Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Biarritz bajo las bombas

Se cumplen 73 años del bombardeo aliado de la ciudad costera labortana durante la Segunda Guerra Mundial. Al menos 145 civiles perdieron la vida y 375 casas quedaron totalmente destruidas bajo 45 toneladas de explosivos

FRANCK DOLOSOR - Lunes, 3 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:11h

El 27 de marzo de 1944, la aviación norteamericana bombardeó Biarritz y parte de Anglet, localidades ocupadas por las tropas nazis desde el año 1940. Ese trágico día perdieron la vida 145 personas, todas ellas civiles, entre ellos cuatro niños, y otras 25

El 27 de marzo de 1944, la aviación norteamericana bombardeó Biarritz y parte de Anglet, localidades ocupadas por las tropas nazis desde el año 1940. Ese trágico día perdieron la vida 145 personas, todas ellas civiles, entre ellos cuatro niños, y otras 250 personas resultaron heridas a consecuencia de las 45 toneladas de explosivos descargadas durante aproximadamente siete minutos, poco después de las dos de la tarde. (Foto: F. Dolosor)

Galería Noticia

El 27 de marzo de 1944, la aviación norteamericana bombardeó Biarritz y parte de Anglet, localidades ocupadas por las tropas nazis desde el año 1940. Ese trágico día perdieron la vida 145 personas, todas ellas civiles, entre ellos cuatro niños, y otras 25

BAIONA. Habían pasado solo siete años desde que Gernika y Durango fueran bombardeadas por la aviación alemana y nazi al servicio de Franco cuando otra localidad vasca se convirtió en blanco del terror desde el cielo. El 27 de marzo de 1944, el Ejército norteamericano bombardeó Biarritz y parte de Angelu, localidades ocupadas por los nazis desde 1940. Ese día 145 civiles perdieron la vida entre ellos cuatro niños y 250 personas resultaron heridas por la descarga de 45 toneladas de explosivos. Sin duda el día más trágico que sufrió el País Vasco continental durante la Segunda Guerra Mundial, y tan solo pocas semanas antes del desembarco en Normandía que puso fin a la ocupación nazi.

Las bombas destruyeron 375 casas y además, un número todavía desconocido de alemanes que ocupaban el hotel Angleterre de Biarritz también fallecieron. Ese mismo día los escuadrones aliados bombardearon también las ciudades de Pau, Mont-de-Marsan, Burdeos y La Rochelle en una misión cuyo objetivo era destruir las infraestructuras ocupadas por los nazis, entre ellas la pista del aeródromo de Parma, en Biarritz. Sin embargo, las condiciones meteorológicas en la costa labortana impidieron que el aeropuerto fuera destruido y jugaron en contra de la cercana localidad.

Según testigos de la época, el viento se llevó hacia la costa la columna de humo blanco que provocó un primer avión y la nube cubrió el cielo de Biarritz. Los 168 aviones que llegaron después, unos modernos aviones Liberator con gran carga ofensiva, lanzaron las bombas sin percatarse de que estaban sobre Biarritz. La prensa local habló al día siguiente de Masacre anglo-americana, mientras otro titular destacaba Los libertadores han sobrevolado Biarritz donde han provocado luto y destrucción. La prensa colaboracionista afirmó que la ciudad había sido víctima de un raid terrorista angloamericano.

TestimoniosAnastasia Bereau, cuyo hermano había muerto en marzo de 1942 en Alemania tras ser capturado por los nazis, fue testigo directo del bombardeo de Biarritz. Natural de la localidad navarra de Arantza, con 20 años se encargaba de cuidar y de enseñar euskera a los hijos de Marc Légasse, uno de los impulsores del nacionalismo vasco en Iparralde. "Desde la ventana veíamos caer muchas bombas, parecían huevos. El ruido era estremecedor y lo peor es que no sabíamos cuánto iba a durar ni si nos íbamos a librar de aquella tragedia" rememora Anastasia a sus 93 años.

Pese a haber perdido a su hermano de tan solo 27 años y padecer la ocupación de los nazis durante varios años, Anastasia no recuerda haber pasado hambre porque en los caseríos tenían de todo para alimentarse y en casa de la familia Légasse tampoco hubo penurias. "En casa de los Légasse había más personas de servicio que de la propia familia" asegura. El bombardeo provocó, en cambio, un caos y un pánico que rompieron con la relativa tranquilidad en la que vivían, según recuerda la anciana de Bortziriak.

Honorine Borthaire tampoco ha olvidado el día más negro de la guerra en tierras vascas. "Eran las dos y cuarto de la tarde y el bombardeo, que duró unos siete interminables minutos, me pilló mientras hacía compras" recuerda esta mujer de Senpere. "Trabajaba entonces en Uztaritze e íbamos hasta la costa en bicicleta, todo un lujo porque si no había que ir andando. Las sirenas dieron aviso pero no pudimos escapar, por lo que nos tiramos todos al suelo", evoca.

En la memoria del jeltzale zarauztarra Marcelo de Zarobe el bombardeo de Biarritz se sumó a las explosiones de las minas alemanas colocadas en la entrada del puerto de Baiona y, años antes, al recuerdo del bombardeo de Bilbao. Su familia, que huyó a Euskadi norte tras la victoria franquista, se vio envuelta en un conflicto todavía mayor. "El bombardeo fue una auténtica hecatombe", recuerda.

Refugiados"Cerca de casa había más guipuzcoanos y en una familia murieron la madre y las dos hijas. Personas que se bañaban en la playa del Port-Vieux también aparecieron sin vida. Tras el bombardeo desapareció el sol y se hizo de noche mientras la temperatura bajó diez grados. Era un silencio mortal y a los pocos minutos, al desaparecer el polvo, empezaron los gritos de los heridos y los movimientos de los bomberos que procedieron a recoger decenas de cadáveres".

Marcelo de Zarobe se acuerda de que la Kriegsmarine, la fuerza naval del tercer Reich, tenía decenas de cañones armados en toda la costa y que uno de ellos consiguió impactar a una bomba en el aire. Un piloto estadounidense, con el que posteriormente tuvo relación, recibió metralla de su propia bomba en el codo izquierdo y le salió por el hombro. "Las cuadrillas de aviones tenían kilometro y medio de ancho por kilometro y medio de largo". En toda la costa labortana, los ancianos no olvidan el miedo que pasaron durante el sangriento bombardeo de Biarritz.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902