Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Duelo Vasco

Memorias del derbi

López Ufarte, Alberto, Dani y larrazabal, jugadores históricos de la Real y el Athletic, echan la vista atrás para sumergirse en un pasado repleto de pasajes y recuerdos

Arkaitz Aramendia - Domingo, 12 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:12h

Aduriz e Iñigo Martínez pugnan por un balón aéreo durante el derbi de la primera vuelta en San Mamés.

Aduriz e Iñigo Martínez pugnan por un balón aéreo durante el derbi de la primera vuelta en San Mamés.

Galería Noticia

Aduriz e Iñigo Martínez pugnan por un balón aéreo durante el derbi de la primera vuelta en San Mamés.Aduriz e Iñigo Martínez pugnan por un balón aéreo durante el derbi de la primera vuelta en San Mamés.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

Donostia- El derbi es pasión, sentimiento, orgullo, ambición y, por encima de todo, único en su atmósfera. La Real y el Athletic, vecinos con mejor y peor trato a lo largo de los años, vuelven a verse hoy las caras (12.00 horas, beIN) con los donostiarras como anfitriones. Anoeta, donde unos y otros han saboreado el dulce sabor de la victoria y el amargo trago de la derrota, alberga una nueva cita entre dos ilustres conocidos destinados a medir sus fuerzas temporada tras temporada.

El pasado, siempre presente, dibuja todo tipo de recuerdos que figuran en poder de quienes tuvieron el privilegio de asomar como protagonistas en uno u otro bando. Con el fin de dar voz a quienes gritaron con fuerza tiempo atrás, los extxuri-urdin Roberto López Ufarte (Fez, Marruecos, 1958) y Alberto López (Irun, 1969) y los exrojiblancos Dani Ruiz Bazán (Sodupe, 1951) y Aitor Larrazabal (Loiu, 1971) rememoran los duelos vascos que disputaron. Sus experiencias en los derbis, de todos los colores, corresponden a las intensas décadas de los ochenta, los noventa e inicios de 2000, respecto a las cuales observan ahora similitudes y diferencias en el plano deportivo y ambiental.

Los ochenta, que se cerraron con nueve triunfos de la Real, cuatro empates y siete victorias del Athletic en liga, pertenecen a López Ufarte y Dani, quienes se vieron las caras en derbis de altos vuelos. “Para nosotros, el partido del año era el de la Real, el que afrontábamos con más ganas en la caseta”, destaca el excapitán y emblema rojiblanco, quien recuerda que “ir a Atotxa era como ir a una batalla, sabíamos lo que nos esperaba, pero siempre estábamos motivados porque para nosotros era muy especial poder ganar a la Real y demostrar de alguna manera que el mejor equipo vasco era el Athletic. Ellos querían demostrar lo contrario, claro”.

El pique, entonces, era sumamente sano entre los jugadores de ambos equipos, a quienes les unía una relación que sobrepasaba el fútbol. “Solíamos reunirnos para cenar una o dos veces al año en Getaria o algún sitio intermedio, aunque luego en el campo saltaban chispas”, apunta López Ufarte, a quien Dani define como “el Messi de aquella Real”. El exrealista, por su parte, admite que la vigilancia sobre el 7 del Athletic siempre debía ser “máxima”. “En aquella década nos repartimos cuatro ligas y éramos todos amigos, por así decirlo”, resalta el pequeño diablo, quien añade que “nuestro equipo era más de cantera aún que el Athletic, que abarcaba más regiones. En aquella Real casi todos habíamos pasado previamente por el Sanse o las categorías inferiores, aunque yo estuve en el Real Unión”.

En cuanto al ambiente, Dani defiende que “antes igual se vivía más el derbi en la calle y eran más pasionales, aunque ahora también lo vive la gente”.

nuevas décadas y experienciasLa entrada de los noventa la experimentaron en sus carnes Alberto y Larrazabal, rivales también en multitud de encuentros. Los empates se sucedieron entonces, hasta el punto de que once de los veinte derbis ligueros de la citada década terminaron en tablas, resultando vencedores los txuri-urdin en cinco ocasiones y los bilbainos en cuatro.

Aquella época, además, estuvo marcada por la llegada de Joseba Etxeberria al Athletic en 1995, lo que provocó un auténtico terremoto que salpicó a las relaciones entre ambas instituciones. “Ese buen ambiente que había en nuestra época se rompió a raíz de aquello y hay que decirlo claramente”, indica López Ufarte. Larrazabal y Alberto, con más de diez años de servicio a sus respectivos equipos, ponen el foco sin embargo en el “gran ambiente” que acompañó siempre a los derbis en las gradas, aunque al loiutarra, que finalizó un partido como portero en Anoeta, no se le ha olvidado que en su primera visita a Atotxa, en 1990, “tuvimos un recibimiento totalmente hostil, con lanzamientos de huevos desde el mercado. Fue algo que me sorprendió”.

Alberto, exguardameta de la Real, recuerda que “jugué más de quince derbis y perdí muy pocos. De hecho, no conocí la derrota en el antiguo San Mamés y siempre fue un placer para mí y para mis compañeros jugar el derbi”. “También para nosotros, aunque que la Real haya jugado con tantos extranjeros puede haberlo devaluado en cierto modo”, afirma Larrazabal, sabedor al igual que Dani, López Ufarte y Alberto de que “en los derbis no suele servir de nada el cartel de favorito”.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902