Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Editorial

Golpe judicial en Venezuela

El TSJ culmina el proceso de anulación del legislativo por las estructuras del régimen de Maduro, pero no soluciona la lucha de legitimidades entre este y la oposición, que debería solventarse con elecciones

Sábado, 1 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:12h

La sentencia del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela que el jueves asumió las competencias de la Asamblea Nacional supone de facto la anulación del legislativo que, desde las elecciones de diciembre de 2016, contaba con mayoría (112 de 167 parlamentarios) de la Mesa de Unidad Nacional (MUD), opositora al presidente Nicolás Maduro. Supone el final de un largo proceso de deslegitimación del parlamento desde el poder judicial que el mismo TSJ había empezado ya en enero al declarar nulas todas las decisiones de la cámara bajo la acusación de desacato y que empezaba a culminar dos días antes, el martes, con una sentencia anterior que anulaba la inmunidad parlamentaria de los diputados y extendía de manera inusitada los poderes para legislar de Maduro. En definitiva, un golpe de Estado, en este caso judicial, que no debe extrañar en un país que apenas seis años después de su independencia en 1830 y solo con su segundo presidente ya sufrió el primer levantamiento, la llamada Revolución de las reformas, y que desde entonces y en poco más de un siglo, hasta la instauración de la democracia en 1958 con Rómulo Betancourt, soportó decenas de golpes o rebeliones (desde el Atentado al Congreso de 1848 al Golpe de los teniente coroneles de 1945), casi a uno por década. No en vano, el propio régimen de la República Bolivariana que se instaura con su última Constitución de 1999 es resultado del apoyo popular al líder de una doble intentona golpista en 1992, Hugo Chávez. Esa tradición política de polarización constante -con el único paréntesis, quizá, de las décadas de los 60 y 70-, los efectos de las desigualdades y la crisis y el intervencionismo de las estructuras de Estado copadas por el chavismo hacían, por tanto, predecible un resultado similar, con o sin intervención del ejército, que aún no es descartable, tras la victoria de Maduro en las presidenciales de 2013 frente a Capriles por apenas 235.000 de los catorce millones (80% del censo) de votos emitidos y el triunfo de la oposición en las legislativas de diciembre de 2016 por más de dos millones de los trece millones (74% del censo) de sufragios. Pero un régimen presidencial de base judicial no solventará esa lucha de legitimidades y tampoco lo haría la intervención del ejército o una rebelión opositora. Como apuntaba ayer el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, “de una dictadura se sale con elecciones”.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
    • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902