Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Un podio dividido

La decisión de los organizadores de la Vuelta al País Vasco de no incluir a las azafatas en las entregas de premios genera distintas corrientes de opinión

Un reportaje de Aitor Martinez - Martes, 4 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:12h

Podio en el que Michael Matthews celebró su victoria de etapa y su liderato sin azafatas.

Podio en el que Michael Matthews celebró su victoria de etapa y su liderato sin azafatas.

Galería Noticia

Podio en el que Michael Matthews celebró su victoria de etapa y su liderato sin azafatas.

El sol, que brilla pero aún no calienta lo suficiente como para dejar en casa alguna prenda de abrigo, recibe, esplendoroso, al pelotón ciclista en Iruñea, donde ayer floreció una nueva edición de la Vuelta al País Vasco, más capitalina que nunca. Entre los centenares de curiosos que se agolpan en la plaza del castillo y sus alrededores, en el paseo de Pablo Sarasate, imponentes los autobuses de los equipos, son muchas las caras conocidas que se distinguen entre la multitud. Ciclistas unos, retirados o en activo. Alejandro Valverde y Alberto Contador centran las miradas, son el principal foco de atención en la previa. Pero también Miguel Indurain, leyenda de las dos ruedas que ejerce de anfitrión en la primera jornada de la carrera. Tampoco faltan los políticos y la gente de la organización, reconocibles muchos de ellos de años pretéritos. La Itzulia no ha cambiado mucho;¿o sí?

El secreto del ciclismo, ya lo contaba Haimar Zubeldia en este periódico el pasado sábado, sigue siendo el mismo: dar pedales. No existe variación alguna en eso. Sí, en cambio, en algo tan propio de las carreras como el podio, testigo de excepción del laurel que reciben los vencedores. De él se han bajado las azafatas en la prueba vasca. Después de que los responsables del Tour Down Under, la prueba que cada año abre el calendario ciclista internacional, decidieran, por decisión del Gobierno del Sur de Australia, prescindir de su presencia con la firme intención “de dar una imagen más positiva de la mujer”, tal y como explicaron meses atrás desde el país oceánico, la Vuelta al País Vasco, al igual que hiciera hace un par de semanas la Volta a Catalunya, ha adoptado la misma medida. Un efecto dominó que, eso sí, a corto plazo no afectará a las tres grandes: Giro, Tour y Vuelta.

Una decisión, no exenta de polémica en la que han tomado parte políticos y organizadores, es compartida por varios miembros del pelotón y criticada por otros. Cuentan voces con peso del mismo, corredores que llevan tiempo en el mundillo, que ellos prefieren que haya azafatas, que no molestan y que para nada se las denigra. Es más, los mismos piden que haya hombres en los podios de las pruebas femeninas. “Una cuestión de igualdad”, recalcan. Otro de ellos, que dice no comprender en exceso la postura adoptada, hace hincapié en que “aquí, en la Vuelta al País Vasco, las vestimentas de las azafatas no tienen nada que ver con las del Giro”.

En contra, los críticos, como lo fue en su momento Mikel Landa, que prepara el Giro de Italia fuera de la Itzulia. “Las azafatas sobran en los podios porque es tratarlas como objetos, infravalorarlas. Es una costumbre arraigada y nadie se atreve a dar el paso, pero hay que admitir que poner ahí arriba a mujeres elegidas porque son guapas y tienen buen cuerpo no es la mejor imagen que se puede dar de ellas”, comentó tiempo atrás el corredor alavés.

En una línea similar se han manifestado algunos políticos que han sido cuestionados por este periódico, que han aplaudido la decisión adoptada por los ayuntamientos de las localidades en las que finalizarán las etapas de la Vuelta al País Vasco. El vicepresidente primero del Parlamento de Nafarroa y presidente del Nafarroako Buru Batzar, Unai Hualde, valoró que “todo lo que sea contribuir a dignificar la imagen de la mujer en eventos deportivos es importante. Me parece acertado que la Vuelta al País Vasco camine en esta dirección”. Además, Ana Herrera, la consejera de Cultura, Deporte y Juventud del Gobierno de Nafarroa, detalla que trabajan “para eliminar estereotipos y para prevenir y corregir situaciones de discriminación que actualmente se producen en distintos aspectos como las indumentarias deportivas, el valor de los premios en las competiciones, o las propias ceremonias de entrega de premios. Parece que empieza a haber un consenso al respecto, y el cambio tiene su trascendencia. Es un cambio simbólico, pero que tiene su importancia. Y esperamos que el cambio haya llegado para quedarse”.

Maider Beloki, concejala de Cultura, Política Lingüística, Educación y Deporte del Ayuntamiento de Iruñea, de EH-Bildu, por su parte, sostiene que “la decisión se tomó en contra de la utilización de las mujeres como meros objetos o como un trofeo. Por tradición se empleaban a las mujeres en los podios para dar trofeos, como elementos decorativos y estamos en contra de la cosificación y de esa clase de visibilización. Es la primera vez que se hace aquí y alguna tenía que ser la primera”.

“SON PROFESIONALES”En contra de la decisión emerge una voz autorizada que conoce bien los entresijos de la prueba, su trastienda, pero que prefiere mantener su anonimato. Lamenta “la imagen que se quiere vender de las mujeres”. “Partimos de que nadie las obliga. Por ejemplo, en la Vuelta a España del año pasado iban con un vestido que llegaba a las rodillas. No iban desnudas, ni mucho menos. Además, creo que se perderá muchísimo porque son unas profesionales que saben llevar el ritmo del podio a las mil maravillas. Ellas ubican a los políticos, dan paso a los corredores y gestionan aspectos que el aficionado no ve. Sin ir más lejos, en la Volta a Catalunya hubo algunos problemas en los podios porque nadie orientaba a las autoridades”.

Una postura contraria que comparte Ainara Hernando, periodista de Ciclismo a Fondo y una de las poquísimas mujeres que sigue el día a día de la prueba vasca. “Para nada creo que bajarlas del podio favorezca la igualdad entre hombres y mujeres. Es un trabajo remunerado, y recalco esta idea, y nadie las obliga a hacerlo. Quitarlas de allí es también una especie de represión, porque les estás impidiendo hacer su trabajo”.

De este modo, Julián Eraso, director de la Vuelta al País Vasco, explica que “la labor que hacían las azafatas la repartiremos entre responsables de la organización y las personalidades que entregan los trofeos. Ya no les darán únicamente el premio, sino que darán la mano al deportista, le desearán suerte y le despedirán”. Además, reconoce que la postura, “irreversible”, asevera, adoptada por la prueba vasca de debe a que es “una inquietud de la sociedad”.

Opiniones y divisiones al margen, lo cierto es que ayer, en Sarriguren, donde finalizó la primera etapa de la Itzulia, no hubo azafatas en el podio junto a Michael Matthews, el primer líder de la Vuelta al País Vasco que, en 2014 y 2015, cuando también ganó etapa en la prueba vasca, sí estuvo acompañado por dos azafatas mientras recibía el laurel. La Itzulia no ha cambiado mucho;¿o sí?


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902