Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Un ertzaina declara que el asesino de Uria fue el que mató a Carrasco

Los dos acusados por el asesinato del empresario en 2008 se niegan a declarar ante el tribunal

Miércoles, 29 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 08:23h

La Audiencia Nacional inició ayer el juicio de Beñat Aginagalde y Joanes Larretxea

La Audiencia Nacional inició ayer el juicio de Beñat Aginagalde y Joanes Larretxea (EFE)

Galería Noticia

La Audiencia Nacional inició ayer el juicio de Beñat Aginagalde y Joanes Larretxea

Donostia- Un ertzaina declaró ayer en el juicio de dos miembros de ETA que el autor material del asesinato del empresario vasco Inaxio Uria en Azpeitia el 3 de diciembre de 2008 es Beñat Aginagalde, que en marzo de ese mismo año también mató al concejal del PSE Isaías Carrasco en Arrasate.

La Audiencia Nacional inició ayer el juicio de Beñat Aginagalde y Joanes Larretxea, ambos detenidos en Francia entre 2009 y 2010, el primero de los cuales ya fue condenado en España a 32 años de prisión por el asesinato de Isaías Carrasco el 7 de marzo de 2008, mientras que al segundo le fue impuesta en el país galo una pena de seis años de cárcel por integración en la organización armada. “No voy a declarar. No voy a hacer ningún tipo de declaración”, se limitó a decir Aginagalde ante el tribunal, al igual que Larretxea, que hizo su declaración en euskera.

El fiscal pide para cada uno de ellos 60 años y siete meses de cárcel por integración en organización terrorista, asesinato terrorista, detención ilegal, robo de vehículo y daños terroristas. Además la Audiencia Nacional reclama que ambos, junto al ya condenado Manex Castro, indemnicen con 160.000 euros a la viuda, con 40.000 euros a cuatro hijos y con 80.000 euros a otra hija.

El ertzaina que instruyó el atestado del asesinato, cometido de tres disparos en la cabeza, y el informe de inteligencia del comando que lo ejecutó testificó ayer ante el tribunal y declaró que el autor material fue Beñat Aginagalde porque, según la prueba testifical que recabaron, los disparos los realizó un varón de unos 1,85 metros de estatura que en el momento del atentado llevaba una barba postiza y una pistola.

También declaró un testigo protegido que presenció los hechos: “El día 3 de diciembre estaba conduciendo parado en un semáforo en la avenida de Loiola de Azpeitia y escuché tres detonaciones, me giré para atrás y vi a una persona que parecía que llevaba una barba postiza con una pistola en la mano, que se la guardaba y se metía en la parte delantera derecha de un Alfa Romeo”, en referencia al coche que utilizaron los presuntos asesinos para desplazarse antes y después del atentado.

Ese coche fue previamente robado por Castro, junto con el liberado Iurgi Garitagoitia y Urraiz Errazkin, en un parking tras encañonar a su propietario. Luego lo introdujeron en el maletero del Volvo en el que ellos se habían desplazado y lo trasladaron a otro punto de Itziar, cerca de Deba. El dueño del Alfa Romeo también testificó ayer y recordó que, tras sustraerle su vehículo en Deba, le metieron en la parte trasera de otro turismo.

seguimientoPor otra parte, el ertzaina relató que posteriormente al atentado los investigadores vieron a Manex Castro y a Beñat Aginagalde salir en un muy corto espacio de tiempo de un piso de Hernani y cómo el primero arrojó una bolsa de basura a un contenedor. Añadió que los agentes la recuperaron y tras analizarla vieron que contenía componentes similares a los usados en la colocación de dos bombas trampa contra la Ertzaintza en febrero de ese mismo año en Hernani.

El testigo agregó que además contenía etiquetas de ETA y restos de polvo de aluminio y de dos teléfonos móviles con el ADN de Manex Castro y que en la basura se encontró también ADN de Beñat Aginagalde. Apostilló que esos dos teléfonos interactuaron en la víspera y el día del atentado contra Inaxio Uria.

Otro ertzaina, que era uno de los agentes que vigilaba el piso de Hernani, recordó ante el tribunal que, cuando salió, Aginagalde adoptó muchas precauciones mirando a todos los lados.

Según el fiscal, Aginagalde y Larretxea se dirigieron en el Alfa Romeo a Azpeitia. Sobre las 13.05 horas del 3 de diciembre de 2008, en las inmediaciones de la empresa Altuna y Uria, vieron a la víctima y “uno de ellos”, disfrazado con una barba postiza, se bajó del coche. Cruzó la avenida, se acercó a la víctima, que se incorporaba en ese momento del asiento de su coche estacionado en la acera, y le disparó a bocajarro tres tiros en la cabeza que acabaron con su vida.

Después todos huyeron hasta el lugar en el que habían dejado al secuestrado con los otros dos miembros de ETA. Incendiaron con gasolina el Alfa Romeo para borrar huellas y regresaron a Andoain para devolver el Volvo a un amigo de Aginagalde. Al propietario del coche le dejaron antes en una cabaña hasta que logró desatarse, llegar a un polígono y llamar a la Ertzain-tza. El atentado fue reivindicado por ETA en el diario Gara “por la responsabilidad asumida” por Uria en la construcción del TAV. - E.P.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902