Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Tribuna abierta

Dime si eres capaz de contar las nubes y hacer que llueva

Por Txema Montero - Viernes, 31 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:12h

tribuna abierta

Galería Noticia

tribuna abierta

Apunto de atravesar la puerta de salida de La Moncloa, José Luis Rodríguez Zapatero, henchido de proyectos bucólicos, dijo aquello de que se retiraría a una casa de campo en León para contar nubes. La realidad ha sido más generosa: Zapatero cobra como letrado del Consejo de Estado, interviene como mediador internacional en Venezuela, opina sobre esto y lo otro e impulsa la candidatura de Susana Díaz como secretaria general del PSOE. En esa última encomienda, coincide, hace piña diríamos, con otras caras surcadas por el tiempo: Felipe González, Alfonso Guerra, Alfredo Pérez Rubalcaba y José Bono. Todos ellos tienen en común haber sido dirigentes socialistas y haberse enfrentado entre sí en sus respectivos tiempos políticos.

Con mucha fanfarria, el pasado domingo entronizaron a la dirigente andaluza en una ceremonia con tales dosis de devoción que parecía que no se hubieran extinguido las ondas de la monarquía absoluta. La candidata, a veces se refieren a ella por lo bajini comoLa Sultana, aceptó la ofrenda, que ella prefiere llamar presentación de su candidatura, y lo hizo con ademán negligente, que viene del término nec-legens: quien no tiene costumbre de leer. Su discurso, calificando su eventual liderazgo como “PSOE al 100%”, recaba para sí misma la fidelidad con la sigla histórica, la autenticidad de su compromiso socialista y la exclusividad de su ideario. Tanta trompetería anuncia un combate como los que se dan en alta mar que persiguen como único objetivo la aniquilación del enemigo. No creo que haya un debate interno entre los tres candidatos, sino otra cosa bien distinta, un conflicto sin resolución, con la liquidación política del oponente.

Ocurre que las tribulaciones del PSOE superan el ámbito de la política española. La clásica ecuación liberal entre instituciones democráticas y progreso económico comienza a diluirse. En Europa, existe una ola de creciente irrelevancia de los ideales del imperio de la ley y el proceso parlamentario. La política es observada con impaciente desesperación por los perdedores de la crisis: clase obrera, clases medias y jóvenes sin futuro, que califican la actividad institucional como una masa de mentiras, evasivas, estupidez y creciente odio. Esquizofrenia presupuestaria aparte, porque, por ejemplo, esa Europa comunitaria de la austeridad echa a perder 39 millones de toneladas de alimentos anuales. 179 kilos por persona y año.

El PSOE, la socialdemocracia europea en su conjunto, no ha sido capaz de infundir esperanzas en los desesperanzados, de nutrirse de sus decepciones. Mucho menos de practicar la recomendación que Pablo hacía a las primeras comunidades de creyentes: “Haceros miembros los unos de los otros” (I Corintios, 12);lo que hoy llamaríamos empatizar.

El PSOE se encuentra en su laberinto. Debe decidir entre identificarse con su propia historia, posición sostenida por Susana Díaz, o el más difícil todavía de Pedro Sánchez: convertirse en lo que debería ser

En ese ambiente, Pedro Sánchez está adquiriendo un halo de tragedia sacrificial. Irreverente, indócil, magnánimo y ni por asomo obsequioso, apela a unas bases que, al votar por alguien de quien se ha comprobado que es incapaz de ganar unas elecciones, pueden acabar dando munición al enemigo. Pedro Sánchez lo arriesga todo en este envite y con tal gallardía sobrevivirá a su manera porque la pureza es otra forma de supervivencia, algo que odian los supervivientes arribistas.

Contar nubes y hacer que llueva verdad. Ninguno de los tres candidatos parece dispuesto a afrontar la autocrítica partidaria, esa lluvia salvífica que todo lo lava. Pronostico que, sin claras referencias ideológicas, el PSOE acabará definiéndose como español y demócrata, lema asumible por los partidos que se califican de constitucionalistas, o sea, oscuridad en la que todos los gatos -PP, PSOE y Ciudadanos- son pardos. Ese arrumbamiento de sus principios no augura nada bueno para un PSOE que sí tiene dónde mirarse. Me refiero a socialistas históricos excepcionales como Pablo Iglesias, Ramón Rubial, Julián Besteiro y tantos que mostraron de un modo sencillo cómo podría haber sido.

Stephen Spender, reconocido poeta británico, autodefinido socialista crítico con el comunismo, brigadista internacional y nombrado luego sir por la reina Isabel II, recordó en un poema sobre la Guerra Civil la inmensa humanidad de Los verdaderamente grandes:

“Cerca de la nieve, cerca del sol, en los prados más altos, / ved festejados estos nombres por la hierba ondeante / y por los banderines de blancas nubes / y por los susurros del viento en el atento cielo.

Los nombres de aquellos que, en vida, lucharon por la vida, /que en su corazón llevaron el foco del fuego. / Del sol nacidos, breve fue su viaje hacia el sol, /y dejaron en el aire vívido la firma de su honor”.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902