Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
DERBI (0-1)

El Eibar encaja la derrota más cruel

Se quedó con diez cuando mejor jugaba y aún así supo rehacerse, pero el Athletic marcó en el 93’

Marco Rodrigo - Martes, 25 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:12h

Sergi Enrich protesta al colegiado ante Raúl García, autor del gol del Athletic anoche en Ipurua.

Sergi Enrich protesta al colegiado ante Raúl García, autor del gol del Athletic anoche en Ipurua. (Javi Colmenero)

Galería Noticia

Sergi Enrich protesta al colegiado ante Raúl García, autor del gol del Athletic anoche en Ipurua.

Hay derrotas que duelen y que, sobre todo, marcan. No por lo que suponen, dejar pasar una jornada sin puntuar, sino por el modo en el que llegan. Por cómo se producen. El de anoche era un encuentro clave para dar forma al sueño europeo del Eibar. Y no solo se perdió, sino que ocurrió de forma cruel y quién sabe si definitiva. Hay argumentos y tiempo para reaccionar y meterse en la pelea. Pero el duelo directo, el partido con mayúsculas, se escapó ayer en el tiempo de descuento, tras un esfuerzo encomiable durante más de media hora jugada con uno menos, y perdiendo también efectivos para futuras batallas. El expulsado Escalante, por ejemplo. Y quizás los renqueantes Dani García y Sergi Enrich. ¿Demasiados golpes juntos? El tiempo lo dirá.

Para hacer frente a un rival como el Athletic, que Mendilibar calificó de “parecido” al propio Eibar antes del encuentro, el técnico de Zaldibar abogó por llevar al extremo las características del cuadro armero. Se trata habitualmente de una escuadra vertical, que no elabora por dentro y avanza por banda para enviar numerosos centros al área del adversario. El fútbol directo de los armeros se ve multiplicado cuando prescinden de un tercer centrocampista y actúan con dos referencias en ataque, algo que se dio ayer con Kike García y Sergi Enrich. Compartieron delantera y pronto se vio el porqué de la elección: intensidad por arrobas, pierna fuerte y más balones largos que nunca para sorprender a la zaga vizcaina. Sirvió para que el Eibar firmara un arranque brioso, en el que se impuso a los puntos al Athletic por una simple cuestión de ímpetu. Pero no tardaron los rojiblancos en remangarse y nivelar el duelo. Apenas diez minutos.

posible penaltiLa reducida fase inicial de superioridad azulgrana no generó peligro en la meta de Kepa, pero sí un posible penalti por manos de Mikel San José a centro de Ander Capa. No pareció que el navarro interceptara el envío de forma voluntaria, pero su brazo derecho se encontraba separado del resto del cuerpo, una circunstancia que a menudo basta para que los colegiados decreten la pena máxima. Del Cerro Grande no lo hizo, y frustró así la única posible ocasión de la primera mitad. Fueron 45 minutos jugados a cara de perro, con mucho balón dividido y acciones de rebotes y rechaces constantes que dieron pie a situaciones prácticamente cómicas. A la propuesta de fútbol directo del Eibar, el Athletic respondió con más de lo mismo. Y el resultado fue un choque de trenes sin consecuencias en las porterías y con bostezos en el graderío. Un típico derbi, de los de la vieja usanza.

El panorama cambió tras el paso por los vestuarios, cuando los acontecimientos sobre el césped empezaron a sucederse. En primera instancia, el Eibar introdujo a sus ofensivas una marcha adicional para disponer de dos oportunidades ante la portería de Kepa. Rozó el gol Sergi Enrich al conectar a duras penas un envío largo a la espalda de la zaga rojiblanca. Solo ante el portero visitante, acertó a desviar el esférico con la puntera, pero el propio Kepa pudo rechazar el intento, igual que una centrada falta de Pedro León solo unos minutos después. Las perspectivas resultaban positivas para un Eibar que, sin embargo, recibió un duro golpe con la merecida roja a Gonzalo Escalante. El centrocampista argentino derribó a Muniain con una dureza excesiva cuando el navarro iniciaba un contragolpe que tampoco parecía excesivamente peligroso. Del Cerro Grande le mostró el camino de la caseta y el Athletic, en el corto plazo, hizo valer su superioridad numérica.

La reacción de los de Valverde a la expulsión no pudo ser más temprana. Raúl García estrelló enseguida una volea en el palo de la portería azulgrana. Pocos minutos después, en el 63, Yoel salvó un mano a mano con Muniain, pero el Eibar, igual que había hecho el Athletic en la primera parte, niveló la balanza. Y es que, poco a poco, fue asentándose el movimiento táctico de Mendilibar en inferioridad. Dio entrada a Cristian Rivera para trabajar en la sala de máquinas y sentó a Inui, escorando a Kike García para tapar la banda izquierda y dejar solo en punta a Enrich.

El reloj del marcador electrónico fue avanzando y avanzando sin que pasara casi nada en el campo, algo a priori bueno para un Eibar con diez. Lo cierto, sin embargo, es que el cuadro armero no solo consiguió resistir con dignidad, sino acercarse con cierto peligro al área rival. Eso sí, sin crear oportunidades claras. Lástima que el arreón final del Athletic, tampoco nada del otro mundo, terminara en la diana de Raúl García. Fue un jarro de agua fría que se une a la derrota de Sevilla ante el Betis y que aleja de Ipurua el sueño europeo. El calendario no es sencillo y, a seis puntos del sexto y cinco del séptimo, conseguir el billete va a exigir mucho. Quizás demasiado. Si no llega a ser por el ímpetu de Escalante.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902