Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
bertako gaia

Casados por la Orquesta Sinfónica de Euskadi

Urretxu y Zumarraga pueden presumir de tener dos músicos en la Orquesta Sinfónica de Euskadi. La urretxuarra Sara Zufiaurre y el catalán Gabriel Mesado se conocieron en la propia orquesta y han formado una familia en Zumarraga.

Reportaje y fotografía de Asier Zaldua - Miércoles, 12 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Gabriel Maeso y Sara Zufiaurre han formado una familia en Zumarraga.

Gabriel Maeso y Sara Zufiaurre han formado una familia en Zumarraga.

Galería Noticia

Gabriel Maeso y Sara Zufiaurre han formado una familia en Zumarraga.

La Orquesta Sinfónica de Euskadi nació para difundir la música clásica y hacer país, pero también puede presumir de tener dotes de celestina. Los músicos pasan muchas horas juntos y ya se sabe que el roce hace el cariño. Así, en la orquesta hay varias parejas. Una de ellas es la formada por la urretxuarra Sara Zufiaurre y el catalán Gabriel Mesado. Entraron en la orquesta hace 10 años, hace 8 iniciaron su relación y en la actualidad viven en Zumarraga, con sus dos hijos.

La madre de Mesado es de Barcelona y el padre de Burriana (Castellón). Los dos son también músicos. "Son violinistas. Trabajaban en el Liceo de Barcelona, pero las condiciones no eran las óptimas. En aquella época se trabajaba y se cobraba solo media temporada y durante el resto del año tenían que buscarse la vida. Mi padre tenía una hermana en Alemania, fueron a visitarla y, cuando vieron la situación de las orquestas allí, decidieron quedarse".

Gabriel Mesado es de origen catalán, vivió en Alemania hasta los 27 años y desde hace 10 toca en la Orquesta Sinfónica de Euskadi

Ambos entraron en la orquesta de Coblentz y fue allí donde formaron su familia. Sus dos hijos también son músicos. El mayor toca el mismo instrumento que sus padres y el afincado en Zumarraga también empezó a tocar el violín, pero con 11 años se paso al chelo. Terminó los estudios en Basilea, Suiza, y decidió salir de Alemania. "Hice varias oposiciones en Alemania, pero tenía bastante claro que quería un cambio. Quería ser solista y me presenté a las oposiciones de las orquestas de Barcelona y de Euskadi. Entré en esta última orquesta y aquí me quedé".

La que ahora es su esposa llevaba años colaborando con la Orquesta de Euskadi y consiguió su plaza poco después que él. Esta urretxuarra del caserío Irigon toca el clarinete. Es muy abierta y comenta que al principio hablaba con toda la orquesta menos con el que finalmente acabó siendo su marido. "Me parecía tan serio que me imponía. Hablaba con toda la orquesta menos con él, pero algo tenía... Será que los polos opuestos se atraen. El es más serio que yo y yo más charlatana que él y se ve que nos complementamos bien". Comenzaron a salir juntos hace ocho años, se casaron hace cinco y tienen dos hijos: Laia de cuatro años y Pau de uno.

Mesado no sabía nada de Euskadi antes de llegar aquí. "No había estado nunca en Euskadi y no sabía nada de este país. A uno de mis mejores amigos, el japonés Takishi, le encanta Donostia y se alegró mucho de que entrara en la Orquesta de Euskadi, pues así tendría casa en Donostia. Por otro lado, un amigo de mis padres tocaba en la orquesta".

Sara Zufiaurre comenta que al principio hablaba con todos los integrantes de la orquesta, excepto con el que ha acabado siendo su marido

Le gustó lo que encontró en nuestro país. "Vuestro país es una maravilla, aunque me ha costado aceptar el clima. Me fui de Alemania, donde llueve durante todo el año, para venir a Euskadi, donde también llueve durante todo el año. Me gustaría ver algo más el sol". Su mujer defiende el clima vasco. "Aquí tenemos más sol que en Alemania. ¡Mira qué invierno ha hecho!".

De lo que más disfruta es de la comida y de la gente y cada vez se defiende mejor con el euskera. "¡He engordado 14 kilos desde que estoy aquí! Era un peso pluma. Pesaba 56 kilos, pero las chuletas, el vino... han hecho su trabajo".

Cupido también hizo su trabajo. Ahora toca compaginar el trabajo y la familia. Zufiaurre comenta que trabajar con la pareja, al menos en este caso, no se hace duro. "Trabajar con tu pareja puede crear conflictos, pero somos un colectivo grande y, si quiero, puedo pasar toda la mañana sin hablar con él. Además, desde que nació Laia, trabajo menos".

ConciliaciónMesado explica que él, como solista, libra un poco más que el resto de los músicos. "Ella pidió una reducción y así nos arreglamos para que siempre uno de los dos esté en casa con los niños. Ninguno de los dos ha tenido que ir a la guardería".

Zufiaurre elige algunos programas y rechaza otros. "No puedes volver a casa a mitad de ensayo o de concierto. Lo que hacemos es elegir programas y acumular días. El gerente calcula las horas y de ahí sale la reducción. También aprovechamos las oportunidades en las que uno puede librar en su grupo para que el otro vaya a trabajar. Lo malo son los horarios. Las semanas en las que tenemos conciertos, salimos de casa a las 17.00 horas y volvemos a las 23.00 o incluso más tarde. Eso es duro para los niños y para mi madre, pero escogimos educarles nosotros. Para nosotros es muy importante estar con ellos estos primeros años de sus vidas. Eso sí, también suelo estar deseando tocar con la orquesta. Si la grabación de un disco, por ejemplo el de Ken Zazpi, o un programa nos hace mucha ilusión, vamos los dos".

Agradecen que la orquesta les dé la oportunidad de conciliar vida laboral y familiar y tienen intención de acabar su vida laboral en ella. "A partir de cierta edad, es muy difícil cambiar de orquesta. Hay un límite de edad para las audiciones. Hay que destacar mucho para que hagan una excepción", comenta Mesado. "Además, los chavales que salen del conservatorio pisan fuerte. Tocan 7-8 horas al día y nosotros no podemos permitirnos eso. De todos modos, no nos apetece salir de aquí. Tenemos una gran suerte de tocar donde tocamos. Es una orquesta muy buena y estamos muy contentos", concluye Zufiaurre.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902