Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

El discreto encanto de Bunny Mellon

La millonaria estadounidense fue una de las más fieles clientas de Cristóbal Balenciaga, cuyo museo mostrará más de un centenar de prendas y documentos a partir del 27 de mayo.

Un reportaje de Juan G. Andrés - Sábado, 29 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:14h

Bunny Mellon, con blusa de Cristóbal Balenciaga, cuidando de su jardín.

Bunny Mellon, con blusa de Cristóbal Balenciaga, cuidando de su jardín. (Foto: Cartier-Bresson (Mangum Photos))

Galería Noticia

Bunny Mellon, con blusa de Cristóbal Balenciaga, cuidando de su jardín.1. Con este abrigo de 1957 Mellon acompañó a Jackie Kennedy a presentar sus respetos a la viuda de Martin Luther King tras su asesinato en 1968.2. Conjunto de cóctel de 1958 que llegó a su casa de Virginia junto a un boceto con indicaciones sobre cómo vestirlo.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

Filántropa, coleccionista de arte, diseñadora de jardines, amiga personal de la familia Kennedy y una de las más fieles clientas de Cristóbal Balenciaga. Son solo algunos de los trajes que vistió Rachel Lowe Lambert Mellon (1910-2014), conocida como Bunny, a cuya colección el museo del modisto guipuzcoano dedicará una exposición del 27 de mayo al 25 de enero de 2018. Ayer se presentó un pequeño avance en el Jardín Botánico de Madrid, donde se mostraron tres de las muchísimas prendas que el guipuzcoano diseñó para ella: un elegante abrigo que vistió en el funeral de Martin Luther King, un conjunto de cóctel azul y un vestido negro de noche con flores de organza.

Poco después del fallecimiento de la millonaria estadounidense, el museo de Getaria recibió la donación de más de 600 piezas de su guardarropa, que constituyen la mayor colección de Balenciaga procedente de una misma clienta y conservada en los fondos de cualquier centro. Incluye 120 trajes para el día, 50 abrigos, 40 vestidos de cóctel y 25 de noche, diez conjuntos de jardín, 30 de lencería, 20 deshabillés, 215 pañuelos y 32 tocados y sombreros, todo confeccionado en el atelier de París. Además, también cuenta con un importante archivo documental de 155 bocetos originales y 220 referencias de correspondencia comercial y personal que dan cuenta de la especial relación que unió a ambos en la época de madurez creativa de Balenciaga, desde 1956 y hasta el cierre de sus talleres en 1968.

La exposición Rachel L. Mellon Collection mostrará, en muchos casos por primera vez, una cuarta parte de ese legado, y permitirá contemplar en Getaria 150 piezas representativas: 97 serán prendas de indumentaria y el resto, documentación original y objetos personales como bocetos, cartas, facturas y fotografías. El proyecto ha sido dirigido por Hubert de Givenchy, presidente fundador del museo y amigo personal de Bunny Mellon y de Balenciaga, y sus comisarios asociados son Eloy Martínez de la Pera, patrono de la Fundación del centro guipuzcoano, e Igor Uria, su director de Colecciones.

Relación con Balenciaga

La joven Rachel heredó una gran fortuna forjada en la industria química por su abuelo, inventor del enjuague bucal Listerine, mientras que su padre fue presidente de Gillette. Tras su divorcio de Stacy Bracfort Lloyd Jr. se casó con Paul Mellon, gran mecenas, coleccionista de arte y uno de los hombres más ricos del mundo. Entabló relación con lo más granado de la sociedad estadounidense -los Kennedy, el escritor Truman Capote, el arquitecto I.M. Pei…- pero mantuvo siempre un perfil discreto y fue muy celosa de su intimidad: solo concedió dos entrevistas en su vida -al New York Times en 1969 y a Vanity Fair en 2010- y no existen muchas fotografías de ella, algo en lo que curiosamente coincide con Balenciaga.

“Era un buen y querido amigo. Entendía el lujo y la simplicidad con una profunda sensibilidad”, decía Mellon de Balenciaga

Al modisto lo conoció a mediados de los años 50 a través de un amigo común, el prestigioso diseñador de joyas Jean Schlumberg, popular por sus trabajos para la firma Tiffany&Co. Su relación comercial se prolongó durante más de una década en la que la millonaria recibió una atención privilegiada por parte del modisto, en parte por su poderío económico y por su fidelidad, pero también por la relación de amistad que cultivaron. Balenciaga no era conocido precisamente por su flexibilidad a la hora de aceptar modificaciones o atender peticiones de sus clientas, pero en el caso de Bunny Mellon abundan los ejemplos que confirman un trato de favor. En la exposición se podrán ver algunos bocetos con muestras de tejido que el artista enviaba desde París y cartas que documentan los cambios que proponía la clienta, que guardó esos dibujos en un libro que ella misma encuadernó bajo el título I feel pretty.

Tras la clausura de la casa Balenciaga, Bunny Mellon recordaba como una de las “alegrías más especiales” de su vida haber conocido a Balenciaga: “Era un buen y querido amigo. Diseñó mi vestuario durante más de diez años. Entendía el lujo y la simplicidad con una profunda sensibilidad. Su encanto, su sonrisa y su dedicación al diseño estaban siempre presentes en su tranquila presencia”.

Arte y jardinería

Entre sus pasiones figuraba también el arte, campo en el que ejerció de filántropa y mecenas junto a su marido. Llegó a legar a la National Gallery of Art más de mil obras de artistas como Cezanne, Van Gogh o Degas, pero también fue gran amante de la pintura contemporánea. “Ella tenía un Van Gogh en el baño y en su salón un póster de una exposición de Rothko”, confesaba en 2014 su amigo y galerista Giraud.

Asimismo, cultivó el estudio y práctica de la jardinería, la horticultura y el paisajismo, e incluso realizó diseños como el jardín de rosas de la Casa Blanca, encargado por J.F.K. Además, contribuyó a la restauración del Potager du Roi en Versalles. Entre las pocas imágenes que se conservan de ella destacan algunas de ámbito doméstico en las que aparece cuidando su vergel ataviada con las ropas diseñadas por Balenciaga: la instantánea que encabeza estas líneas, por ejemplo, es obra del gran maestro de la fotografía Cartier-Bresson.

Avance de la exposición en Madrid


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902