Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Mirarte

Por qué suena auténtico el Mojo Workin’

Una gran banda de músicos locales acompaña a las estrellas extranjeras y juega un papel clave en su maquinaria

Reportaje y fotografías de Juan G. Andrés - Miércoles, 15 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:12h

Billy Prince, en su concierto del año pasado, escoltado por las Phunkettes, la sección rítmica del Mojo Workin’ y la nutrida sección de vientos del festival.

Billy Prince, en su concierto del año pasado, escoltado por las Phunkettes, la sección rítmica del Mojo Workin’ y la nutrida sección de vientos del festival.

Galería Noticia

Billy Prince, en su concierto del año pasado, escoltado por las Phunkettes, la sección rítmica del Mojo Workin’ y la nutrida sección de vientos del festival.Paul San Martín, gozando y haciendo gozar con el órgano Hammond, en el concierto de Mitch Ryder en 2016.

No son conocidos por el gran público y sus nombres no figuran en el cartel del festival, copado por grandes leyendas de la música afroamericana. Sin embargo, el Mojo Workin’ no sería la gran fiesta que es si ellos no acompañaran en escena a las estrellas extranjeras. Son diez músicos y tres vocalistas locales -varios de ellos alumnos y exalumnos de Musikene- que con mucho trabajo consiguen un sonido auténtico y añejo en esta cita ineludible para los amantes del soul y del rhythm and blues.

PreparaciónAunque el Mojo comienza mañana con el aperitivo de Archie Lee Hooker en Tabakalera, los trece artistas vascos tendrán que esperar al fin de semana para saltar al escenario de Gazteszena: allí acompañarán a Spyder Turner y a Betty Harris el viernes, y a Brenda Holloway y a The Contours el sábado. Los músicos y cantantes estadounidenses aterrizan hoy en el local de ensayo, ubicado en los bajos de la tenencia de alcaldía de Txintxerpe, donde les aguardan dos intensas jornadas de ensayo en compañía de sus colegas guipuzcoanos, que se agrupan en tres secciones: rítmica, vientos y coros (The Phunkettes).

Como apunta Arkaitz Kortabitarte, miembro del colectivo organizador Gure Gauza, la labor que realizan los músicos comienza meses antes del festival y consiste en un trabajo “durísimo” de búsqueda y reconstrucción. Lo corrobora Ramontxo Vega, trombonista pasaitarra que junto al inseparable saxofonista Ibon Irijoa es quien más tiempo lleva en la MW Horn Band. Este año se ha ocupado de los arreglos de viento y según dice, pocas veces reciben partituras completas porque a menudo las estrellas del Mojo Workin’ viven alejadas de la rutina de los escenarios: “Por eso, lo habitual es que nos manden un listado de temas y los tonos en que quieren que toquemos y a partir de ahí empieza la búsqueda”.

Una búsqueda que tiene mucho de ejercicio arqueológico. Rastrean en Internet, Spotify y YouTube, y también solicitan la ayuda experta de Kortabitarte y su socio Jokin Arizmendi, que intentan localizar en su vasta colección de vinilos las canciones más difíciles de encontrar. “Trabajamos con composiciones originales de los años 50, 60 y 70, y hay que tener mucha paciencia, escucharlas una y otra vez, localizar los instrumentos y distinguirlos para copiar la música con la máxima fidelidad”, añade.

“Lo que se pretende es ser muy fiel a las grabaciones originales”, tercia el pianista Paul San Martín, que también lleva varias ediciones integrado en la superbanda del Mojo. “Es un currazo tremendo porque hay que trabajar cuatro repertorios y porque al ser artistas que no están en gira, partimos de grabaciones de los años 60. Por eso, cuando luego nos juntamos con ellos para ensayar, vemos que ha podido variar el timbre de su voz, que tenemos que cambiar dos tonos... Son otras dificultades añadidas”, sostiene el músico donostiarra.

Los Ensayos y el conciertoAntes de la llegada de la troupede EEUU, los músicos vascos se reúnen para hacer un ensayo y “engrasar la maquinaria”, aunque la hora de la verdad llega hoy y mañana cuando todos se reúnen en Trintxerpe durante dos jornadas maratonianas en las que lo más difícil suele ser enfrentarse a “los cambios de última hora”. “Hacemos dos ensayos con cada artista y luego la prueba de sonido el día del concierto”, relata Vega, quien recalca un hecho que no es baladí: “Todo se hace para una única actuación que sale como sale, es decir, no hay segundas oportunidades”. A modo de director musical, el bajista Xabi Barrenetxea coordina a los intérpretes dentro y fuera del escenario.

Todos querrían contar con más tiempo para ensayar el repertorio pero por increíble que parezca, el resultado en directo es siempre fabuloso y la banda suena compacta y huracanada. “No es fácil que una misma banda sea capaz de captar el soul de Chicago, de Nueva York o Detroit, o el sonido Motown. Se lo curran un montón y son tremendamente buenos atrapando el sonido de los discos oiriginales y de los distintos tipos de soul o rhythm and blues”, afirma Arkaitz Kortabitarte.

El reto, sin embargo, no está exento de “tensión”, según indica Ramontxo Vega, que como sus compañeros, debe estar siempre “alerta” durante el concierto por si los artistas cambian algún tema, lo alargan o sencillamente, olvidan parte de la canción. “Con ellos no funciona el piloto automático”, asegura el trombonista, que guarda un gran recuerdo de Billy Prince, Kim Weston y Mable John.

Las felicitacionesAl final del festival, las felicitaciones a la banda son la “tónica” habitual entre el público y las estrellas. “Suelen flipar con el nivel de Paul y les alucina que tengamos una sección de vientos tan grande. En general, hablan muy bien de todos y algunos artistas dicen que se quieren llevar a nuestros músicos de gira por EEUU porque son la mejor banda de directo que han tenido en un festival”, asegura Arkaitz Kortabitarte.

Paul San Martín cree que algunas de las leyendas del festival “vienen y no saben que van a encontrar” en Donostia. “De repente, ven a un público entregado que conoce sus temas de los años 60 y a una banda que no se limita a salir del paso, sino ser muy fiel al sonido de la época”, explica el pianista, que en Gazteszena volverá a tirar del órgano Hammond y su incomparable sonido. “Como bluesero” que es, guarda un recuerdo imborrable de de la noche en que acompañó a Billy Boy Arnold, y “honrado” por seguir formando parte de la familia del Mojo Workin’, este año le hace “especial ilusión” tocar para Brenda Holloway, que cantará Every Little Bit Hurts, un tema que él conoció gracias al Spencer Davis Group. También espera con impaciencia su momento junto a Betty Harris, cuyos discos fueron producidos por un ídolo del piano: el fallecido Allen Toussaint.

A Ramontxo Vega el cartel de esta edición le parece “muy divertido” para tocar y a él le apetece mucho tocar con The Contours, ya que su archiconocido Do You Love Me? fue el primer tema que arregló para una charanga a los 18 años. “Que 25 años después haya vuelto a hacer los arreglos de esa canción y que vaya a tocarla con sus autores originales me parece grandísimo”, zanja.

Kutxa Kultur Kluba

La banda del mojo

Mojo Rhythm Section. Carlos Sagui (batería), Raúl Santana (guitarra), Paul San Martín (teclados y órgano Hammond), Xabier Barrenetxea (bajo y dirección musical).

Mojo Workin’ Horn Band. Jon Viejo (trompeta), Xabi Oruesagasti e Ibon Irijoa (saxo tenor), Adrián Martínez y Ramontxo Vega (trombones), Josu Salegi (saxo barítono y alto).

The Punkettes. Kassandra Charalampi, Carla Sevilla y Lara Vizuete (coros). Este año sólo acompañarán a Spyder Turner y Brenda Holloway.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902