Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

“La única forma de salir de cualquier abuso es comunicarlo”

El experto Manu Viota asegura que la única forma de control de los padres es la educación

Paola Fernández / Foto: Iker Azurmendi - Martes, 14 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Manu Viota, durante la charla que ofreció ayer en Tabakalera en el marco de las jornadas Cyber Sec Camp.

Manu Viota, durante la charla que ofreció ayer en Tabakalera en el marco de las jornadas Cyber Sec Camp.

Galería Noticia

Manu Viota, durante la charla que ofreció ayer en Tabakalera en el marco de las jornadas Cyber Sec Camp.

donostia- Hoy en día los menores se pueden encontrar con todos los tipos de delitos que hay en Internet. Tal y como explica el jefe de la Sección Central de Delitos en Tecnologías de la Información de la Ertzain-tza, Manu Viota, “tienes de todo, desde los últimos supuestos tratamientos para el cáncer hasta como construir una bomba atómica”, explica. Asegura que Internet “es una lupa donde los seres humanos hemos metido toda nuestra información”, por lo que depende de lo que busque un menor o cómo lo busque, “puede encontrar absolutamente de todo”.

En el marco de las jornadas Ciber Sec Camp, que se celebran desde ayer hasta mañana en Tabakalera, se expusieron los peligros de la red y los nuevos delitos relacionados con el sexting o el grooming,que Viota define como “el acoso que sufre un menor con respecto a un mayor”. Aunque no llega a ser acoso realmente, se trata del intento de acceder al menor por medio de tecnologías de la información. Al respecto, el Código Penal ha incluido un nuevo artículo que la Ertzaintza denomina “delito de barrera”, lo que quiere decir que si logran parar al pederasta antes de que acceda al menor, es una víctima que han restado y un delincuente que han detenido “con intenciones claramente delictivas”.

El sextinges un anglicismo que viene de sex (sexo) y text (mensaje). El jefe de Delitos Tecnológicos apunta que el envío de este tipo de imágenes de contenido sexual se suele producir sobre todo entre parejas, “pero el problema es que cuando una relación va bien, va todo bien, pero muchas relaciones al final se acaban, y cuando uno de los dos se siente dolido y tiene contenido peliagudo lo publica o lo distribuye, con el consecuente daño que eso conlleva”. Cuenta que se trata de “una situación muy delicada”. Por ejemplo, investigaron el caso de una mujer, que trabajaba como representante de ventas, que “fue bastante duro” porque tuvo que abandonar su empleo, ya que alguien le cogió el teléfono móvil en el que contenía “imágenes picantes” y se las envió a toda su lista de contactos. Aclara que muchas veces, cuando se denuncian este tipo de situaciones, “la víctima se siente culpable, pero no tiene por qué culpabilizarse porque quien está cometiendo el delito es el otro”.

no tan frecuentesViota explica que la inmensa mayoría de delitos que investigan en su sección son contra la propiedad, esto es, los relacionados con el dinero y que buscan obtener lucro. Sin embargo, los delitos de amor, de odio o para hacer daño a otras personas, “no son tan frecuentes”. Señala que lo que “sí es cada vez más frecuente, es el hecho de que estas imágenes se intercambien entre menores o entre menores y mayores”. En este sentido, recuerda que “una de las conductas más peligrosas es que un pederasta se acerque a un menor suplantando la edad de otro menor”, ya que “al final logra establecer un vínculo que puede terminar en chantaje o extorsión”. El ertzaina explica que el peligro para los menores es que “no tienen un filtro cognitivo que les permita saber qué cosas pueden o no ser reales”, ya que “a veces les aparece contenido pornográfico, muchas veces completamente distorsionado o aberrante”, a lo que hay que unir que nunca consultan a los padres. Por ello, Viota destaca que la única forma para controlar que tienen los padres es la educación. Es cierto que existen una serie de filtros como los controles parentales, pero eso vale hasta determinado punto, ya que, según este agente, “lo puedes instalar en tu casa, pero si tu hijo va al ordenador de algún amigo o a un cibercafé, no va a estar protegido”.

Entonces lo que hay que enseñarles es a que “cuando vean algo que le extrañe o que le ofenda hable con sus padres para que ellos lo pongan en comunicación”, explica Viota. Recuerda a los menores que “la única forma de salir de cualquier tipo de abuso es comunicarlo” con sus padres, profesores o incluso directamente con la Ertzaintza. “Porque si se callan es la pescadilla que se muerde la cola y cada vez le someten a más vejación, es mucho más difícil salir y los daños son mucho más permanentes”, concluye el ertzaina.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902