Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Eusebio Sacristán Entrenador de la Real

“Si los guipuzcoanos son los mejores en la cocina, ¿por qué no en el fútbol?

Eusebio gana en las distancias cortas. Sorprende que no lo explote más. El vallisoletano analiza las claves del equipo y de su juego en esta primera entrega de la entrevista...

Mikel Recalde - Sábado, 25 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:12h

El entrenador de la Real, Eusebio Sacristán, posa en las instalaciones de Zubieta.

(I.A)

Galería Noticia

El entrenador de la Real, Eusebio Sacristán, posa en las instalaciones de Zubieta.

donostia- Minuto y resultado.

-La valoración es positiva. Estamos contentos de cómo están marchando las cosas, con el punto que hemos conseguido a nivel de juego, el rendimiento que están ofreciendo los jugadores a nivel individual y la respuesta que está dando nuestra afición ante lo que estamos proponiendo. En líneas generales, todo muy positivo. Quedan dos meses muy importantes por delante en los que hay que continuar en la línea en la que estamos, tratar de mejorar, y que con el último empujón podamos conseguir los frutos del trabajo hecho hasta ahora.

¿Se está deshinchando el equipo?

-No lo creo. El equipo ha competido bien, más allá de que haya habido partidos en los que se nos haya escapado el resultado en los minutos finales. Venimos de dos últimas derrotas, pero el equipo compite bien en todos los choques. No hemos dado nunca la sensación de estar cayendo. Sí que es cierto que los últimos resultados no han sido lo buenos que estaban siendo, pero veníamos de ganar tres partidos fuera de casa con la dificultad que eso tiene. Hicimos siete de nueve hasta el partido del Alavés. La sensación que ha transmitido en muchos partidos ha sido de una gran solvencia, de una superioridad con respecto a los rivales y los partidos que hemos ganado han sido porque hemos hecho muchas cosas bien.

¿Confía en que va a volver la mejor Real para el sprint final?

-Vamos a trabajar para alcanzar nuestro mejor nivel. Sabemos que es un momento importante y tenemos que seguir centrados en el día a día, preparar el siguiente partido y ser conscientes de que todo lo que vayamos a conseguir va a depender de cómo hagamos las cosas nosotros. Eso lo tenemos claro. Tenemos que conseguir ofrecer un muy buen nivel los últimos diez partidos que es cuando se decide todo.

Dijo en Vitoria “algo pasa y no sabemos lo que es”. ¿Preocupado?

-Siempre que analizo pienso que cuando te llegan resultados positivos es un síntoma de todas las cosas que estás haciendo bien;cuando te llega uno negativo tienes que analizar por qué se producen. El análisis que hago cada semana de lo que pasa en el equipo y las cosas que podemos encontrar que tenemos que mejorar. Lo normal.

¿Orgulloso de su obra?

“Siempre he pensado que nuestros jugadores no tienen nada que envidiar a los del resto de los adversarios”

-Estoy contento del punto que hemos conseguido y el punto al que hemos llegado como equipo. Un punto en el que los jugadores están a gusto, están cómodos, están contentos por cómo estamos jugando. Esa es la mayor satisfacción, ver que acaban los partidos satisfechos, que se han divertido, han sacado lo mejor de sí y que eso, además, nos ha dado para ganar los partidos. Muchos de ellos, con solvencia, con superioridad en relación a los contrarios. Eso me hace sentir muy bien. Ver que los aficionados están contentos en Anoeta por el juego o cuando ve los partidos por televisión, que se sienta orgulloso de ese equipo es muy bonito y una satisfacción. Estoy contento con cómo van las cosas pero sé que es una carrera de fondo en la que hay que perseverar para que con el tiempo todas estas sensaciones positivas tengan su momento de confirmación.

El estilo ya es innegociable.

-Quizá los jugadores no se conocían como equipo, lo que podían ser capaces de dar juntos. Yo sí que vi el potencial cuando llegué. Tenía mi idea de fútbol, la había puesto en práctica en Barcelona con chavales de 19,20,21 años. Yo sabía que este estilo de juego les iba bien a estos futbolistas técnicamente buenos y con capacidad para tomar buenas decisiones. Cuando vengo aquí, comparo a los jugadores que tenía en el Barça B y los que tengo aquí, y veo que son de ese mismo perfil, pero, además, los de aquí son más maduros y consolidados. Allí habíamos conseguido jugar de esa manera y veía que aquí si lo conseguíamos podían dar lo mejor de sí y lo que tienen es mucho. Me ha tocado ir convenciéndoles de que, de esta manera, si llegábamos a ejecutarlo bien no solo iban a sacar lo mejor de sí mismos sino que eso nos iba a permitir jugar bien y ganar. Ha sido un proceso. No quería cambiar de repente.

Pero la temporada pasada y en pretemporada no jugaba así.

-Empezamos a trabajar más conceptos ofensivos, pero nos faltaba el que eso funcionase de manera efectiva y mientras llegaba esa efectividad que no entrasen las dudas. Había que ir dando rienda suelta a esa evolución y que ellos fuesen creyendo. Porque si se producía un momento dudas de así no, de vámonos para atrás, corríamos riesgo de que no pudiésemos ir hacia adelante. Necesitábamos ponerlo en práctica y que llegase un momento en que nos diésemos cuenta de que ya no había vuelta atrás...

¿Hubo un día en el que percibió que encajaban todas las piezas?

-Ante Las Palmas en Anoeta me doy cuenta de que ese es el camino que quiero seguir, de que es cómo quiero que juegue mi equipo. En cambio, el día de San Mamés vamos a ejecutar nuestra propuesta pero nos encontramos con las dificultades que nos pone un equipo que hace muy bien la presión. Pero en ese momento repites: No hay vuelta atrás.

La Real lleva tiempo lejos del estereotipo clásico de fútbol y jugadores vascos...

-No conocía muy bien su espíritu, su mentalidad. El guipuzcoano se siente orgulloso de hacer las cosas bien y de que las cosas sean brillante. Sois una sociedad brillante en muchas cosas, no hay más que ver el mundo de la cocina. Al guipuzcoano le gusta que su equipo sea brillante. Sois de buen paladar. En ese sentido da gusto porque yo estoy encantado de que al guipuzcoano, al aficionado de la Real, le guste que le ofrezcamos cosas brillantes y espectáculo, acompañado de resultados. Está claro. Pero el que valoren positivamente una propuesta atractiva es reconfortante.

En agosto, en Leverkusen, tras el baño sufrido, le digo que va a luchar por ser cuarto y no me cree...

“Al guipuzcoano le gusta que su equipo sea brillante, y es reconfortante que valore una propuesta atractiva”

-Tenía ilusión por la temporada. Lo que nos evidenció aquel partido es que era un rival de los mejores de Europa que estaba dos o tres pasos por delante de nosotros. Me quedó la idea de que había trabajo por delante. Pero de todo eso aprendimos y aquel partido nos sirvió para crecer. Siempre he pensado que nuestros jugadores no tienen nada que envidiar a jugadores de otros equipos, porque atesoran mucho talento, pero había que conseguir que creyesen en esta manera de jugar y siendo protagonistas, tomando la iniciativa... Podíamos llegar a competir con esos equipos que ese recorrido ya lo tenían muy avanzado. Me puso en la idea de que nos quedaba mucho trabajo por delante pero la satisfacción ahora es que hemos recorrido un camino bastante bueno.

¿Está convencido de que lo mejor está por llegar?

-Desde luego. Ahora mismo estoy convencido de que nuestro enfrentamiento a Leverkusen sería de más igualdad. Tenemos bastante margen de mejora. Nuestro funcionamiento, en la medida en que se vaya desarrollando, asentando y viviendo diferentes situaciones, y la experiencia harán que los jugadores sepan afrontar mejor las situaciones que les vengan por delante.

¿Le ha sorprendido el nivel de la factoría de Zubieta?

-Sí, la calidad de los jugadores. De mucho talento, competitivos y con una inteligencia futbolística grande. En el Barça cuentan con una cantera importante pero tienen jugadores de otras provincias. Aquí encuentro que sois una sociedad disciplinada, ordenada, con valores que son muy positivos, respetuosos, con espíritu de sacrificio... Eso hace que los jugadores lleguen muy bien preparados. Luego está el punto ese de que creáis en esos potenciales que tenéis.

¿No se esperaba el nivel de exigencia de la Real y su entorno?

-A medida que ha pasado el tiempo, he ido descubriendo que sois una afición y un club de un gran prestigio, de una gran historia y que sois una sociedad que os gusta hacer las cosas muy bien y ser los mejores en lo que hacéis. No sois nada conformistas, al contrario, queréis destacar en lo que hacéis y ahí está el símil de la cocina. Es el ejemplo que puede ser un buen referente para nosotros. Una provincia como Gipuzkoa, el lucir tantas estrellas Michelín, tener la cocina que disfrutáis, que sois de los mejores del mundo... ¿Por qué no a nivel futbolístico, aunque tengamos las limitaciones de gente de la provincia, ¿por qué no vamos a competir con los mejores cuando en otras disciplinas como la cocina sí se compite y se es el mejor? ¿Por qué no en el fútbol?

Si tuviera que apostar, ¿por qué posición final lo haría?

-Mi apuesta es la mayor a la que podamos aspirar en estos momentos. Sigo mirando los resultados del Sevilla y de hecho hemos estado con la posibilidad de ponernos muy cerquita. Esa tiene que ser nuestra aspiración. Moverte con esa mentalidad hace que sea muy ilusionante.

Hay equipo para aspirar a Champions, pero quizá plantilla no...

“No tengo plan B;el mío es el que estamos ejecutando y es muy bueno, como lo está reconociendo todo el mundo”

-Siempre va a estar difícil meterse arriba, pero estamos demostrando que tenemos capacidad para competir con esos equipos. Nos encontramos en esa línea

¿Da importancia a la diferencia entre Champions y Europa League?

-Sí, mucha

Enhorabuena por recuperar la ilusión por la Copa. Faltó suerte...

-Se podían haber dado las circunstancias de, con un poquito, haber llegado. Ese es el camino. Desde el principio me lo tomé así. Está claro que luego vas viendo. Hemos dado forma a un equipo que ha tenido rendimiento y resultados. El trabajar así ha dado pie para ir incorporando a otros jugadores para dar descansos. Pero lo que no quería era hacer una cosa en un lado y otra en otra. Lo que se trataba era que los jugadores que no habían participado en ese proceso inicial en el que el equipo coge consistencia a través de unos automatismos. Cambiar muchas piezas era mucha riesgo. Este era el camino que nos ha tenido en la dirección correcta.

¿Han pagado algún precio físico?

-No. Todo lo que nos ha dado la Copa, el competir así, el eliminar al Villarreal, competir con el Barça, tenerles sometidos en el primer tiempo allí ha sido positivo... Conseguir eso es un refuerzo anímico tan grande que suple cualquier gasto físico.

¿Con qué dibujo juega la Real?

-Iniciamos con el 4-3-3, pero a partir de ahí nuestros movimientos, sobre todo a nivel ofensivo, empiezan a variar porque los jugadores se mueven para tomar la iniciativa desde atrás. Cuando vamos transitando, ver cómo podemos llenar el medio campo y hacer el campo grande para encontrar nuestro hombre libre y llegar a la zona de finalización con movimientos que nos permitan desdoblamientos de laterales, extremos hacia dentro, llegadas a zonas de remate desde varias posiciones, equilibrio defensivo cuando estemos atacando... El que partamos del 4-3-3 me gusta porque hay líneas diagonales para poder hacer pases diagonales. Eso es lo que busco, que haya diferentes líneas de pase. Hay otras formas de jugar donde los jugadores están en línea hay más opciones de pases en horizontal y eso no me gusta para el juego de mi equipo.

Le hablo de críticas: “Apenas toca el equipo y hace cambios previsibles”.

-Hago alineaciones y hago los cambios en cada partido que considero que son los mejores. Este año se están dando estas circunstancias. Si un día saco once jugadores, ganamos y juegan bien, lo normal es que al día siguiente repitan ellos. Puede pasar que cuando las cosas no van tan bien cambias más, pruebas más cosas, haces otras diferentes... Esto es buena señal. El que haya continuidad significa que los que juegan habitualmente lo están haciendo bien.

¿Cuál es su Plan B?

-No tengo. Mi plan es el que estoy ejecutando y es que es muy bueno. Está reconocido por todo el mundo. ¿Qué vamos a cambiar? Vamos a ir evolucionando nuestro funcionamiento y a medida que nos vayamos encontrando dificultades iremos trabajando en la mejora de conceptos que nos permitan superarlos. Ese es el plan que te va a hacer cada vez más fuerte;cambiar te va a debilitar. Y lo que queremos es fortalecernos.

¿Y su variable táctica más utilizada?

-Son siempre movimientos a una propuesta inicial.

“El equipo no sabe remontar”...

-Lo que encuentro es como que nos fastidia ir por detrás y nos aceleramos. Creo que tenemos que ganar en paciencia, ser conscientes de que si en los partidos que vamos igualados o que tenemos controlados somos capaces de dominarlos, ¿por qué no vamos a poder cuando vayamos por detrás? Tenemos que ser conscientes de eso. Debemos decir: vamos a seguir con paciencia, con el plan que tenemos. Contra Osasuna lo logramos. Pero es verdad que en algún partido hemos recibido un gol y hemos acelerado nuestras acciones. Somos un equipo que está demostrando que a base de paciencia, de seleccionar nuestros ataques, somos capaces de superar a los rivales y de generarles problemas. Vamos a necesitar paciencia a veces, porque de esa manera podemos cambiar esa dinámica

“Que no consigue puntuar contra los equipos de la parte alta”...

-Nos indica que tenemos que trabajar para conseguir superarles. Todo lo que estamos haciendo es muy bueno, estamos demostrando que contra los rivales grandes estamos compitiendo a su nivel, estamos siendo iguales que ellos o mejores en partidos, pero nos falta que estamos empezando a jugar de esa manera. Ellos llevan tiempo jugando a ser superiores. Estamos consiguiendo ser superiores a esos rivales, pero incluso en esas condiciones, son capaces de ganarnos. Tenemos que conseguir que jugando de la misma manera que ellos, a dominar, a controlar, a ser superiores, tenemos que darle la efectividad de lograr el resultado.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902