Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
a por ellos

La mayor alegría

Viernes, 14 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:13h

Mikel Recalde

Galería Noticia

Mikel Recalde

te podrá gustar más o menos el fútbol, pero sigo manteniendo que hay pocas alegrías más importantes que las que te proporciona un tanto de tu equipo. Si es en el último minuto, ya ni te cuento. En ese sentido siempre me he considerado una persona pintoresca. Viví once años con mi primo, que nunca entendía cómo en las repeticiones de los goles me fijaba en los detalles de la grada. Cuando viajo y paso por parques o patios de colegios de otras ciudades, me gusta quedarme con las camisetas que llevan los niños. En este sentido podemos sentirnos muy afortunados, porque en nuestro territorio la gran mayoría luce con orgullo el escudo txuri-urdin. Y no es tan habitual, que conste, por lo que tiene mucho mérito. El pasado fin de semana, mi primo, del Atlético a muerte, me mandó un mensaje al término del derbi madrileño con una foto de Griezmann y una declaración de amor incondicional. Le pregunté si había estado y me contó que había ido al campo con uno de sus hijos de seis años. Me resumió todo con una frase conmovedora: “Imagínate el abrazo”. Me emocionó.
Otro atlético de pro, mi amigo Jorge,de la universidad, vino de visita a Donostia con su novia en octubre de 1998. La Real visitaba el Camp Nou y pasados los veinte minutos, una gran jugada de Sa Pinto la finalizó Kovacevic con un testarazo marca de la casa. La celebración de mi cuadrilla impresionó a los invitados, que se morían de risa contemplando el éxtasis. Ni que decir tiene que los azulgrana remontaron y acabaron ganando por 4-1. Pero el fútbol es así. Muchas veces he viajado con la Real fuera y en el camino, mi único deseo o petición era poder festejar un gol en condiciones. Es decir, con el marcador abierto e incierto para gritar y abrazarme con los míos.
Pero el tema ya cansa. Ha llegado el momento de dar un paso más. También disfruté con pasión mi estreno en San Mamés con una diana de Patxi Salinas en propia meta para que luego nos voltearan la ventaja. Como todos saben, en la Ciudad Condal puedo contar los fracasos de todos los colores. Con goles de córner, en propia, con errores monumentales y con obras de arte de los magos azulgrana. De todo para volver siempre con la cabeza baja. Creo que el momento de mayor ilusión que ha provocado este equipo en este curso llegó en la Copa, cuando su propia afición llegó a soñar con una posible remontada en su estadio más maldito. Se podrán alcanzar muchos éxitos, pero al margen de los títulos, eso no tiene precio.
Con el recuerdo aún fresco de una eliminación que nos soliviantó como pocas, con el habitual atropello arbitral encima ninguneado por la prensa catalana, para más inri, la Real regresa al lugar del crimen con la posibilidad de vengar la afrenta. Lo hablaba esta semana con uno de los jugadores y me reconocía que les tenían ganas. Ahora lo que hace falta es que lo confirmen en el terreno de juego. Hemos visto jugar como los ángeles a este equipo, lo que motivó incluso que el Barça planteara a la contra y en su propio estadio el 5-2 de la vuelta copera, pero necesitamos una demostración de casta y orgullo. Y nada mejor que hacerlo cuando todos los focos mediáticos se centran en ti, como mañana por la noche. Hay una estadística que no se puede entender de este equipo. Y es la que confirma que apenas suma puntos contra los rivales de la parte alta de la clasificación. Con lo bien que juega, con la forma en la que desarboló por completo al Barcelona en su visita a Anoeta, cuesta mucho aceptar que no haya pegado un petardazo ante uno de los gigantes de la competición. Son muchos los lumbreras, sobre todo de localidades próximas, los que aventuraban que el hundimiento de la Real no iba a tener fin. Yo me atrevo a proclamar que su reacción es previsible y lógica, dado el nivel que recupera con sus mejores piezas. Y, por si fuera poco, que todavía tiene pendiente una cuenta con su gente ante uno de los gallitos de la competición. Mañana me parece un buen día para saldarla. Esta Real puede ganar a un Barça que no es el mismo de otros años. Su posible victoria solo puede partir desde la confianza y la convicción. No lo olvidéis. Suena dramático, pero nos han hecho mucho daño. Queremos venganza, queremos sangre. ¡A por ellos! l


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902