Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Y, al fondo, una chaqueta verde

Jon Rahm, ambicioso y decidido, debutará hoy en el Masters de Augusta, primer ‘major’ del año, un torneo cargado de simbolismo en el que reaparecerá uno de sus ganadores, Txema Olazabal, tras su periodo de baja

Un reportaje de. Roberto Calvo - Jueves, 6 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:12h

Jon Rahm ejecuta un golpe de salida durante la jornada de entrenamiento de ayer en el Augusta National. Fotos: Efe

Jon Rahm ejecuta un golpe de salida durante la jornada de entrenamiento de ayer en el Augusta National. Fotos: Efe

Galería Noticia

Jon Rahm ejecuta un golpe de salida durante la jornada de entrenamiento de ayer en el Augusta National. Fotos: EfeTxema Olazabal conversa con Sergio García, durante los entrenamientos

Jon Rahm cruzará hoy Magnolia Lane, el pasillo de acceso al Augusta National, y posará sus pies y su bolsa de palos en el tee de salida de uno de los grandes eventos del deporte mundial. Aunque, en realidad, ya lo ha hecho antes porque hace un mes ya disputó un par de vueltas en el selecto campo de Georgia con la idea de descubrir los secretos de un campo que jugará por primera vez en su vida y que estos días de entrenamiento “me ha entrado por los ojos. Me encanta, creo que me viene muy bien”. “En este campo hay que ser valiente, pero inteligente. Tengo que aprender a utilizar el terreno a mi favor”, ha comentado Rahm ahora que ya está más familiarizado con lo que considera “un lugar casi sagrado”.

Porque el Masters es el torneo de golf por excelencia, el único major que se juega siempre en el mismo campo y el que concede al ganador la posibilidad de jugarlo de por vida. Porque las normas del Augusta National recalcan que a él se llega por “estricta invitación” y siempre con el afán de que el torneo se dispute “en las mejores condiciones posibles para el propio golf, los jugadores, los aficionados, los patrocinadores y los socios del club”.

Esto ha sido así desde que Bobby Jones y Clifford Roberts crearon en 1934 el Augusta National Invitation Tournament, cuyo nombre fue cambiado cinco años después por el de Masters de Augusta y en el que, en definitiva, han dejado su huella casi todos los grandes jugadores de la historia.

Horton Smith fue el primer ganador de un torneo que, en el colmo de lo peculiar, reparte desde 1949 como preciado trofeo una chaqueta verde que debe ser devuelta antes de cada edición y que cada campeón impone a su sucesor, salvo que tenga que hacerlo a sí mismo. 49 jugadores diferentes han ganado el Masters, tres (Jack Nicklaus, Nick Faldo y Tiger Woods) lo han hecho en años consecutivos y solo 17 lo han hecho más de una vez, entre ellos dos cuya huella quiere continuar Jon Rahm. El recordado Seve Ballesteros, un ídolo y “una inspiración” para el de Barrika por su carácter y estilo de juego, fue en 1980 el primer jugador europeo y el segundo no estadounidense en imponerse en Augusta, el que abrió la puerta a todos los demás. Y Txema Olazabal, que ha sido un buen mentor para Rahm y que comparte entrenamientos con él estos días, se convirtió en 1994 en el primer golfista vasco, y hasta ahora el único, en ponerse la chaqueta verde. En ese año nació Jon Rahm, quizás sea una premonición. El objetivo del guipuzcoano es superar el corte y competir los cuatro días: “Siempre es bonito estar aquí y ser parte de este torneo otra vez. Los nervios no están igual que hace veinte años, obviamente los tiempos cambian y somos conscientes del rol que tenemos que jugar”.

grandes leyendas El cántabro y el hondarribiarra son dos de los 17 jugadores que han ganado el Masters más de una vez. Entre ellos, está también Ben Hogan, que da nombre al premio de mejor aficionado del mundo que Jon Rahm se llevó en 2015 y 2016. Y Arnold Palmer, cuatro veces ganador y cuyo recuerdo merodeará en Augusta seis meses después de su fallecimiento.

Jack Nicklaus, el plusmarquista de Augusta con seis triunfos, y Gary Player, que ha jugado 52 Masters, formaron la trinidad del golf en los 60 junto a Palmer y ambos realizarán la salida de honor para dar por abierta una nueva edición del torneo a la que faltará su más joven ganador, Tiger Woods. Precisamente, este año se conmemora el triunfo del californiano con 21 años y 104 días en 1997 cuando, además, logró la diferencia de golpes más amplia con el segundo, doce, y el registro más bajo tras las cuatro jornadas, 18 bajo par, que Jordan Spieth igualó hace dos años.

Todos estos datos y otras particularidades como la cena de campeones que nadie quiere perderse, los 18 hoyos con nombre de flores y plantas, ese Amen Corner del 11 al 14 que ha hecho fama por su dificultad, acompañarán a Jon Rahm esta semana en el Augusta National.

Todo es posible, pero ante aquellos que han elevado las expectativas y ante la ambición del jugador formado en Arizona State hay que recordar que solo tres jugadores se han llevado la chaqueta verde en su debut: obviamente, el propio Horton Smith en 1934, Gene Sarazen en 1935 y Fuzzy Zoeller, el último en 1979.

veinte debutantes La media de intentos antes de ganar el Masters es de seis ya que se entiende que hay que conocer muy bien el campo para dominarlo y ganarle golpes durante cuatro días. El golfista vizcaino será uno de los 20 debutantes este año entre los 94 jugadores que saldrán al campo mañana. Tantos como 52 son no estadounidenses, lo que habla de lo exigente del sistema de invitación que no repara en nacionalidades, y 18 ya han ganado la chaqueta verde alguna vez.

El estadounidense Mark O’Meara, campeón en Augusta en 1998 al decimoquinto intento, será a sus 60 años el más veterano participante en la edición de 2017 y Toto Rana, estudiante en la Universidad de Lynn, el más joven con 19 años. Este chileno será también uno de los cinco aficionados que tomarán parte este año en el Masters.

Esa condición la dejó atrás Jon Rahm hace nueve meses, que han pasado como una exhalación. Ahora es un profesional que ha roto barreras de una manera mucho más contundente y rápida de lo que se esperaba, incluso por él mismo. Un joven de Barrika pisará hoy sin complejos y a tumba abierta uno de los santuarios del golf mundial. Al final, le espera una chaqueta verde, la prenda en apariencia modesta que distingue a las leyendas y que ya ha traído hasta Gipuzkoa dos veces Olazabal.

los apuntes

Jack Nicklauses el jugador que más veces ha ganado el Masters, seis, y el campeón más mayor ya que venció en 1986 con 46 años y 82 días. Además, el Oso Doradoacabó 22 veces entre los diez primeros.

Tiger Woods, ausente este año, es el ganador con la diferencia más amplia ya que distanció en doce golpes a Tim Kite, segundo clasificado.

Cinco jugadoreshan ganado el torneo tras ir por delante del primer al último hoyo: Craig Wood (1941), Arnold Palmer (1960), Jack Nicklaus (1972), Raymond Floyd (1976) y Jordan Spieth (2015).

El torneo de pares 3, que se disputa el día anterior al inicio del Masters a modo de exhibición, guarda una maldición: ninguno de sus ganadores repitió el domingo.

La Cena de los Campeoneses otra cita ineludible. El ganador del año anterior, en este caso Danny Willett, elige el menú que esta vez ha consistido en pastel de carne con puré de patatas, costillas con patatas y verduras y pastel de manzana con helado de vainilla.

la cifra

-18

es la mejor tarjeta en la historia del Masters, conseguida por Tiger Woods en 1997 y Jordan Spieth en 2015.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902