Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
dferia

“Margarita Xirgu era un monumento”

La histórica actriz uruguaya Estela Medina estrena ‘Solo una actriz de teatro’ en la cuarta y última jornada de la feria

Juan G. Andrés Javi Colmenero - Jueves, 9 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:11h

La uruguaya Estela Medina, ayer, en el Victoria Eugenia, donde hoy tendrá lugar el estreno mundial de ‘Solo una actriz de teatro’.

La uruguaya Estela Medina, ayer, en el Victoria Eugenia, donde hoy tendrá lugar el estreno mundial de ‘Solo una actriz de teatro’.

Galería Noticia

La uruguaya Estela Medina, ayer, en el Victoria Eugenia, donde hoy tendrá lugar el estreno mundial de ‘Solo una actriz de teatro’.Tito Asorey y Fran Lareu, director y actor de ‘Resaca’.Iñaki Rikarte, actor de ‘Soka’, junto a su director, Fernando Bernués.Asier Zabaleta, responsable de la coreografía ‘Hariak’.Asunción Pérez ‘Choni’, bailaora y directora de ‘Tejidos al tiempo’.María Martín, bailarina y coreógrafa de ‘Zona (no) confort’.Muriel Corbel, de ‘Phalène’.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

Donostia- Estela Medina (Montevideo, 1932), una de las grandes damas del teatro en lengua española, es el principal reclamo de la cuarta y última jornada de dFeria, que hoy finaliza con la posibilidad de disfrutar de un buen número de obras vascas.

Discípula de xirguEl Victoria Eugenia acogerá esta tarde el estreno mundial de Solo una actriz de teatro(Victoria Eugenia, 20.30 horas), una coproducción de dFeria y la compañía Reverso escrita y dirigida respectivamente por Gabriel Calderón y Levón, dos nombres indispensables de la escena uruguaya contemporánea. En ella, Medina recuerda su papel como discípula de la actriz catalana Margarita Xirgu (1888-1969), asidua colaboradora de Federico García Lorca que durante la dictadura franquista se exilió en Montevideo y dirigió la Escuela de Arte Dramático.

“Siempre acentúo que fue un privilegio compartir cuatro años con esa mujer excepcional que tenía un abanico muy grande de sabiduría y era inmensamente culta”, dijo Medina sobre su maestra, de quien heredó, ante todo, “el amor por el teatro clásico español” y “por el arte escénico” en general. “Para nosotras era un monumento”, recalcó la actriz, que compartió escenario con Xirgu en títulos como Bodas de sangre, con la que en 1951 hizo una extensísima gira, y después actuó a sus órdenes como directora. Calderón y Levón han utilizado los recuerdos íntimos y personales de Medina junto a la biografía que escribió Antonina Rodrigo para construir una “visión muy subjetiva del personaje”.

En la rueda de prensa de ayer, un periodista de El País de Uruguay enviado a Donostia para cubrir el estreno preguntó a Estela Medina si la figura de Margarita Xirgu se ha revalorizado en Uruguay, a lo que ella respondió que sigue habiendo “matices”: mientras muchos, especialmente sus alumnos, la “veneraban”, otros no la querían porque no compartían sus tesis teatrales o la tachaban de “anticuada”. Sin embargo, José Miguel Onaindia, director del Instituto de Artes Escénicas uruguayo, y Homero González, asistente de dirección de la obra, subrayaron que la catalana estaba “en la vanguardia del conocimiento de los autores del momento” e “hizo muchos aportes a la modernidad”. Sin ir más lejos, Medina se examinó en la escuela con Propiedad condenada, de Tennessee Williams, y Xirgu montó El malentendido de Camus en Montevideo antes de su estreno en Francia.

Medina mantiene su pasión por el teatro porque es “obvio” que se siente “bien” sobre las tablas y tiene la “suerte” de poder seguir subiéndose a ellas. Para las nuevas generaciones que aspiren a vivir de la interpretación, solo tiene un consejo: “Trabajo, trabajo y trabajo”. El secreto es “dedicarse con toda la fuerza posible al arte” y durante toda la vida, ya que una actriz jamás deja de aprender, ni siquiera a los 85 años. A la pregunta de qué pensaría Xirgu de esta obra, respondió en tono de humor cariñoso: “No sé si me corregiría porque cuando se ponía mala era malísima. (Risas) Supongo que estaría contenta, ojalá que desde algún lado nos apoye”.

Teatro documentalPero la jornada comenzará con Resaca(Intxaurrondo, 10.00), tercer montaje de la compañía gallega Ilmaquinario, que ha creado una “dramaturgia propia” sobre la “memoria propia, familiar y generacional”. El texto, que en Donostia se estrenará en su versión en español, está construido a partir de la “biografía personal” de los actores del elenco, que tratan de “reconstruir” el recuerdo de una amiga común, Álex López, cuyo fallecimiento dejó en sus vidas “vestigios” semejantes a los “restos” que la marea deposita en la playa. Según apuntaron el director Tito Asorey y el actor Fran Lareu, “la realidad irrumpe de manera bastante clara” porque Resaca emplea recursos del teatro documental -cuadernos, pensamientos, conversaciones, fotos, vinilos, casetes y objetos- como punto de partida de un trabajo que indaga en “los mecanismos de la memoria” y mezcla las artes escénicas con disciplinas como la poesía, la narración oral y la música en directo.

Hilos y cuerdaEn riguroso orden cronológico, la feria permitirá revisar espectáculos vascos ya estrenados como Hariak(Gazteszena, a las 11.30 en castellano, y a las 20.00, en euskera), de la compañía Ertza. Con la ayuda del escritor Harkaitz Cano, el coreógrafo Asier Zabaleta ha llevado a escena seis historias reales de gente que ha visto cómo los hilos que sostenían sus vidas se han roto repentinamente, obligándoles a empezar de cero. Bajo la premisa de que “todos somos de algún modo marionetas de la vida”, en la pieza participan cinco bailarines y otros tantos muñecos de tamaño natural que son manipulados por los propios intérpretes con técnicas propias de la danza. La idea es crear una suerte de “trampantojo” en el que unos y otros estén “al mismo nivel” y “todos parezcan bailarines”. Una voz en off va relatando las historias mientras se suceden las coreografías de una propuesta “idónea para gente no acostumbrada a la danza contemporánea”. “Al escuchar el texto, no se les hace tan árido”, advirtió Zabaleta.

Tras su estreno en euskera de hace unas semanas, Soka (Cuerda)regresa hoy al Victoria Eugenia (13.00) para ofrecer la versión en castellano traducida por su propio autor, Mikel Gurrea, uno de los jóvenes seleccionados en el programa Nuevas Dramaturgias de Donostia 2016. Este “monólogo de muchas voces” comienza cuando un profesor de gimnasia encuentra el cuerpo de un alumno suyo de 11 años ahorcado con la cuerda de entrenamiento. A partir de esa turbadora imagen, el texto indaga “en la frontera entre la responsabilidad y la culpa” y además del acoso escolar, aborda esa “necesidad social de buscar siempre culpables”, según señaló el director de Tanttaka, Fernando Bernués, que destacó el “trabajo actoral de gran exigencia técnica, humana y emocional” que realiza Iñaki Rikarte. Este destacó la vertiente “incómoda” de una obra que también alude “al acoso que generan quienes denuncian el acoso”, porque “todos recordamos momentos en los que hemos sido víctimas de acoso pero no tanto las veces en que hemos sido acosadores”.

Además, hoy también tendrá lugar la segunda función de Último tren a Treblinka (Espacio 1 de Tabakalera, 16.30), de Vaivén Producciones.

Humanización de la danzaLa inseguridad y cómo se enfrenta el ser humano subyacen en Zona (no) confort (Victoria Eugenia Club, 17.00), de Krego-Martín Danza. María Martín, coreógrafa y bailarina junto a Judit Ruiz Onaindi, abundó en la “humanización de la danza”, concepto que predica la compañía de Santurtzi en su labor de “sensibilizar a nuevos públicos”. Así, al inicio de la función las bailarinas ofrecerán una serie de “herramientas” para que el espectador se sienta “igual de intérprete” que ellas. Eso no supondrá en ningún caso que vayan a sacar al público a bailar, pero sí intentarán “romper la cuarta pared” para que la audiencia se sienta parte del espectáculo y haga “su propio viaje”.

Fusión flamencaLa bailaora y directora Asunción Pérez Choni ha recuperado su exitoso Tejidos al tiempo(Teatro Principal 18.30), una “reflexión sobre la vida, el tiempo y la muerte” que utiliza “un lenguaje visual diferente al que habitualmente se emplea en el flamenco”. Para ello, y a fin de “sumergir al espectador en un mundo de emociones y sensaciones”, fusiona ese mundo con la danza contemporánea, la pantomima y unos pocos elementos circenses. Los puristas no sólo no se han enfadado con la responsable de Choni Cía. Flamenca, sino que hace algunos años reconocieron su audacia con el Giraldillo Revelación de la prestigiosa Bienal de Flamenco de Sevilla. “Nos trataron con cariño porque aunque el espectáculo incluye aspectos novedosos, yo bailo de manera tradicional y el flamenco se toca y se canta de manera tradicional. Lo difícil al fusionar disciplinas es respetarlas todas y que cada una no empobrezca a las otras, sino que las realce aún más”, opinó.

Solo de danzaLa bailarina y coreógrafa francesa Muriel Corbel clausurará la 23ª edición de dFeria con Phalène(Victoria Eugenia Club, 23.00), su primer solo de danza tras 25 años de experiencia. Al frente de Grégoire, su propia compañía, la artista se transforma en el personaje de Madame Didy y plantea la pieza como un doble homenaje: al teatro, que es su “segunda casa”, y a los “desaparecidos”, entendidos estos como sus seres queridos ya fallecidos y también como los compañeros que esta vez no le acompañan en el escenario.

Jueves 9 de marzo

‘Resaca’ (ilMaquinario Teatro). En el verano de 2016, los miembros de ilMaquinario Teatro comienzan una investigación sobre su propia memoria generacional a través de la historia de una amiga común que murió y marcó sus vidas: Álex López. Intxaurrondo (10.00). Teatro.

‘Hariak’ (Ertza Konpainia). Obra multidisciplinar creada a partir de las experiencias de gente que ha visto cómo los hilos que sostenían sus vidas se han quebrado repentinamente. Gazteszena (11.30 en castellano y 20.00 en euskera). Danza y marionetas.

‘Soka’ (Cuerda) (Tanttaka Teatroa &Victoria Eugenia Antzokia). Un profesor de gimnasia encuentra el cuerpo de un alumno suyo de 11 años ahorcado con la cuerda de entrenamiento. Victoria Eugenia (13.00). Teatro.

‘Último tren a Treblinka’ (Vaivén Producciones). Espacio 1 de Tabakalera (16.30). Teatro.

‘Zona (no) confort’ (Krego-Martín Danza). Coreografía sobre cómo afrontar la inseguridad. Victoria Eugenia Club (17.00). Danza.‘Tejidos al tiempo’ (Choni Compañía Flamenca). Historia contada con un lenguaje visual nuevo pero que recurre a medios expresivos radicalmente flamencos. Teatro Principal (18.30). Danza.

‘Sólo una actriz de teatro’ Estela Medina-Compañía Reverso). La uruguaya Estela Medina, la gran actriz de habla hispana, ha sido invitada a dar una conferencia en España sobre su maestra, Margarita Xirgu. Victoria Eugenia (20.30). Teatro.

‘Phalène’ (Cie Grégoire-Muriel Corbel). Algunos están, otros no. La ausencia de los seres queridos y dos espacios que conviven en un mismo escenario: uno que plasma lo cotidiano y el otro que recoge lo sagrado. Club del Victoria Eugenia (23.00). Danza.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902