Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
divorcio

Primer choque entre el Reino Unido y la Unión Europea en la negociación del ‘brexit’

Desde el continente advierten de que no habrá una nueva relación con Gran Bretaña hasta que no culminen el ‘brexit’

Rita Álvarez Tudela - Jueves, 30 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:13h

Un londinense observa, sentado en un pub, la entrega de la carta con la que el Reino Unido pide formalmente su salida de la UE.

Un londinense observa, sentado en un pub, la entrega de la carta con la que el Reino Unido pide formalmente su salida de la UE.

Galería Noticia

Un londinense observa, sentado en un pub, la entrega de la carta con la que el Reino Unido pide formalmente su salida de la UE.Miembros del UKIP brindan por el 'brexit'.

LONDRES. El embajador británico en Bruselas, Tim Barrow, entregó finalmente ayer la carta de seis páginas escrita por la primera ministra británica, Theresa May, al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, con la que Reino Unido invoca el artículo 50 del Tratado de Lisboa para poner punto y final a su presencia dentro de la Unión Europea. La reacción de Angela Merkel a la carta ha sido contundente, negando la posibilidad de negociar la relación futura del Reino Unido con la UE antes de aclarar los términos del divorcio. La canciller alemana ha contestado que “primero uno, y luego otro”.

La carta de May señala que: “Deberíamos comenzar negociaciones técnicas sobre áreas políticas tan pronto como sea posible, pero deberíamos dar prioridad a los desafíos más importantes”, explica la carta, en la que recalca que abandonar la UE no significa rechazar los valores que comparten con sus compañeros europeos y que no es un intento de hacer daño a la UE ni a ninguno de los restantes estados miembros. Por el contrario, el Reino Unido quiere que la UE “triunfe y prospere”, aunque sin formar parte de ella.

En la carta no hubo sorpresas y utiliza una vez más la famosa muletilla utilizada por los políticos favorables al brexit: “nos vamos de la UE, pero no dejamos Europa”. May apela a que la salida sea “justa y ordenada y con la menor perturbación posible para cada una de las partes”. De hecho, llama a encontrar puntos en común en los que seguir trabajando, como por ejemplo las amenazas de la seguridad. La primera ministra no tardó en recibir contestación. Desde el continente advertían a Londres de que no habrá una nueva relación hasta que se culmine la salida de la UE.

Desde 1973, la relación entre el Reino Unido y la llamada entonces Comunidad Económica Europea (CEE) nunca ha sido un camino de rosas. No sorprende así que entre los principales temas de la carta esté la llamada a que el diálogo sea de “manera constructiva y respetuosa, con un espíritu de sincera cooperación”. May indica que Reino Unido entiende que las “libertades del mercado único son indivisibles” y apunta a que sus ciudadanos entienden que “habrá consecuencias” con su salida de la UE.

La primera ministra no obvia la “complejidad de las negociaciones”, punto en el que menciona el futuro de los tres millones de ciudadanos europeos que viven en el Reino Unido y la reciprocidad con los británicos que viven en otros puntos de la UE. Sin ir más lejos, unos 400.000 en el conjunto del Estado español, por lo que se marca como objetivo “llegar pronto a un acuerdo sobre sus derechos”. Londres pone la mirada en asegurar un “acuerdo amplio”, en el que se afiance la alianza profunda y especial entre el Reino Unido y los países del bloque común. “Deberíamos trabajar juntos para minimizar las alteraciones y dar la máxima certeza posible”, añade en el escrito. La carta tampoco se olvida de las empresas y empresarios en ambos lados de la negociación. El Reino Unido también propone un acuerdo de libre comercio “valiente y ambicioso”. Llama así a un periodo de implementación que permita “un ajuste suave y ordenado”.

estatus especial para irlandaEl caso de Irlanda y la importancia del proceso de paz en Irlanda del Norte son mencionados en la carta y la necesidad de que este no se ponga en peligro. Así, destaca cómo Irlanda es el único país de la UE con una frontera con el Reino Unido, por lo que quiere que se mantenga la zona de frontera abierta entre los dos.

May aprovechó su intervención en el Parlamento británico para defender que su Gobierno actúa respetando “la voluntad democrática del pueblo británico” y respetando el resultado del referéndum. El proceso de dos años de negociaciones está ahora en marcha. Un momento histórico para el que según la conservadora “no puede haber vuelta atrás”. Promete que a partir de ahora, Reino Unido va a tomar sus propias decisiones y hacer sus propias leyes. “Vamos a tomar el control de las cosas que más nos importan. Y vamos a aprovechar esta oportunidad para construir un Reino Unido más fuerte y más justo”, aclaró la primera ministra, parafraseando las frases utilizadas por los defensores de la salida del bloque común. En teoría, salir de la UE significará que las leyes se harán de nuevo en Westminster, Edimburgo, Cardiff y Belfast. Y esas leyes serán interpretadas por los jueces en suelo británico, pero no en Luxemburgo.

May no dudó en reconocer a los diputados que el de ayer fue uno de los “grandes puntos de inflexión en nuestra historia nacional” y definió la tarea que tiene ahora por delante como “demasiado grande”.

En palabras de la primera ministra, la actitud correcta ahora es la de esperar con optimismo y esperanza al futuro. Así, apeló una vez más a la seguridad que Londres proporcionará para que las empresas, el sector público y todos los demás tengan claridad a medida que se avanza en el proceso.

Desde la oposición el líder del laborismo, Jeremy Corbyn, dijo que no alcanzar un acuerdo con Bruselas sería “un fracaso nacional de proporciones históricas”. El laborista dijo que este debería reflejar las necesidades de toda la nación y no sólo el de los diputados favorables a la salida del bloque común y conocidos como brexiteers. “Si la primera ministra quiere unir al país como ella dice que pretende hacer, el Gobierno tiene que escuchar, consultar y representar a todo el país, no sólo los ideólogos de la línea dura de los conservadores”, le reprochó, advirtiéndole de que por el momento ésta amenaza con llevar al país por un camino “imprudente y perjudicial”.

En un tono más festivo estaba el eurodiputado del eurófobo Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP) Nigel Farage, quien afirmó que el brexit no es un “incidente aislado” y que le gustaría “ver cómo se rompe” la UE.

No tan optimista fue el ministro de Economía y Hacienda británico, Philip Hammond, quien aseguró que Londres acepta que habrá consecuencias a raíz de la decisión de no seguir siendo miembro del mercado único de la UE.

La canciller alemana, Angela Merkel, tras conocer el texto de la carta de Theresa May ha endurecido su actitud, negando la posibilidad de negociar al mismo tiempo los términos de la despedida del Reino Unido y la negociación de la futura relación que mantendrá con Europa. Merkel expuso una línea de dureza, asegurando que primero una cosa y luego la otra.

“Las negociaciones”, dijo, “deben primero aclarar cómo vamos a deshacer nuestros vínculos actuales y solo cuando esta cuestión quede resuelta, podremos hablar de nuestra relación futura”.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902