Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Para Wilders la solución es cerrar las fronteras

El debate entre el ultraderechista y Rutte se centra en el islam y Turquía

Erdogan exige disculpas, detención de los agentes implicados en la crisis e inmunidad para sus funcionarios

Imane Rachidi/Ilya U. Topper - Martes, 14 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Debate entre el actual primer ministro, Mark Rutte, y el ultraderechista Geert Wilders.

Debate entre el actual primer ministro, Mark Rutte, y el ultraderechista Geert Wilders. (Efe)

Galería Noticia

Debate entre el actual primer ministro, Mark Rutte, y el ultraderechista Geert Wilders.

La Haya/Estambul- El ultraderechista holandés Geert Wilders pidió ayer “cerrar las fronteras como única solución” a gente como el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, mientras que su contrincante, el liberal Mark Rutte, negó que Holanda esté “islamizada” y dudó de la capacidad del ultraderechista para gobernar.

El primer y único “cara a cara” entre ambos políticos, que lideran las encuestas de intención de voto con 24 escaños cada uno (de 150 que tiene el Parlamento) para las elecciones de mañana en Holanda, se centró en la crisis diplomática con Turquía y en el islam como supuesta “amenaza” a la identidad holandesa. Ambos políticos, que se acusaron mutuamente de falta de credibilidad, mostraron un desinterés total en cooperar o negociar una coalición de Gobierno después de las elecciones de mañana. “Nadie confía en Mark Rutte porque ha incumplido sus promesas de la campaña de 2012. Nadie en Holanda le cree”, aseguró Wilders sobre el liberal a quien él mismo ayudó a gobernar de 2010 a 2012.

Rutte respondió que el ultraderechista “huyó desvergonzadamente cuando se empezaron a tomar medidas difíciles por el interés nacional”, en referencia a la salida de Wilders de la coalición parlamentaria en 2012, lo que ocasionó la dimisión del Gobierno y la celebración de elecciones parlamentarias. Wilders definió de “insulto a los votantes” la negativa de Rutte de cooperar con él y le advirtió de que mañana miércoles su partido “no juega en cuartos de final, sino una final contra los mentirosos a los que Holanda no quiere ver más” al mando del Gobierno. El ultraderechista exigió expulsar “inmediatamente” al embajador turco en los Países Bajos y a su personal porque la crisis con Turquía, a causa de la prohibición en Holanda de mítines de responsables turcos, “se está intensificando cada vez más”, aseguró. “Aquí vemos la diferencia entre tuitear desde el cómodo sillón de tu casa y gobernar el país”, le espetó Rutte, entre aplausos de los asistentes al debate.

Según Wilders, el 60% de los turcos en Holanda apoyan a Erdogan, lo que es señal de que “no están integrados”, después de que fuera abucheado ayer por decenas de manifestantes con banderas turcas en el acceso al edificio de la televisión que acogió el debate. “Esas personas que están ahí fuera con banderas turcas demuestran que tenemos un gran problema y están dejando claro que no son holandeses”, afirmó Wilders. Por su parte, el primer ministro afirmó que “actuaría de la misma manera” la próxima vez que haya una crisis similar con Turquía y Wilders le acusó de ser “rehén de Erdogan”.

Cuando Rutte intentó responder a las críticas de su contrincante, Wilders le interrumpió de inmediato y no le dejó contestar. “Sé que no te gusta que te contradigan, puedes bloquearme en Twitter, pero esta noche deberías escucharme”, ironizó Rutte sobre los frecuentes mensajes que Wilders escribe en Twitter.

El primer ministro señaló que los Países Bajos tienen actualmente “una de las mejores economías” de Europa, gracias -dijo- a las “concesiones de los partidos por el interés nacional”.

Sobre el sistema sanitario, ambos tuvieron un tenso debate debido a las medidas de austeridad aplicadas durante los últimos cuatro años.

El debate estuvo principalmente protagonizado por el enfado de Wilders y las risas irónicas de Rutte, el actual primer ministro, quien atacó los planes antiislamistas y euroescépticos del líder ultraderechista.

Por su parte, el Gobierno de Turquía planteaba ayer a Holanda sus condiciones para solucionar la crisis diplomática abierta el sábado por el veto y expulsión del país europeo de dos de sus ministros: una disculpa por escrito, el enjuiciamiento de responsables policiales y garantías para el futuro. El ministerio de Exteriores citó ayer al encargado de negocios holandés, Daan Huisinga, para plantearle dos quejas formales, en lo que es la tercera comparecencia del diplomático desde el sábado, según un comunicado.

Esas quejas, en forma de “notas verbales”, resumen las exigencias turcas para normalizar las relaciones, muy dañadas tras la prohibición de que el ministro de Exteriores turco, Mevlüt Çavusoglu, aterrizara el sábado en Rotterdam, y por la expulsión de la responsable de Familia y Asuntos Sociales, Fatma Betül Sayan. Los dos ministros turcos pretendían participar en mítines para pedir a los turcos residentes en Holanda que apoyen la reforma constitucional que se decidirá el 16 de abril en referéndum, y que traspasaría el poder legislativo desde el Gobierno al presidente actual, el islamista Recep Tayyip Erdogan.

“una disculpa por escrito”Una de las notas entregadas manifiesta que el tratamiento a Sayan fue “una flagrante violación” de las dos Convenciones de Viena sobre relaciones diplomáticas y consulares y exige “una disculpa por escrito”. Además, Ankara pide a las autoridades holandesas “investigar esas violaciones y llevar a cabo medidas judiciales, administrativas y penales contra todas las personas responsables”, informando del resultado a Turquía, que “no renunciará al derecho de compensación”. Finalmente, se exigen garantías para el tratamiento y la inmunidad de todos los altos cargos turcos que visiten Holanda. Las autoridades neerlandesas impidieron físicamente que Sayan, que había entrado en Holanda en coche desde Alemania, accediera al consulado turco en Rotterdam y la escoltaron luego fuera del país. Mientras eso sucedía, la Policía disolvía una manifestación a favor de la visita. La segunda nota se refiere precisamente al “uso desproporcionado de la fuerza” utilizada por la Policía. “Hemos exigido a las autoridades holandesas la identificación de los agentes de seguridad que maltrataron a nuestros ciudadanos. También exigimos que se tomen las medidas judiciales necesarias para castigar a los responsables”, señala el comunicado.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902