Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Cartas a la Dirección

La neutralización política de ELA en los 70. Algunas puntualizaciones a Germán Kortabarria

Idoia Estornés Zubizarreta - Domingo, 26 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:10h

1. La “visita”. El título alude la reintroducción de la interpretación marxiana en Euskadi en los años 60. ELA-Berri reverdeció el sindicato histórico de la mano de jóvenes francófonos (Iñaki Aguinaga, Ayestarán y otros). He querido acercarme a lo que fue el Franquismo, enfocar el papel resistente de intelectuales y obreros. He tratado de alojar todo ello en contextos (España, Portugal, Bélgica, Francia, Irlanda, Italia) en los que la conjunción católico-marxista fue un hecho.

2. Echar mano del PNV no fue echarse en brazos de él. Escribe K: “Para Estornés, el reentronque con la legitimidad histórica (…) habría supuesto la “neutralización política” del grupo, que se habría echado en brazos del PNV”.

No, no es eso. Escribo que, con la democracia en puertas, ELA unificada “delegó en el nacionalismo mejor situado (el valor refugio PNV), reservándose un papel específico, complementario”, p. 192. “Tras abortar toda posibilidad de un partido (socialista) paralelo, solo le cabía echar mano del dividido PNV, que bien podía optar por apoyar en el futuro a ELA-Askatuta, según su momento y conveniencia. Era una difícil independencia de clase”, p. 198. “Pero, en 1975-76 la conexión Loyola había funcionado;Etxeberria aligeraba el campo de concurrentes al PNV mediante el acuerdo, no expreso pero evidente, con los veteranos (…). Era natural que Arzalluz (ex jesuita nacido en Azkoitia), enfrentado a Ormaza, apoyara a su vez a Etxeberria (un Bengoa, de Azpeitia) y viceversa”, p. 204.

3 Pragmatismo y eficacia de Etxeberria. Escribe K: “El balance que arroja el “pragmatismo” -que no dudo en calificar de brillante- de Alfonso Etxeberria fue la recomposición de la unidad orgánica (1975), la refundación del sindicato sobre nuevas referencias ideológicas y organizativas y su control por los nuevos cuadros (1976)”.

Y así lo sostengo en mi libro: “ELA-STV, desarbolada tras la contienda civil, resucitada en tantas ocasiones, dispersos y añosos los supervivientes de sus cuarenta mil afiliados de preguerra, tuvo que enfrentarse -sus viejos y sus jóvenes militantes- a una situación trepidante mientras fusionaba cimientos, cambiaba estructuras y sentaba las bases de un rodaje moderno”. Un trabajo colosal en el que “el grupo Bengoa-Etxeberria no quiso riesgos, supo moverse con mayor eficiencia en la realidad sociológica del momento”, p. 192.

4 La posterior política de ELA. Sin embargo después, “libre de los frenos estratégicos del pasado, del pragmatismo de 1976, la tendencia frentista, interclasista, se abrió paso en los 90”, p. 218. Es lo que llama Kortabarria la “fase de mayor compromiso político (…) con cuya orientación la autora está en radical desacuerdo”. Cierto, en total desacuerdo. Porque en ese momento, con quienes no querían cortar con ETA, no se podía erigir un frente solidario.

Pero esta es otra historia;Karl Marx, vuelto a Londres, ya ni se acordaba de Loyola.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902