Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Quosque tandem...!

Urge un fondo de capital vasco

Por Carlos Etxeberri - Domingo, 9 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:15h

Galería Noticia

la necesidad de que las empresas vascas tengan mayor músculo financiero, a través de otras herramientas al margen de las tradicionales del sistema bancario, aprovechando la autonomía fiscal que ofrece el Concierto Económico, con el fin de anclar los centros de decisión en Euskadi, se está convirtiendo en algo perentorio al que las instituciones del país no terminan todavía de hincar el diente por mucho que un día tras otro nos anuncien la puesta en marcha de diferentes fondos sin entrar en el meollo de la cuestión.

Y la clave está en la necesidad de crear un fondo de capital vasco que tenga por objeto facilitar financiación a las empresas del país, en su mayoría pymes, que pueden estar descapitalizadas tras haber superado la gran recesión que hemos sufrido, con el fin de evitar la entrada de inversores foráneos y, con ello, el peligro del traslado de los centros de decisión o la deslocalización de las sedes fuera de Euskadi.

Nos encontramos en un momento de gran liquidez financiera en el mundo y los inversores en un escenario de intereses bajos están dirigiendo su mirada hacia el mundo empresarial, en donde Euskadi se convierte en un país atractivo por la forma de hacer empresa, la calidad de su industria, su tecnología y su internacionalización. Esos inversores, algunos industriales y otros en forma de capital riesgo, han adquirido en los últimos años empresas importantes de este país trasladando sus centros de decisión fuera de Euskadi. Una situación que se puede seguir dando en el futuro si no se ponen en marcha cuanto antes antídotos como puede ser la creación de un fondo de capital vasco.

Hasta el momento, en lo que se entiende que debe ser un marco de colaboración público privada, se están produciendo aproximaciones en la utilización de las herramientas fiscales que nos da el autogobierno para captar capital tanto de empresas como particulares, con el señuelo de las deducciones fiscales en el Impuesto de Sociedades o IRPF, para financiar compañías, inversiones o cambios de organización interna por parte de las diputaciones forales. Unas iniciativas que de una manera tímida está provocando un cambio de paradigma en la financiación de nuestras empresas al plantear alternativas diferentes a los sistemas tradicionales. Se trata de impulsar una fórmula como el de las EPSV individuales que, en vez de ir dirigida a las pensiones, se vehiculice hacia el tejido productivo. Es decir, desarrollar nuevas iniciativas de colaboración público-privada que pongan la fiscalidad al servicio del tejido empresarial.

En este sentido, son de destacar las dos líneas de financiación de empresas que ha puesto en marcha la Diputación Foral de Gipuzkoa para la toma de participaciones en el capital de startups, que serán aprobadas en breve plazo, con una deducción del 30% en el IRPF en el caso de particulares y del 60% en el Impuesto de Sociedades para las empresas. Ventajas fiscales similares también existen para aquellos trabajadores que decidan participar en el capital de sus empresas.

Por su parte, la Diputación Foral de Bizkaia ha creado el Fondo Innova que permitirá a los pequeños ahorradores invertir en proyectos innovadores locales, mediante beneficios fiscales, facilitando a las pequeñas empresas disponer de préstamos blandos que cuentan con el aval de Elkargi. Por su parte, el Gobierno Vasco lleva tiempo anunciando la preparación de un fondo de 250 millones de euros con destino a la toma de participación en el capital de empresas cotizadas vascas. En algunos sectores se pone en duda la eficacia de esta medida porque el efecto de la importante inversión que se necesita para entrar en el capital de estas grandes compañías es mucho menor, a la hora de poder influir en la toma de sus decisiones, que si esos recursos se destinan a la financiación de las pymes que es donde se sustenta el tejido productivo vasco.

El caso de Gamesa es un ejemplo claro de las consecuencias de la compra de una empresa por parte de un inversor foráneo, en este caso industrial. La primera decisión de su comprador, la alemana Siemens, ha sido clara en este sentido no solo por cambiar el nombre de la compañía, que se llamará Siemens Gamesa Renewable Energy, sino por relevar de la presidencia a Ignacio Martín, -que ha sido el hombre que rescató de una situación muy complicada al fabricante vasco de renovables-, y nombrarle consejero delegado con fecha de caducidad hasta el fichaje de un nuevo ejecutivo. Estas decisiones han causado inquietud entre los ejecutivos de la compañía y entre los 810 proveedores vascos de Gamesa, que facturan alrededor de 310 millones de euros, ante la posibilidad de que Siemens priorice las compras a sus filiales y plantas, siguiendo la política de la compañía alemana, o eche mano de sus suministradores de cabecera.

Se trata de impulsar una fórmula como el de las EPSV individuales, para que se vehiculicen hacia el tejido productivo. Es decir, desarrollar iniciativas de colaboración público-privada que pongan la fiscalidad al servicio del tejido empresarial

Por el contrario una compañía como Iberdrola realizó en 2016 compras por valor de 900 millones de euros a más de 650 empresas vascas, a lo que hay que sumar una inversión de 97 millones de euros y su contribución fiscal en Euskadi.

Este dato ha sido puesto de relieve por el director general corporativo de Sidenor, Marco Pineda, durante su intervención en una jornada de la Asociación de la Empresa Familiar de Euskadi (Aefame), en la que puso de relieve el efecto que tiene mantener el centro de decisión de las empresas en Euskadi aprovechando el régimen de autonomía fiscal que recoge el Concierto Económico.

Pineda es un firme defensor del arraigo de los centros de decisión de las empresas vascas en el país por el gran impacto directo que tiene en la economía a la hora de las compras a los proveedores locales, la inversión en I+D, la retención de talento y la generación de puestos de trabajo, ya que por cada empleo directo se generan cuatro o cinco indirectos. A todo ello hay que sumar los ingresos fiscales vía IRPF, IVA y Sociedades que revierten nuevamente en la sociedad.

Al hacer este planteamiento, Pineda no habla de oídas, sino de su conocimiento en primera persona de la situación de una empresa, como Sidenor, que formaba parte de una multinacional como la brasileña Gerdau, en la que trabajaba como director financiero hasta su incorporación a Elkargi como director general, para regresar el pasado mes de noviembre, tras la compra hace un año de la compañía por parte de un grupo de ejecutivos liderado por José Antonio Jainaga. De esta forma, Sidenor volvía a manos vascas tras once años teniendo su centro de decisión a 8.000 kilómetros de distancia.

El cambio de pasar de manos brasileñas a vascas ha sido muy importante en la actual Sidenor, hasta el punto de que los nuevos propietarios tienen previsto realizar inversiones de 50 millones de euros, de los que 40 se van a dedicar a proyectos estratégicos. Por no hablar de las grandes oportunidades que se abren para los proveedores vascos en esta nueva etapa.

Euskadi es un país atractivo para las inversiones productivas porque tiene facilidad de acceso a los mercados, que es un factor que tiene una valoración del 60%, seguido de la cualificación de la plantilla con un 57% y las conexiones de transporte con el exterior con un 52%, mientras el coste de la mano de obra es del 38%, según datos de European Cities monitor.

A estas cualidades que son inherentes a nuestro tejido productivo habría que añadir la necesidad de ganar tamaño por parte de las pymes para coger músculo en su desarrollo y afianzar su presencia internacional con lo que la existencia de un fondo de capital vasco se convierte en un instrumento fundamental para asegurar su arraigo y anclaje en el país.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902