Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Desde la Avenida de Tolosa

Los cuatro evangelistas

Por Adolfo Roldán - Lunes, 27 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Susana Díaz se exhibió ayer en Madrid, congregando a más de 5.000 personas entre las que destacaban casi todo el establishment del PSOE, casi todos sus referentes históricos, y muchos de sus adversarios políticos hasta hace tres años. Pero los más destacados, los que ocupaban silla en primera fila, eran los cuatro evangelistas: Felipe González, José Luis Rodríguez Zapatero, Alfonso Guerra y Alfredo Pérez Rubalcaba. Los otros, Corcuera, José Bono, Eduardo Madina, Matilde Fernández, Carme Chacón, Fernández Vara, García Page, Javier Lambán, y Ximo Puig no pasaban de la categoría de teloneros. En los exteriores de Ifema, de Madrid, aseguran que había más autocares que en un derbi madrileño. Susana Díaz se hizo esperar, pero llegó triunfante en su calidad de una y trina (presidenta de la Junta, secretaria general del PSOE-A y candidata a las primarias del PSOE). En su discurso anunció su apuesta, cacareada durante semanas, asegurando que lo hacía “para que el PSOE vuelva a ganar las elecciones y vuelva a liderar este país”. Un zasca contra Pedro Sánchez, maldad aplaudida a rabiar, paradójicamente, por los cuatro evangelistas, que tal vez por el alzhéimer han olvidado sus propias derrotas. Les seré sincero, no sé si la presencia y los testimonios de los cuatro evangelistas suman o restan a la candidatura de Susana Díaz. El tiempo (no olvidemos que ya es primavera) lo dirá. A mí el evangelista que más me seduce es Mateo (Rodríguez Zapatero) que fue el auténtico cronista de la Resurrección de Jesús en su capítulo 27 y siguientes. José Luis me alucina, porque fue el apestado del partido, el innombrable, al que los dirigentes que ayer se sentaron a su lado ignoraron. Ahora apoya a Díaz, olvidando que dejó a Pedro Sánchez un marrón que abrió las puertas de la Moncloa a Rajoy. Reconozco que Susana hizo ayer una admirable terapia de grupo, y que todos salieron eufóricos, Pero ya lo dijo Demóstenes y el teólogo Charles Farah: “El poder de la mente humana para engañarse a sí misma parece infinito”.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902