Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Mirar hacia otro lado

¿Es la desigualdad económica un mal moral?

Por Mikel Mancisidor - Sábado, 29 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:13h

Mikel Mancisidor

Galería Noticia

Mikel Mancisidor

Les recomiendo una lectura provocadora y polémica. Es un libro de filosofía moral o política, pero no se asusten, es breve y de fácil lectura. Trata sobre la desigualdad y, en una alarde de originalidad, se titula Sobre la Desigualdad. Lo ha escrito el profesor de Princenton, Harry G. Frankfurt.

Su planteamiento es el siguiente: ¿y si la igualdad económica no fuera un ideal social moralmente imperativo?, ¿y si nos equivocáramos al plantear la igualdad económica como uno de nuestros objetivos fundamentales o como medidor o definidor de la pobreza?

Formular así esta pregunta puede parecer inaceptable, un insultante lujo diletante en una semana en que el Instituto Nacional de Estadística publica que un 22,3 % de la población española (un 9% en la CAPV) está en riesgo de pobreza (un indicador que mide más la desigualdad que la pobreza, corregiría seguramente Frankfurt) o un 5,3% en situación de carencia material severa.

Frankfurt propone abandonar el ideal del igualitarismo como bien moral en sí mismo y tomar en su lugar la bandera de la suficiencia. Lo importante no sería conseguir la igualdad, sino que todos tengamos lo suficiente para vivir una vida buena, digna, con oportunidades para desarrollar plenamente nuestras capacidades, con recursos para satisfacer nuestras necesidades básicas y disfrutar de nuestros derechos fundamentales. A partir de ese punto de suficiencia -o de bienestar- la desigualdad económica no sería moralmente mala en sí misma (aunque, añade el autor, pueda resultar indeseable o incluso inaceptable en ciertos contextos o por otras razones).

Mi enorme desigualdad económica con Bill Gates no supondría en sí misma ningún problema de derechos o de moral, siempre y cuando su fortuna se haya labrado legalmente, sin vulnerar derechos de otros y pague sus impuestos. El problema moral de quienes tenemos suficiente no es de desigualdad hacia arriba pero sí, contestaríamos a Frankfurt, con relación a quienes no pueden tener esas cosas (educación, salud, vivienda, trabajo decente, ocio enriquecedor, recursos de participación social y política) que la mayor parte de quienes leemos esto sí tenemos, es decir, de desigualdad hacia abajo. Pero en este caso estamos hablando de insuficiencia y no estrictamente de desigualdad, nos corregiría Frankfurt.

Frankfurt no niega los males morales de la ostentación y el abuso, pero da la vuelta al discurso habitual. Y es que con frecuencia se asume que la igualdad económica es un bien moral evidente pero se añade que la realidad requiere de cierto tipo de desigualdad para incentivar la actividad y la generación de riqueza. Él voltea el discurso: la igualdad económica no es un fin moral en sí mismo, pero imponer límites a la desigualdad económica puede ser en ocasiones un imperativo moral y político para otro tipo de bienes, como la suficiencia de todos, la salud de la democracia o la igualdad de derechos y libertades, que sí son fines morales en sí mismos.

Al referirse a la suficiencia Frankfurt no se limita a un mínimo vital de supervivencia sino a un conjunto de bienes y servicios que hagan posible una buena vida. A esto le podemos llamar pleno disfrute de los derechos económicos, sociales y culturales, pero Frankfurt no lo hace. Es una pena, creo que su argumentación ganaría hermanándola con un discurso basado en derechos humanos.

Estamos en un mundo en que aumentan las desigualdades entre personas a ambos extremos, sí, pero en el que al mismo tiempo aumentan los elementos de suficiencia para grandes mayorías (educación, acceso al agua, alimentación, salud, esperanza de vida, reducción de la pobreza extrema…). Tendríamos por tanto que afinar más a la hora de hacerle un juicio moral por desigualdad a nuestro mundo en comparación con cualquier otro del pasado (en comparación con un ideal que cada uno tenga es más fácil, eso es cierto). Creo que el libro da suficiente materia para el debate. Les animo a leer el libro antes.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902