Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
‘la excepción a la regla’

Un desafío al límite impuesto

El filme de Beatty no solo retrata la vida del magnate Howard Hughes, sino que muestra toda una época

una joven actriz y un chófer se enamorarán, desafiando la norma impuesta por su jefe: prohibidas las relaciones entre su personal

Viernes, 28 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:13h

La joven actriz, Marla Mabrey -Lily Collins-, ‘tentada’ por el apuesto y ambicioso, pero con profundas creencias religiosas, chófer Frank Forbes -Alden Ehrenreich-.

La joven actriz, Marla Mabrey -Lily Collins-, ‘tentada’ por el apuesto y ambicioso, pero con profundas creencias religiosas, chófer Frank Forbes -Alden Ehrenreich-. (Fox)

Galería Noticia

La joven actriz, Marla Mabrey -Lily Collins-, ‘tentada’ por el apuesto y ambicioso, pero con profundas creencias religiosas, chófer Frank Forbes -Alden Ehrenreich-.

El emblemático actor, director, guionista y productor de cine Warren Beatty aterriza en los cines estatales con su último largometraje,La excepción a la regla, y vuelve a la dirección -aunque también protagoniza el filme- tras varios años sin un proyecto al mando, desde 1998 con Bulworth, concretamente. Y además vuelve a lo grande, con un viaje al Hollywood de finales de los años 50.

Es 1958 cuando Marla Mabrey, una devota baptista y reina de la belleza de su pequeña ciudad, llega a Los Ángeles para trabajar para el infame Howard Hughes, un excéntrico magnate aviador y también productor de cine. Tras aterrizar, en el aeropuerto Marla conoce a su chófer, Frank Forbes, un metodista de profundas creencias religiosas que está comprometido con su amor del instituto. Frank y Marla se atraen desde el primer momento y desafiarán las reglas y la represión sexual y cultural de aquellos años 50, pero también la principal norma de su jefe: su plantilla de trabajadores tiene terminantemente prohibido intimar con las actrices.

El espectador sigue de muy cerca la evolución de Alice y conoce aspectos de su intimidad que el resto de personajes, incluso los más cercanos, ignoran

Curiosamente, fue en 1958 cuando Warren Beatty empezaba su carrera. El catorce veces nominado en los Óscar reconoce haber tenido la película en mente durante varios años, pero no como una biografía del magnate, sino como una historia de amor que explora las consecuencias del puritanismo americano de entonces. “Me interesaba contar la historia de dos personas que, como yo, llegaron a Hollywood en la época de Hughes y se enamoraron cuando las reglas jugaban en su contra”, expone Beatty.

La película representa también un retrato del final de una década, cuando los años 60, más liberales, estaban a la vuelta de la esquina. Es también un vistazo a la industria hollywoodense, aquella edad de oro de los grandes estudios que sucumbieron ante el trabajo de las compañías independientes dirigidas por artistas, que comenzaban a surgir por aquel entonces. Con ello lanza, además, un dardo también cultural, contra unas creencias y mentalidades que por aquel entonces gobernaban a gran parte de la sociedad estadounidense.

Pero lejos de estas reflexiones culturales y homenajes a épocas de cine pasadas, la película recoge también, inevitablemente, un retrato de la vida de Howard Hughes. No como un biopic al uso ya que combina los elementos de la vida real del magnate con una historia ficticia, que explora el significado del amor y el poder transformador de la redención y de la familia. Todo ello con toques de humor que convierten la película en una extraña comedia, envuelta también por la melancolía, que se contagia a la figura de Hughes. El magnate, pese a la influencia cultural que tuvo en la época, también quedó recordado por una cara excéntrica que bien conocían sus empleados. Así lo explicaba Beatty: “Creo que, a veces, si tienes todos los recursos financieros y el poder para hacer lo que quieras en la vida, puede llegar a ser problemático”.

Biopic al margen, La excepción a la regla es también un viaje al pasado. “Esta película trae de vuelta una ciudad de Los Ángeles que es difícil encontrar hoy en día”, subraya Oppewall, la diseñadora de producción. La excepción de la regla embauca al espectador en este homenaje a lo que fue y no volverá, en todos los sentidos.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902