Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
bertako gaia

“Reflexionad para que vuestras familias no os tengan que echar en falta nunca”

Unos 400 jóvenes asisten en Azpeitia a una recreación para sensibilizar sobre los riesgos de una conducción temeraria

Jabi Leon - Miércoles, 5 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:13h

Varios jóvenes entregan el cuestionario que rellenaron tras asistir al acto.

Varios jóvenes entregan el cuestionario que rellenaron tras asistir al acto.

Galería Noticia

Varios jóvenes entregan el cuestionario que rellenaron tras asistir al acto.Los participantes en el acto para sensibilizar a la juventud azpeitiarra sobre los riesgos de una conducción temeraria posan tras la primera recreación de ayer en Soreasu.

azpeitia- El teatro Soreasu de Azpeitia acogió durante la mañana de ayer dos sesiones en las que unos 400 jóvenes que cursan sus estudios de Secundaria y Bachillerato en la localidad tuvieron la posibilidad de conocer los riesgos y las irreparables consecuencias de una conducción temeraria.

La iniciativa, enmarcada en un proyecto promovido por el Consistorio azpeitiarra con el objetivo de que la juventud del valle reflexione sobre la peligrosidad de conducir a una velocidad excesiva o bajo el consumo del alcohol y las drogas, se llevó a cabo con la participación de diferentes profesionales que intervienen ante un accidente de tráfico (agentes de la Policía municipal, bomberos, un médico y un voluntario de la DYA), de personas que han vivido en su piel las consecuencias de un siniestro en la carretera y hasta de un piloto profesional.

Todos ellos dieron cuenta de sus propias vivencias en unas sesiones que se desarrollaron durante una hora y media y en medio de un silencio total;en gran parte suscitado por la proyección de impactantes imágenes con las que la asociación Stop Accidentes pretendió mostrar al joven público la cruda realidad que rodea a un siniestro de tráfico con víctimas.

los testimonios La recreación arrancó con una breve intervención en la que un actor simulaba disfrutar de una noche de desenfreno sin miedo a coger el coche al finalizar la juerga y continuó con la emisión de unas duras imágenes en las que se podía ver a jóvenes implicados en brutales accidentes mientras regresaban a sus casas tras una noche de fiesta.

Sin tiempo para reaccionar se escuchó una voz que, a través de una emisora de radio, activaba el operativo habitual ante un accidente.

En ese momento salieron al escenario Jon e Inma, dos agentes de la Policía Municipal de Azpeitia con 13 y 18 años de trayectoria profesional a sus espaldas, respectivamente. Ambos explicaron que en la villa de Urola Erdia la mayoría de los siniestros se producen “los fines de semana y en fiestas como los saninazios o sansebastianes;casi siempre como consecuencia de la mala combinación de drogas, alcohol y velocidad”.

Además, expusieron la situación que se genera cuando reciben una llamada del 112 avisando de un accidente con víctimas: “Nos ponemos en lo peor y al llegar al lugar intentamos mantener la cabeza fría, aunque no es fácil ante el nerviosismo y el trasiego de gente”.

Por citar un caso, Inma recordó “el panorama” que le tocó vivir el 1 de enero de 2016 “cerca de la plaza de toros”. Al llegar se encontraron “a gente llorando, hablando por el móvil... y a un niño, porque todavía era un niño, tumbado en medio de la carretera, sin conocimiento”. Un amigo reconoció que “estaba borracho y no se le había ocurrido nada mejor que colgarse en la parte trasera del coche de otro amigo, que arrancó sin darse cuenta y le arrolló. Afortunadamente, está vivo, aunque le han quedado secuelas”. Eso sí, “lo peor fue avisar a su madre y ver la tristeza en su cara”.

Por eso, Jon invitó al auditorio a reflexionar “porque una decisión inadecuada en un momento concreto puede ser suficiente para pasar de este mundo al otro”.

Los profesionales que actúan ante un accidente de tráfico con víctimas coinciden al señalar que “lo más duro es avisar a los familiares”

Esas palabras dieron paso a un nuevo video;esta vez para hacer constar que la mayor causa de muerte entre las personas “de entre 18 y 34 años” siguen siendo los accidentes de tráfico y para mostrar la indispensable labor que desempeñan los bomberos cuando llegan al escenario de una tragedia.

En ese punto, el sonido de una sirena sirvió para acompañar la salida a escena de Ibon y José Luis, dos profesionales del parque de Azpeitia.

Tras aplastar con las manos una lata da refresco “para que veáis lo que le pasa a un coche en un accidente”, fue José Luis el que tomó la palabra para traer al recuerdo una situación que le tocó vivir “una mañana, a eso de las 7.30 horas”. Había pensado “muchas veces” que podía ocurrir. Y sucedió: “llegué al lugar del accidente y había una persona muerta. Al rato me fijé en el coche y se me hizo conocido, me acerqué a mirar quién era el fallecido y me encontré con que era una persona que había estado en mi boda”.

Él mismo sacó fuerzas “de no sé dónde” y se fue a avisar a la familia. “Había muchas preguntas sin respuesta y esas heridas nunca se cierran bien;siempre van contigo”, se sincera el bombero, que se acuerda “de todos los accidentes, heridos y muertos” y termina lanzando un mensaje al graderío: “muchos accidentes se pueden evitar actuando con sentido. La decisión está en vuestras manos”.

Por su parte, Pedro, médico de familia en Azpeitia, explicó las consecuencias de las graves lesiones que se producen en la columna vertebral y en la médula;que obligan a “aprender a vivir” con esa nueva realidad “a la persona accidentada y a sus familias”.

Lo sabe perfectamente Mikel, parapléjico desde los 19 años: “entré rápido en una curva, me salí de la carretera y el techo acabó clavándose en mi columna. Al principio pensé que no podía mover las piernas porque tendría algo encima que me lo impedía... pero no tenía nada”.

Mikel también destaca que el proceso de rehabilitación “psicológico, físico y social” es “largo” y recuerda a la juventud que la vida es un regalo: “tenéis toda la vida por delante, así que disfrutadla pero siempre pensando en hacer bien las cosas”.

otras experienciasAunque solo tiene 26 años, Imanol lleva una década como voluntario de la DYA y en ese tiempo le ha tocado “ver de todo”.

Al hablar de responsabilidad le viene a la cabeza un accidente “en Donostia, una noche de invierno”. Un BMW en el que viajaba una pareja “chocó contra una vivienda y la chica, de 23 años, murió a las tres semanas”. La llevaron “muy grave” al hospital y estando allí “el chico nos decía que él si bebía no conducía, cuando era más que evidente que había bebido”.

Del mismo modo, Arantxa nunca olvidará el fatídico 17 de junio del año 2.000;día en el que su hijo mayor sufrió un accidente que le ha obligado a no poder separarse de una silla de ruedas. Recuerda la llamada que recibió a las 3.00 de la madrugada. Su hijo regresaba de la repetición de las fiestas de San Antonio de Errezil y había tenido un accidente. “Parecía grave”. Arantxa rememoró los duros momentos vividos “cuando estuvo en la UCI y durante los ocho meses que pasó en Toledo”. Reconoce que ha llorado mucho y acaba pidiendo “un minuto de silencio por todas las personas muertas en la carretera”.

Además, el piloto Jorge Del Cid mostró las medidas de seguridad con las que afrontan las carreras;“nada que ver con la conducción normal”;mientras que la representante de Stop Accidentes Rosa Trinidad, que perdió a su hijo en un atropello, subrayó que “la mayoría de los accidentes se pueden evitar” e instó a los jóvenes a reflexionar “para que vuestros padres no os tengan que echar en falta nunca”.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902