Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Desde la Avenida de Tolosa

Los idiotas de siempre

Por Adolfo Roldán - Viernes, 24 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:09h

El puente de Westminster fue el miércoles una extraña pasarela donde confluyeron trágicamente un asesino loco y sus víctimas inocentes. Un terrorista sediento de sangre y ciudadanos de a pie que iban y venían de trabajar;o que acudían a recoger a sus hijos como cualquier otro día. El puente de Westminster, a eso de las dos de la tarde, se llenó de confusión, de cuchilladas de muerte, de hombres y mujeres atropellados, de heridas que supuraban sangre sobre el asfalto, de quejidos, y de gritos apagados. El puente sobre el Támesis, en el corazón de Londres, se colmó también de héroes anónimos, de ciudadanos desconocidos, que se multiplicaron para sanar heridas, para llevar consuelo a los desconsolados, para aliviar tanta amargura. El puente de Westminster se transformó en un proscenio de ciudadanos asustados, de escolares paralizados, de personas conmocionadas que se arrojaban al río para salvar sus vidas. También se escucharon las sirenas, las prisas de las ambulancias, de las fuerzas de seguridad, el sonido seco de los disparos. Allí, casi desapercibidos, los abuelos, padres, maridos, esposas e hijos desolados, incrédulos ante tanta tragedia. En el puente de Westminster, un poco más allá de las dos de la tarde, también llegaron los de siempre, me refiero a los idiotas. Miraban todo con indiferencia, como que aquello no iba con ellos, como si tanto dolor, tantas lágrimas fuesen solo un videoclip, el capítulo de una serie, una película más con que rellenar el ocio. Los idiotas de siempre llevaban la mochila de la solidaridad vacía, los cerebros vacuos de ideas, el corazón ajeno a cualquier sentimiento. Los idiotas de siempre sonreían, sus voces chirigoteras sonaban a oprobio, sus bromas eran chorros de hiel. Los idiotas de siempre estaban preocupados por llevar la última moda de playeras, unos polos divinos, pantalones de marca, y bolsillos con dinero abundante. Los idiotas de siempre no tuvieron mejor idea que hacerse selfies y subirlos con un:“Yo estuve allí”. Las redes, al ver las fotos de tantos idiotas, vomitaban.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902