Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Nairo Quintana, océano de grandeza

EL COLOMBIANO OBTIENE LA | Tirreno-Adriático y acentúa su jerarquía en una prueba que se cierra con el triunfo de etapa de rohan dennis

César Ortuzar - Miércoles, 15 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:12h

Nairo Quintana obtuvo su segundo tridente tras vencer de nuevo la Tirreno-Adriático, cuya etapa final fue para Rohan Dennis.

Nairo Quintana obtuvo su segundo tridente tras vencer de nuevo la Tirreno-Adriático, cuya etapa final fue para Rohan Dennis. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Nairo Quintana obtuvo su segundo tridente tras vencer de nuevo la Tirreno-Adriático, cuya etapa final fue para Rohan Dennis.

Donostia- El bastón de mando, el cetro de la Tirreno-Adriático, es un generoso tridente dorado decorado con brillantina y artesanía. Blin-bling. Un trofeo digno de un rey: Neptuno, gobernante de los mares. Bracea la carrera italiana entre dos mares, entre el Tirreno y el Adriático, innegable latifundio de Nairo Quintana, otra vez entronizado con la corona. El colombiano agarró el triunfo de los mares en el oleaje de la montaña. En el Terminillo, puesto de vigía, pico elevado, terraza de la carrera, el alado Quintana, un pegaso, separó las aguas para imponer su perfil y acuñar su moneda, la más valiosa del curso.

El colombiano, alistado al reto de doblegar el Giro y el Tour en la misma campaña, fue un torrente. Aguas bravas que se calmaron en el paseo marítimo de San Benedetto del Tronto, sereno, acartonado con el aspecto lánguido y nostálgico de las persianas bajadas y la vida de los pueblos de veraneo sin verano ni veraneantes. Un edén de palmeras y chanclas sin fiestas ni ferias. La tez de la rutina frente a una playa de hamacas desganadas, apiladas en la contemplación de un mar que va y viene en silencio a la espera del desembarco del hervidero estival. La pausa y la quietud rota por la megafonía y el zumbido de las ruedas lenticulares, que poseen su propio lenguaje. Un largo silbido. Zumbido de abejas. En la Ribera de las Palmas, el otro nombre de la ciudad, se tapiaba la Tirreno-Adriático con una crono que vociferó el triunfo de Rohan Dennis, un australiano que viaja en cohete cuando se encierra en la esfera del reloj. Ante las manecillas, Quintana gestionó sus ahorros sin agobios. “Sabía que tenía que hacerla rápido, aunque tenía una ventaja a mi favor, y gracias a ello he conseguido la victoria”, expresó Nairo Quintana, majestuoso.

El colombiano acampó en lo más alto. Su campo base. Un ciclista con crampones. Refractario al vértigo, no se ha bajado del pedestal Quintana, varios cuerpos por encima de sus competidores, desbaratados todos ellos el sábado, astilladas sus esperanzas cuando Quintana ejerció el absolutismo y encajó de un empujón la carrera en su vitrina. Aunque aún le restaban algunos resoplidos al debate, como el examen final de la crono, Nairo tiró la llave al mar. Nada alteró el biorritmo de Quintana, estupendo en el amanecer de una campaña que le subraya en fosforito y le cuelga un cartel con purpurina.

Vencedor de la Vuelta a Valencia -exhibicionista en Mas de la Costa, una cuesta de cabras que filtró la carrera-, y reincidente en la carrera de los dos mares. Coleccionista de tridentes. “No estoy al máximo, al 100%, me falta un poco de preparación para afrontar el Giro. Tampoco pienso que todas estas victorias desde inicio de año signifiquen que haya llegado al máximo de mi nivel deportivo. He venido creciendo y es verdad que cada año voy ratificando que el nivel cada vez es un poco mejor, pero esperamos que todavía los mejores tiempos estén por venir”, apuntó después de almacenar otro trofeo en su estupendo currículo, que luce quince victorias en vueltas UCI. La más reciente todavía humea crujiente. Amasada en el obrador del Terminillo, la degustó Quintana.

sagan esquiva a un perro En San Benedetto del Tronto, la emoción discurrió en paralelo al mar calmo en una crono corta, de diez kilómetros, sin relieve. Un folio decorado con palmeras. Una postal idílica al que le puso peligro lo inesperado. Una paseante distraída con un perro que a punto estuvo de derribar a Peter Sagan, que afortunadamente cabalgaba con la pericia de siempre. El eslovaco, probablemente el ciclista más habilidoso del pelotón, fintó a la vecina y al can en una maniobra repleta de reflejos que le llevó al carril bici del paseo. Después se acordó de la dueña del animal, que debió pensar que en un día de invierno que apunta a la primavera no se esperaban turistas en bicicleta. Ante el Adriático, el enigma a resolver era el del vencedor de la etapa. La general estaba bordada con letras doradas en la maillot de Quintana, azul, el color del mar.

Acomodado en el mullido salvoconducto, Quintana fue el último en trazar una línea recta desde la rampa de salida hasta la llegada. Testigo de la pelea entre Van Emden, que mandó sobre la tabla de tiempos durante buena parte de la tarde, Michael Hepburn y Rohan Dennis, vencedor de la jornada en ocaso de la carrera.

Castroviejo, magnífico especialista, séptimo en la general final, no pudo entrar en esa puja, cerrada en apenas tres segundos. Quintana poseía un reloj entero de ventaja. Discreto en la crono, protegido por la distancia, vigiló a Pinot, que le rascó unos segundos, y Dennis, que también arañó su renta. Inalcanzable en cualquier caso. Nairo levitaba desde su aleteo en el Terminillo. Así que pisó la arena y se dio un baño entre los dos mares que le abrazaron. Un glorioso chapuzón. “Estoy muy contento porque es una de las carreras que más me gusta y ganar de nuevo es un orgullo para mí y todo el equipo que me acompañó siempre y me mantuvo fuerte hasta el final”. La Tirreno-Adriático, nuevamente suya. Rey de los dos mares. Quintana, un océano de grandeza.

Tirreno-Adriático

Séptima y última etapa

1. Rohan Dennis (BMC) 11:18

2. Jos Van Emden (Lotto NL) a 3’’

3. Michael Hepburn (Orica) m.t.

4. Stephen Cummings (D. Data) a 8’’

18. Jonathan Castroviejo (Movistar) a 27’’


General final

1. Nairo Quintana (Movistar) 25h.56:27

2. Rohan Dennis (BMC) a 25’’

3. Thibaut Pinot (FDJ) a 36’’

4 Primož Roglig (Lotto NL) a 45’’

7. Jonathan Castroviejo (Movistar) a 1:12


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902