Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Editorial

Los talantes del PP vasco

Actitudes como su disposición a facilitar los presupuestos o el giro sobre la dispersión si ETA se disuelve pueden sacar a los ‘populares’ de la irrelevancia, pero aún deben superar muchas inercias

Domingo, 26 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El Partido Popular del País Vasco obtuvo en las últimas elecciones al Parlamento de Gasteiz -las primeras bajo el liderazgo y la candidatura de Alfonso Alonso- algo más de 107.000 votos y una representación de nueve escaños, constituyéndose en la última fuerza política de la Cámara. El resultado fue celebrado como un gran triunfo por parte de los líderes populares, pese a que la formación quedaba muy lejos de los votos y escaños obtenidos en contiendas anteriores -en especial las de 2001, donde obtuvo casi 327.000 sufragios y 19 parlamentarios, más del doble que ahora, siendo la segunda fuerza del país-, perdía más de 20.000 votos respecto a cuatro años antes y quedaba prácticamente al nivel de 1990. Pese a ello, los populares han sabido rentabilizar en los últimos tiempos sus escasos recursos institucionales merced a su disposición a facilitar la aprobación de los presupuestos del Gobierno Vasco, una oportunidad de oro que les ha brindado la posición negativa y obstruccionista planteada tanto por Elkarrekin Podemos, desde el inicio, como por EH Bildu después, tras plegarse a obedecer las órdenes del líder de ELA, Txiki Muñoz. Está por ver, en cualquier caso, si este compromiso con las cuentas puede ir más allá. Lo que sí parece desprenderse de las declaraciones y decisiones de los últimos días es un cierto intento de cambio de actitud en el PP vasco. No tiene muchas más opciones si quiere frenar su hasta ahora vertiginosa caída hacia la irrelevancia política en Euskadi. No cabe duda de que la posición del PP en el Estado, en situación de minoría y con necesidad también de apoyos, tiene que ver con este nuevo talante de la formación de Alfonso Alonso, que pretende casar esta predisposición para ganar influencia con sus clásicas posiciones de firmeza e inflexibilidad en algunos campos. El ejemplo del propio Alonso calificando al lehendakari, Iñigo Urkullu, de “portavoz de ETA” -episodio zanjado tras un intercambio de mensajes- es ilustrativo de que hay aún ciertas conductas muy interiorizadas y que el PP debe superar. En este sentido, las palabras de la nueva número dos, Amaya Fernández, en las que admite el posible fin de la dispersión de presos en el caso de que ETA se disuelva tras su próximo desarme vienen a corroborar esta ambivalencia. La duda es si estas nuevas posiciones irán más allá y lograrán vencer décadas de inercias estériles.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902