Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

“Sale barato agredir a un chófer de autobús”

El hombre que agarró por el cuello en plena marcha a un conductor en Donostia es condenado a compensarle con 728 euros
El mismo conductor recibió ayer el escupitajo de un motorista tras una discusión a la entrada de una rotonda

Jorge Napal Ruben Plaza - Jueves, 9 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El conductor agredido en diciembre del año pasado, a quien la Justicia le ha dado la razón.

El conductor agredido en diciembre del año pasado, a quien la Justicia le ha dado la razón.

Galería Noticia

El conductor agredido en diciembre del año pasado, a quien la Justicia le ha dado la razón.

donostia- Fue la de ayer una coincidencia que para los conductores de autobús no es casual. El mismo día que se conocía la sentencia que condena a pagar una multa al agresor de un chófer en Donostia, este mismo conductor recibió el escupitajo de un motorista. “Estamos expuestos constantemente a este tipo de incidencias. Al final, el de hoy (por ayer) ha resultado ser un compañero del colegio, y le he dicho que me pidiera disculpas puesto que de lo contrario le iba a denunciar”, relata a este periódico J.B.M, de 42 años, de baja durante dos semanas tras una agresión que acabó en los tribunales.

Los compañeros de profesión están acostumbrados a la tensión y a las malas caras de algunos clientes. Es algo que, por decirlo de algún modo, va incluido en el sueldo. El problema es cuando se desata la violencia, algo que vivió este chófer en carne propia hace tres meses, cuando fue agarrado por el cuello por un pasajero que le exigió bajar en la parada sin haber accionado el pulsador.

La sentencia del Juzgado de Instrucción número 3 de Donostia le ha impuesto al agresor una pena de tres meses de multa por un delito de lesiones leves, y le obliga a compensar al conductor con 728 euros por las lesiones sufridas.

El chófer atendía ayer a este periódico en un pequeño descanso antes de retomar el trayecto con el autobús. Tras aquella agresión se vio obligado a coger la baja, pero poco a poco ha ido recuperando la normalidad. “Cuando te ocurre algo así, al principio, al regresar al trabajo estás muy indeciso. Te cuesta hasta decir a los pasajeros que cumplan las normas. Tienes todo tan reciente que, a la mínima, en cuanto te dicen algo piensas que te puede volver a pasar, que te pueden volver a agredir, y hace falta tiempo hasta que recuperas la confianza”, explica.

la discusiónLos hechos ahora sentenciados ocurrieron el 19 de diciembre cuando este chófer de la compañía pública Dbus cubría la línea 26 (Amara-Martutene). El turno había discurrido con total normalidad. Eran las 13.10 horas del mediodía. Acababa de dejar a un pasajero en la parada del apeadero de Loiola y se disponía a retomar la marcha cuando escuchó los gritos de una persona que reclamaba bajar.

El chófer le indicó que no había pulsado el botón, y que le dejaría en la siguiente parada siempre y cuando hiciera caso de la normativa. El pasajero, enfurecido, se le acercó por la espalda y le agarró del cuello durante cuatro segundos. Se vivieron momentos de tensión porque el conductor continuaba la marcha, con una quincena de pasajeros en el interior que comenzaron a gritar. La seguridad del vehículo se vio seriamente comprometida. Todos empezaron a increparle y, ante la presión de los viajeros, el hombre se vio obligado a soltarle. El conductor sufrió lesiones en el cuello y el agresor fue detenido. “Nunca sabes cuando te va a ocurrir algo. Piensas en los fines de semana por la noche, pero la verdad es que un día a pleno mediodía que parece no entrañar ningún problema también se puede complicar”, admite el agredido.

Durante la celebración del juicio, el acusado, en situación administrativa irregular, reconoció los hechos. La vista oral fue seguida por numerosos compañeros de profesión que, sensibilizados por la ola creciente de agresiones, acudieron a arroparle.

Tras conocerse la sentencia, los chóferes comentaban ayer en los grupos de WhatsApp que “sale barato agredir a un conductor”, algo que suscribe la propia víctima. “La persona que me agredió es insolvente, pero al margen de quien pague la multa, ¿qué quiere decir todo esto, que por 728 euros le puedes pegar a un conductor? Estamos hablando de agresiones que se producen en el puesto de trabajo y hay compañeros que viven estos sucesos con mucha ansiedad”.

El Ayuntamiento mostró ayer en una nota su apoyo al trabajador y su satisfacción por la sentencia, al tiempo que reiteró su rechazo a cualquier tipo de violencia hacia el personal de la compañía Dbus.

problemas con motoristasLos trabajadores denuncian que en la última década han sufrido, por lo menos, una decena de agresiones físicas graves que han acabado en los tribunales. Pero no hace falta remontarse tan atrás en el tiempo. Apenas 48 horas después de aquella agresión, el Día de Santo Tomás, tuvo lugar otro incidente similar, esta vez en la Avenida de La Zurriola de Donostia. La discusión enfrentó a un motorista que intentaba adelantar por la derecha y un chófer de autobús de la línea 13 (Altza). El incidente acabó con otro escupitajo al chófer, que también fue agarrado por el cuello.

Posteriormente, según relatan los trabajadores, se ha registrado otro incidente en el que un conductor tuvo que ser sustituido debido al estado de nerviosismo que presentaba tras otro incidente con un cliente. “Así estamos”, lamentaba ayer el chófer a quien la Justicia le ha dado ahora la razón. “Hoy mismo me han echado un escupitajo, y lo sorprendente es que luego me he dado cuenta de que se trata de un compañero del colegio de toda la vida. Después de lo ocurrido le he llamado y se lo he dicho claramente: o me pides perdón o te denuncio. Al final ha entrado en razón”.

Lamenta que es algo que no siempre ocurre. “El motivo de la discusión ha venido tras entrar los dos a la vez en una rotonda. La moto va mucho más rápido, se mete por el carril del medio y luego quiere tomar la primera salida. Siempre pasa lo mismo. A este se lo he dicho: me pegas un golpe en el cristal, me escupes, y luego me pides disculpas pero porque sabes quién soy”.

Los conductores lamentan que “muchas personas no razonan en la carretera” y que “son capaces de hacerte cualquier cosa”. Critican los contratiempos con las motos. “Se meten por el carril interior de la rotonda y luego quieren tomar la primera salida, cruzándose, y encima te pitan. Lo de las motos es un peligro en esta ciudad”.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
    • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902