Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Media vida en la elite

haimar zubeldia, que cumple hoy 40 años, mantiene intacta su ilusión, la misma con la que debutó en profesionales en 1998

Un reportaje de Aitor Martínez Fotografía Ruben Plaza - Sábado, 1 de Abril de 2017 - Actualizado a las 06:13h

Haimar Zubeldia sostiene una pequeña tarta con dos velas que indican el número de años que cumple hoy.

Haimar Zubeldia sostiene una pequeña tarta con dos velas que indican el número de años que cumplió el pasado abril.

Galería Noticia

Haimar Zubeldia sostiene una pequeña tarta con dos velas que indican el número de años que cumple hoy.

los restos de la ilusión, del hambre por comerse el mundo cosido a unos pedales con el que irrumpió Haimar Zubeldia (Usurbil, 1-IV-1977) en el pelotón ciclista profesional en el ya lejano 1998, siguen muy vivos hoy, cuando cumple 40 años, media vida en la elite, inmerso en esa serpiente multicolor que semana tras semana, y cada vez son más por temporada, devora kilómetros y kilómetros por las carreteras de todo el mundo. Unos 600.000, algunos arriba o abajo, son los que lleva recorridos sobre su sillín el ciclista guipuzcoano ahora que está disputando su vigésima temporada entre los mejores. Afincado en Zarautz, no demasiado lejos de su Usurbil natal, repasa rápidamente y le salen, más o menos, en torno a 200 días fuera de casa. Esos en 2016, que serán prácticamente los mismos en 2017 y que tampoco han sido muchos menos en años anteriores. “Demasiados”, reflexiona, aunque no hay manera de que le deje de picar el gusanillo. Es la ilusión por su trabajo, por dar pedales, lo que le mantiene aún sobre la bicicleta.

No se marca fecha de caducidad, si bien intuye que esta no se dilatará mucho en el tiempo. “Cuando empecé no esperaba estar tanto tiempo. Ahora, voy año a año y la decisión la tomaré en el último instante, aunque no pudo ocultar que la idea de colgar la bicicleta ronda en mi cabeza”, se sincera Zubeldia, que soplará hoy las velas de su cuadragésimo cumpleaños antes de concentrarse mañana junto al resto de sus compañeros del Trek en Iruñea, de donde el lunes parte una nueva edición de la Vuelta al País Vasco. Reconoce también que tener tomada la decisión sería un error: “Soy consciente de que eso me haría cambiar y no daría lo mejor de mí. Mi cabeza se lo tomaría de otra manera y no respondería de igual manera”. Y él, tan metódico, tan cuidadoso, tan estudioso, no podría permitirse algo así. Supondría fallarse a sí mismo.

Para cuando llegue la hora, su adiós, barrunta ya algunas opciones que prefiere no desvelar. Todo a su debido tiempo. “No tengo nada decidido. Seguiré ligado al ciclismo en algún proyecto;es lo que me gustaría”. Menos gracia le haría “mantener el mismo ritmo” que ahora, aunque no le queda otra que rendirse a la evidencia: “En el fondo creo que un cambio radical en eso podría ser perjudicial. Al final, mi mujer y mis hijas me han conocido así, sobre la bicicleta y estando muchos días fuera de casa”.

Mientras tanto, sigue en el barro, más veterano y conocedor de sus límites, los que intenta minimizar para trabajar para su nuevo líder: Alberto Contador, a quien acompañará en su intento por volver a coronarse en el Tour allá por el mes de julio, y a quien guiará desde el lunes por las serpenteadas carreteras de Euskal Herria en su afán por romper la igualdad que mantiene con José Antonio González Linares, ganadores ambos de cuatro ediciones de la Vuelta al País Vasco.

Zubeldia, que ya sabe lo que es compartir equipo con Contador -defendieron los intereses del Astana en 2009, en aquel Tour en el que el de Pinto salió vencedor de su duelo particular con Lance Armstrong por ver quién era el líder de la formación kazaja-, afronta su llegada como un nuevo reto. Ilusiones renovadas. “Es un estímulo más, otro motivo por el que seguir dando pedales subido a la bici. Es verdad que ya con Bauke Mollema tenía un rol parecido el año pasado, pero Alberto te da más garantías. Mollema dio un gran nivel en 2016, aunque al final le sacaron del podio. Este año vamos a disputar el Tour hasta el final”, avanza.

Si bien sus funciones serán más o menos parecidas a las de las últimas campañas, el guipuzcoano, minucioso donde los haya, desvela que ha variado algunas particularidades de sus entrenamientos para tratar de pulir aquellas cuestiones en las que aún, y a pesar de sus 40 primaveras, tenía margen de mejora. “¡Por supuesto que se puede mejorar! Todo depende del entrenamiento”, enfatiza. “Por ejemplo, en mi caso, he hecho hincapié con el preparador del equipo en los inicios de los puertos. Mi principal función será llevar a Contador bien situado y estar a su lado en el comienzo de los puertos, cuando se dan los primeros cambios de ritmo. Yo nunca he sido muy explosivo, pero he notado mejoría”, asegura.

aprendizaje continuoPrecisamente, uno de los secretos de su longevidad -“somos pocos los que tenemos 40 años y seguimos, pero algunos ya quedamos”, apunta-, está en su meticulosidad, en el aprendizaje continuo que ha vivido a lo largo de su carrera deportiva. Pequeños detalles, si;pero necesarios para alargar la vida de un deportista de elite. “Siempre he estado interesado en las novedades que iban surgiendo”, admite. “El funcionamiento del ciclismo sigue siendo el mismo: dar pedales, pero han cambiado muchas cosas”. Además de la alimentación, mucho más cuidada y estudiada que hace algunos años, la biomecánica, con sus vatios y números, ha supuesto una gran evolución. “Ha habido una evolución y todo es adaptarse a las novedades. Aunque en mi caso siempre he estado interesado en las innovaciones y dispuesto a probarlas. Nunca se termina de aprender”, reflexiona.

La que se entiende como una bonita trayectoria ciclista, de la que estar, sin duda, orgulloso, sin grandes victorias pero sí con enormes resultados, como haber sido Top10 en el Tour de Francia en cinco ocasiones (5º en 2002;8º en 2006;4º en 2007;6 en 2012 y 8º en 2014), vivió un delicado momento a finales marzo de 2012, mientras se entrenaba en Gran Canaria. Se le disparó el pulso. Voló a casa casi de inmediato, visitó a Andrés Bodegas, especialista en la materia y el diagnóstico fue claro: una arritmia. “Fue un asunto del corazón. Los médicos lo llaman fibrilación auricular persistente (FAP), pero es lo que toda la vida se ha conocido como arritmia”, desvelaría a El Paísmeses después, tras la penúltima etapa del Tour de ese mismo año, en el que obtuvo un meritorio sexto puesto.

Entonces, Zubeldia, que corría para RadioShack, su tercer equipo en la elite tras despuntar en Euskaltel (1998-2008) y su efímero paso por Astana (2009), temió que aquello pudiera ser el final. “Es lo peor que me ha pasado junto a las lesiones, aunque tal vez lo de la arritmia fue más duro porque pudo haber supuesto el final. Estuve un tiempo parado, como cuatro semanas de reposo, y todo dependía de los resultados del holter que llevé durante 48 horas”, rememora. Superó el examen, el más duro de su carrera, el que pudo haber sido el último, el que le obligara a colgar la bici. El anticoagulante y los medicamentos contra la arritmia que le recetó el especialista Bodegas dio sus frutos. Todo salió a pedir de boca y rindió a un gran nivel en la ronda gala. “El descanso me vino muy bien”, señala.

Ahora, mientras sigue disfrutando de su media vida en la elite, de su cuarto equipo -¿el último?-, el Trek, sopla las velas de su 40 cumpleaños con la ilusión de un chaval que sale junto a su grupeta cada mañana, llueva, nieve o haga sol, como hace 19 años, cuando debutó con Euskaltel, la añorada escuadra naranja.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902