Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Tres regalos truncan una gran mejoría

Una pena la real dominó y mereció empatar ante el barça, pero volvió a ofrecer demasiadas facilidades

Domingo, 16 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:12h

Messi no llega a rematar un servicio ante la vigilancia de Yuri, Iñigo y Rulli.

Messi no llega a rematar un servicio ante la vigilancia de Yuri, Iñigo y Rulli. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Messi no llega a rematar un servicio ante la vigilancia de Yuri, Iñigo y Rulli.Willian José intenta rematar un balón en presencia de Umtiti y Sergi Roberto, ayer en el Camp Nou. Foto: Efe

Suele repetir Eusebio cuando su equipo pierde que tienen que analizar los errores para no repetirlos. Es fácil decirlo cuando visitas a todo un Barcelona pero, pese a recuperar su mejor versión en muchos momentos del encuentro, volvió a cometer fallos imperdonables ante un rival de semejante calibre. La Real demostró personalidad para intentar superar al Barça con sus mismas armas y se puede decir incluso que se impuso en lo que respecta al juego.

Ningún pero a su demostración con le pelota. La cuestión es que cuando visitas este templo debes cumplir en los dos apartados del fútbol. El ofensivo y el defensivo. Con balón y sin balón. Es justo destacar que la pelota estaba mucho más contenta cuando la administraba y gestionaba la Real, lo cual atesora un mérito encomiable. Pero si cometes tres errores grotescos que cuestan el mismo número de goles, te quedas sin opciones de puntuar. Y si dejas tan libre a Messi, has firmado tu sentencia de muerte.

Lo dicho, qué maravilla lo bien que jugaron los donostiarras durante muchos minutos. Ahora ya saben lo que de verdad tienen que pulir para salir algún día con puntos del maldito Camp Nou, tarea que no parece nada sencilla. En realidad cumplió con la repetida factura de las derrotas azulgranas. Igual es el defecto de este estilo. Mayor posesión, más pases, pero sin apenas veneno y su adversario liquidándole a la contra.

Eusebio apostó por el once esperado, con la entrada de Oyarzabal en lugar del sancionado Juanmi. La Real ya no tiene complejos en los escenarios grandes. Sale sin miedo, a mandar y a generar peligro en la meta rival. Su problema no es ese. O hace tiempo que dejó de ser ese. Su gran inconveniente para puntuar es la desesperante candidez en la que reincide visita tras visita.

Su primer defecto es que como sus jugadores no atesoran la misma calidad que las inalcanzables estrellas blaugranas necesitan muchas más balas para marcar. Algo lógico y normal. Pero si casi en el primer ataque barcelonista un caño de Alcácer en situación límite ante Navas es suficiente para descolocar a todo su entramado defensivo y permite que Messi (sí, han leído bien, Messi) reciba más solo que la una en la frontal del área, con tiempo para controlar y chutar, no hace falta ni esperar el resultado. Gol seguro. Es lo que tiene. Qué bien juega la Real, cómo la mueve, qué grades jugadas deja siempre... Diana del mejor. Cuando se repite tantas veces deja de ser casualidad. No se puede repetir una y otra vez esa permisividad ante las estrellas mundiales. Poca vida te va a quedar después.

Nadie le puede discutir a los realistas que fueran capaces de pisar con peligro el área catalana en los primeros minutos. Casi todas sus ocasiones fueron fruto de largas y trabajadas combinaciones, con muchos pases. Piqué salvó un disparo de Yuri que se colaba y Stegen detuvo un tibio remata de Oyarzabal a bocajarro tras una bonita acción entre Zurutuza y Vela. Incluso el eibartarra, que volvió a brillar en ataque en un escenario grande, obligó al alemán a hacer otra buena intervención con una volea. La cosa pintaba muy bien, pero no creo que hubiese ningún aficionado txuri-urdin al que le sorprendiera la llegada del gol de Messi en su segundo acercamiento serio local, ya que antes Rulli había solventado con una buena salida en dos tiempos los intentos de Alcácer y Sergi Roberto.

Con ventaja en el marcador, el Barça dominó más y no tardó en encontrar socavones en la defensa realista. Sobre todo en las bandas. En todo el primer tiempo los realistas no consiguieron provocar ningún fuera de juego cuando el arma más repetida por los catalanes eran los servicios frontales. Messi y Suárez pudieron aumentar la renta en una acción en la que Rulli se llevó un buen golpe. A partir de ahí la locura. Carrusel de oportunidades de ambos conjuntos, sin acierto hasta que otro regalo de un Zaldua irreconocible, lo aprovechó Suárez para asistir a Messi quien firmó el segundo. Con el duelo aparentemente sentenciado, los realistas ajustaron su punto de mira. O mejor dicho, tras otra gran circulación de pelota, y un precioso slalom de Oyarzabal, Iñigo recortó a dos defensas y su potente chut a lo que saliera encontró la suerte de que Umtiti anotara en su meta.

Lo más frustrante estaba por llegar. Solo restaban tres minutos para el descanso. Un momento clave para dejarse de empates y mantener la distancia por la mínima. Esta Real fue incapaz. Oyarzabal perdió un balón imperdonable, y Messi sirvió en bandeja el esférico a Alcácer, quien, como sabían hasta nuestros ancestros, sí vio puerta ante la Real superando a un Rulli que no se hizo grande en su salida. Al menos en la prolongación, en pleno frenesí, Willian colocó un servicio perfecto que definió con frac Prieto para subir el 3-2.

En la reanudación, en cuanto se enchufó Illarra, la Real llegó a bailar al Barça como hiciera en Anoeta. Willian y Canales desaprovecharon dos servicios de oro. Rulli mantuvo con vida a su equipo en las contras locales. Una pena que tras el cambio del brasileño se disipara la fortaleza realista. En la prolongación Yuri rozó una gloria que se escapó por centímetros. Lástima. La Real vuelve a tener la obligación de vencer. La derrota de ayer era previsible. Al menos, fue una decepción dulce. De las que se olvidan rápido y refuerzan el futuro.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902