensar en la posibilidad de no hacer la marca, aunque “sabía que sería cuestión de segundos”, ya que, en un deportista sobre sus características, el “límite está ahí”.

“Sabía que estaba ahí, y al final me he vaciado”. El plusmarquista, sin embargo, reconoció que ni siquiera tuvo tiempo para pensar en la posibilidad de no conseguir su objetivo.

Las bajas temperaturas y la lluvia no dificultaron el registro del errezildarra, sino al contrario: “Prefiero este tiempo a que haya mucho calor. Tenía miedo a las altas temperaturas. Con la lluvia se forma barro, pero la pista estaba bien”.

Arria V dedicó la victoria a todos quienes le han ayudado en la preparación, “porque un trabajo así no se puede hacer solo” y, especialmente, “a los de casa”. -I.A.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902