Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

“Es difícil congeniar tan bien como lo hemos hecho nosotros”

LEB ORO Lander Lasa, Xabi Oroz y Sergi Pino repasan la temporada y relatan las claves del exitoso ascenso del Retabet.es GBC: trabajo, ganas de ganar, humildad, un grupo humano ejemplar...

Néstor Rodríguez - Viernes, 28 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:13h

Lander Lasa, Xabi Oroz y Sergi Pino posan sobre una barandilla del Boulevard donostiarra.

Lander Lasa, Xabi Oroz y Sergi Pino posan sobre una barandilla del Boulevard donostiarra. (Gorka Estrada)

Galería Noticia

Lander Lasa, Xabi Oroz y Sergi Pino posan sobre una barandilla del Boulevard donostiarra.

donostia- Después de casi una semana de celebraciones tras sellar el pasado viernes el título de la LEB Oro, el Retabet.es GBC tomó ayer su último autobús de la temporada para cerrar esta noche en la localidad gallega de Marín (21.00 horas) una temporada espectacular en la cancha, ya que el equipo de Porfi Fisac ha sido sin discusión el mejor de la categoría. Tres de los integrantes de la plantilla campeona -los guipuzcoanos Lander Lasa y Xabi Oroz y el catalán Sergi Pino- van desgranando, en una tranquila charla, los pormenores del curso, las claves del éxito y el futuro que les espera. El feeling entre los tres se percibe al instante, sensación que se amplía al resto del equipo. Y es que esa unión entre los diez integrantes de la plantilla ha sido uno de los rasgos más destacados de este GBC. Por encima del tópico, ha sido un equipo.

“El grupo humano que se ha creado es muy bueno. Es difícil congeniar tan bien como hemos hecho nosotros”, dicen los tres. “Los nacionales hemos hecho mucha piña desde el principio y los extranjeros se han adaptado enseguida. El ambiente siempre ha sido bueno y nos hemos ayudado mucho los unos a los otros”, añade Lasa. A partir de ahí, ha sido más fácil el trabajo en los entrenamientos, ese esfuerzo diario innegociable para Porfi Fisac. “Hemos entrenado bien y duro para ser más fuertes mentalmente, para prepararnos para todas las situaciones que podían venir en un partido. En la primera parte de la temporada metimos también mucha carga física y luego aligeramos un poco, hemos llegado muy bien al final”, destaca Oroz. “Nos lo merecemos. Es el premio al trabajo de un equipo que igual la gente no se pensaba que podía subir. Yo me había quedado a las puertas varias veces y ahora lo he conseguido. Es un orgullo”, comenta Pino.

La defensa ha sido quizás el rasgo más característico de este GBC. Los 72 puntos encajados por encuentro -durante buena parte de la temporada esta cifra llegó a ser inferior a los 70- son el reflejo de la intensidad y la dureza que ha mostrado el GBC en cada jornada. Y si hablamos de defensa, el nombre más destacado es el de Oroz. “¿Xabi? La bestia en defensa soy yo”, bromea Pino, provocando la carcajada de los dos guipuzcoanos. “Todos hemos defendido, pero es verdad que Xabi es el único capaz de estar todo el rato presionando a toda la cancha”, destaca Lasa. “Porfi planificaba distintas defensas, y mi labor era desgastar al otro base. Luego los demás hacían su trabajo y es mérito de todos”, explica el aludido. “Hemos sido la mejor defensa y así el ataque ha fluido;esa ha sido la clave de este año”, reconoce el catalán. “En ataque hemos explotado nuestros puntos fuertes. Richi (Uriz) y Mike (Carlson) son los que más manejaban el equipo, pero todos hemos sabido mostrar nuestro baloncesto, Porfi nos daba confianza para tirar”.

Con la garantía de esa labor en defensa y esa intensidad y ritmo que por momentos ahogaba a los rivales, y que el equipo ha sabido mantener sin altibajos durante todo el curso, el GBC ha mostrado una regularidad muy meritoria, puesto que en una LEB muy igualada nunca ha perdido dos partidos seguidos. “Es que en el Gasca los viernes por la noche era imposible perder. El único equipo que nos ganó en casa fue el Ourense y en la segunda vuelta, cuando les visitamos, trabajamos toda la semana con mucha ambición, con el objetivo de ir allí y ganarles. Fuimos a muerte”, expone Lasa. Esa ambición por sumar victorias es algo que también destaca Sergi Pino. “Hemos tenido más ganas de ganar. He estado en equipos que íbamos perdiendo por dos o tres y nos veníamos un poco abajo. Aquí, en cambio, la mentalidad era la de ir a ganar. “Tampoco hemos tenido partidos fáciles, hemos sabido jugar los finales igualados”, añade Oroz. “Nos ayudó mucho ganar en la primera vuelta a los teóricos favoritos, nos dio mucha confianza y fuerza. Quizás en diciembre tuvimos un pequeño bajón, pero nos recuperamos muy bien. Nos ayudamos mucho entre todos”, resalta Lasa.

El GBC ha estado todo el curso en la zona noble de la tabla. Nunca ha bajado del quinto puesto y como mucho ha estado a una victoria del liderato. Sin embargo, el discurso ha sido siempre el de la prudencia. “Porfi no nos dejaba soñar mucho”, reconoce el tolosarra. “Fuimos poniendo objetivos”, cuentan: “Primero mantenernos, luego entrar en el play-off y luego conseguir el factor cancha. Cuando ya lo teníamos, ya fuimos a por todas”. Otra frase habitual que se escuchaba tanto al técnico como a los jugadores era que había plantillas mejores a la del GBC. “Yo creo que había plantillas más largas y más caras”, comenta Lasa. “Bueno, al final hemos demostrado ser los mejores. El mejor base es Richi, tenemos un tirador como Lander, un defensa como Xabi... y yo que soy el mejor alero”, admite Pino, volviendo a provocar las risas de sus compañeros de equipo.


DE LA PISCINA AL GASCA Tras hablar del equipo, toca hacerlo de cada uno de ellos, y la de Lander Lasa es sin duda una de las historias del año. De dejar casi aparcado el baloncesto y trabajar de socorrista en Tolosa, ha pasado en menos de un año a cortar las redes de las canastas del Gasca como símbolo del éxito. El escolta guipuzcoano -que jugó en la ACB y la LEB antes de recalar la pasada temporada en el Take de su localidad natal, en la Liga EBA- ha aprovechado a la perfección esta segunda oportunidad en el basket.

“Recuerdo que estaba en la piscina de socorrista y no tenía mucho trabajo porque el día estaba gris y me sonó el móvil. Era Porfi, no tenía ni su número”, recuerda el tolosarra, de 29 años: “La pasada temporada había jugado contra su hijo, vino a verme y me dijo que me iba a llamar, pero yo me había olvidado ya. De hecho, había dicho en el Take que seguía”. Evidentemente, Lasa no se lo pensó, lo que no impide que haya seguido compaginando el baloncesto y el trabajo. “Por las tardes doy clases de pilates y entreno a dos equipos de chavales. He estado ocupado y creo que eso también me ha venido bien. En verano voy a seguir trabajando en Tolosa”.

EL INESPERADO BASETampoco está nada mal la historia personal de Xabi Oroz, que recaló en el GBC como escolta tras proclamarse campeón de Europa sub’20 con la selección española. Sin embargo, ha acabado como uno de los bases más solventes del campeonato y como una pieza indispensable en el GBC. ¿Cómo se gestó ese cambio de posición? “En verano no habían llegado aún los senegaleses, Andrés Rico no se había recuperado de la espalda y en un entrenamiento Porfi me dijo sube el balón. Al final del entrenamiento me preguntó si me había sentido cómodo y le dije que sí. A partir de ahí, Andrés desafortunadamente no se recuperó y Niang se fue a León, así que me quedé de base”.

Al azkoitiarra de 21 años no le importa reconocer que debe mejorar el tiro: “Sé que tengo que hacerlo, eso y más cosas. Estoy trabajando. Me resulta difícil seleccionar el tiro jugando de base, porque para lanzar tras bote tienes que ser un muy buen tirador”. “Está mejorando y se ha visto en las últimas jornadas”, le anima Pino, que augura un gran futuro al guipuzcoano comparándolo con una de las grandes figuras del basket europeo: “A mí me recuerda al Llull de sus inicios, coincidí con él en categorías inferiores en Catalunya”.

PINO Y LA ACB Los tres experimentan su primer ascenso. Para los guipuzcoanos tiene un sabor especial porque ser jugadores de casa, para Sergi Pino porque han sido varias las veces en las que se ha quedado a las puertas de subir. Antes de recalar en el GBC, probó suerte en el Andorra de ACB, donde no tuvo muchos minutos. “Yo no me veía inferior a otros jugadores, pero quizás me faltó ese pelín de confianza por parte del entrenador que siempre es necesaria”. El nivel exhibido por el catalán, sobre todo en la segunda vuelta liguera, acreditan sus palabras.

El alero de 29 años no oculta que su objetivo es “volver a jugar en la ACB”. “Es en lo que llevo trabajando años. Mi madre y mi familia saben lo que me estoy esforzando para regresar a la máxima categoría”. Una de las opciones, evidentemente, es hacerlo en el GBC, aunque su difícil situación económica y las condiciones para ingresar en la ACB hacen muy complicado que el club guipuzcoano pueda retornar a la elite, así que la opción a día de hoy es una incógnita. “Nosotros intentamos estar al margen de esas cosas. Sí que lo hablamos cuando salió lo de la multa a la ACB por el canon y el fondo, pero los jugadores nos centramos en la cancha. Es una pena porque yo creo que si desaparecieran el canon y el fondo sería mejor para la LEB”, reflexiona Pino, que no tiene dudas de que tanto Lasa como Oroz, que ya tienen experiencia en la máxima categoría: “Lander es un tirador y Xabi tiene un gran futuro”.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902