Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Xabi Prieto Capitán de la Real sociedad

“No me hago de rogar, en breve me reuniré con el presidente y decidiré”

En su eterna juventud, el capitán txuri-urdin volvió a incidir en que todavía no ha tomado la decisión de renovar, y repasó los detalles de su carrera y de su vida

Mikel Recalde Javier Colmenero - Miércoles, 8 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Xabi Prieto e Iñaki de Mujika

Galería Noticia

Xabi Prieto e Iñaki de Mujika

donostia- Xabi Prieto fue el invitado en la entrevista a fondo que cada martes realiza Iñaki de Mujika en Onda Vasca. El capitán se mostró sensible e incluso emocionado al tratar ciertos temas, como el de sus hijos, y siguió sin querer pronunciarse sobre su renovación. Lo que no admite discusión es que a día de hoy se le ve feliz: “Sí, lo estoy por cómo van las cosas en lo personal y en lo colectivo. Espero que siga así”.

La afición comienza a movilizarse para que siga y ya propone cantar Xabi quédateen el minuto 10: “Es bonito y bueno que en mi último año de contrato la gente quiera que continúe. Una buena señal. Pero, por otro lado, dije a principio de temporada que quería ver cómo me sentía física y mentalmente y a partir de ahí tomar una decisión. No me siento cómodo hablando de este tema porque siento que me voy repitiendo. Sé que dentro de poco voy a tener que tomar una decisión importante para mí y para mi futuro, pero me lo tomo con bastante naturalidad”.

El donostiarra no quiere convertir su tema en un culebrón: “Hasta hace bien poco no le daba ninguna vuelta. Estoy tratando de disfrutar del día a día. Estas semanas sí lo estoy haciendo. De verdad que no sé qué voy a hacer. Por otro lado, tampoco quiero que parezca que me estoy haciendo de rogar. Tengo una conversación pendiente con el presidente, con el que quedé en hablar pronto, y cuando eso ocurra ya lo diré”.

Prieto está analizando todo lo que implica su continuidad: “Me considero reflexivo. Antes de tomar una decisión la pienso mucho y la tomo con todas las consecuencias. Pocas veces me he arrepentido de las decisiones tomadas”. La definitiva la adoptará sin influencias de nadie: “A nadie escucharía. Es lo que uno sienta. La lógica te dice que si te encuentras bien y lo juegas todo, por qué no seguir. Pero es importante lo que sientes en cada momento. No lo sé...”.

“No es como al principio, pero los derbis siguen siendo especiales para mí”

El que tiene claro que quiere que siga es Eusebio: “Me transmitió que le gustaría que siguiese mientras continuase de entrenador de la Real”.

El repaso a su carrera no tuvo desperdicio. En el hipotético caso de que viniera un jeque ofreciéndole el oro y el moro... “Seguramente diría que no, pero depende de la ciudad. Irte fuera supone muchas cosas. Me iría con mi mujer, mis tres hijos... A China o Catar no, a Estados Unidos sí lo valoraría, pero a día de hoy no me veo fuera. Mucha gente sí que me anima, no solo por lo deportivo sino por la vida en general, por salir de la zona de confort en la que estamos. Pero a día de hoy no pienso en ello, bastante tengo. Sería romper con mi esquema, pero por ahora no contemplo esa opción”.

En su carrera ha dejado claro que “por supuesto que no todo es el dinero”. Por eso ha renovado sus contratos aún estando la Real en Segunda, aún teniendo una oferta del Ajax o del vecino...: “Esa decisión no me costó. Tampoco vamos a ser demagogos. Somos unos privilegiados, no tenemos necesidad de sumar más dinero porque ganamos un montón y, aunque cada uno sea libre de tomar la decisión que tome, yo nunca vi la necesidad. Aquí siempre me he sentido muy bien valorado y bien pagado. No he tenido necesidad de mirar fuera. En ese caso mandaron cabeza y corazón. Estaba la opción del Ajax, incluso hablé con su entrenador, pero ¿qué pintaba yo en Ámsterdam? Sinceramente, nada”.

el bernabéuHasta que debutó con la Real no tenía claro que viviría de este deporte: “Era mi ilusión y mi sueño, pero no me veía capacitado para dedicarme al fútbol hasta mi estreno. Los del Bernabéu fueron mis primeros goles. Era mi segundo partido de titular. Estaba Denoueix todavía y fue donde me di a conocer como futbolista. Desde aquel partido siempre es un estadio en el que me he encontrado cómodo, no sé por qué”.

Los canteranos han denunciado muchas veces que se valora más al de fuera: “No he tenido esa percepción. Cuando juegas en casa quizás tengas más altibajos y la gente te mira más con lupa. Siempre me he sentido muy querido, por supuesto que habrá gente a la que no le guste”.

Prieto habló de lo que significa para él portar la ikurriña en el brazo: “Es un orgullo y una responsabilidad. No lo considero duro, pero sí que sientes la responsabilidad de dirigir a un grupo”. Aunque no le gusten nada los focos: “De primeras soy introvertido, tímido, no me siento cómodo delante de las cámaras. No es algo que haya buscado”.

El momento más sensible de la entrevista se vivió al referirse a sus hijos: “Con tres vamos bien. Mi mujer igual está más enfadada, pero yo estoy encantado de que sean chicos. A día de hoy, para mí lo son todo. Es una pasada. Hasta que no eres aita no sabes lo que significa eso”. El mediapunta da mucho valor a la familia: “Me he creado en un entorno familiar muy cercano y que tus aitas estén siempre animándote y ayudándote en todo es fundamental para el crecimiento de un chaval. Espero estar a la altura de mi aita, por lo menos. Ser padre es un compromiso y una responsabilidad. A veces tengo la sensación de que no he podido estar todo el tiempo que hubiese querido, pero dentro de poco podré estar siempre”.

Su trayectoria le convierte en un emblema del club: “Me encanta el fútbol. Me gustaría seguir ligado a la Real”. Lo del banquillo no lo tiene tan claro: “Respeto muchísimo la labor del entrenador. Me saqué el título, pero no me veo. El capitán tiene que dirigir al grupo, pero el entrenador mucho más. No es fácil llevar a un grupo porque somos bastante egoístas, miramos más por lo nuestro que por el equipo”.

Su rutina está siempre ligada a Zubieta: “Me lo tomo con calma. Me levanto a las 7.45 horas, doy el desayuno a mis dos hijos mayores, les visto, les llevo a la ikastola y a las 8.45 horas llego a Zubieta. Desayuno, me trato, me calientan los fisios y luego hago mi trabajo de protección para los tobillos y abdominales, entreno, si estoy cargado me vuelvo a tratar, hago fuerza en el gimnasio, como, me ducho y a las cuatro o así me voy a por los niños a la ikastola. Y por la tarde vamos al parque a jugar o lo que sea”. Ha tenido buenos maestros con el brazalete: “Estar tantos años con tantos compañeros, tantas experiencias, capitanes como Agus, Bomba, De Pedro, Aranburu, Labaka... Uno cuando ve quiere comportarse como esa gente. Vas adquiriendo cosas de cada uno de ellos que te gustarían y que no y vas definiendo tu forma de actuar en el grupo”. De todos ellos, como ejemplo, destaca a Aranburu: “Un espejo de profesionalidad y comportamiento”.

De Mujika le preguntó por su última noche loca: “No he tenido ninguna. Siempre han sido muy comedidas. Nunca he bebido alcohol. No fumo. No tomo ni gota de alcohol. El tabaco lo detesto desde pequeño. Mis aitas eran fumadores y todas las broncas que he tenido con ellos han sido a causa del tabaco. Me gustan los refrescos: el Aquarius, el agua y si salgo de noche mezclo un poco de todo: un zumo de piña, un Kas naranja, Coca Cola... Pero nunca he visto la necesidad de beber para pasármelo bien. Iría a una sidrería pero a comer, no a beber sidra”.

“Tuve la opción de ir al Ajax, hablé con su entrenador, pero ¿yo qué pintaba en Ámsterdam?”

Su disciplina casi espartana se basa en un gran consejo: “Mi aita siempre me ha dicho que, juegue bien o juegue mal, nunca digan que no he hecho lo posible por hacerlo bien, y en ese sentido estoy tranquilo”.

Lo que sí reconoció es que a veces ha tenido que dar un toque a un compañero: “Hablar con alguno igual sí. No es fácil, pero tenemos la confianza suficiente como para hacerlo. Somos mayorcitos. Cuando uno comete un error es consciente de ello”.

Su sentimiento txuri-urdin está fuera de toda duda: “Como todo crío que nace en Donostia, los aitas son de la Real, y desde pequeño iba a Atocha con mi aita y mi osaba. Naces de la Real, es mi club y son mis colores. Por supuesto que es un sentimiento: cuando gana la Real estás feliz, y si no cabreado. Ahora, como jugador, más aún, pero cuando era aficionado también”. En la grada respetaba al futbolista: “Nunca he dicho que un jugador era un matado. Si estaba jugando ahí es porque tenía nivel”.

Su dilatada carrera provoca que haya ganado muchos amigos: “A muchos no les considero compañeros, sino amigos. Son muchas horas, viajes, victorias, derrotas. Que unen mucho. Es lo bonito del fútbol, te llevas a mucha gente. En los años que llevo, he tenido vestuarios un pelín mejor o peor, pero siempre ha habido muy buen rollo. Lillo solía decir que un equipo es lo que los suplentes quieren que sea y estoy de acuerdo. En un club como la Real, en el que todos tenemos un trato exquisito, el mismo que se equivoca se da cuenta”.

Su habitual compañero de habitación era Dani Estrada, ahora en el Real Unión: “Hemos convivido mucho. Es un fenómeno y lo pasábamos muy bien. Hablábamos de todo. Jugábamos a cartas, películas, fútbol... Yo jugaba poco a poker y por lo general perdía, así que lo dejé”.

“Agirretxe es muy grande como jugador y como persona;bastante bien lo está llevando”

derbi Y sobre el derbi del domingo, Prieto comentó que “sigue siendo un partido especial. Los primeros sí son diferentes, de más ganas. Contra el Athletic siempre hay rivalidad y vas con el cuchillo entre los dientes. De los partidos que más me gusta ganar, como los del Barça, Madrid, Atlético... Te abrazas con más efusividad”.

A la hora de recordar partidos míticos, se queda con “el día del ascenso, el del 4-2 del Madrid con Jagoba después de lo de Krasnodar. Antes lo hablamos con Mikel González y quedamos en darnos un abrazo. Íbamos 0-2 y pensaba que no íbamos a poder. El de A Coruña, el último derbi en el viejo San Mamés...”.

Xabi Prieto se definió como autocrítico: “Soy exigente. Las semanas que no juego bien son más complicadas”. Y no ocultó que la campaña pasada no lo pasó bien: “Estaba muy bien físicamente, no tenía lesión, pero la trayectoria del equipo te condiciona. Salvo Agirretxe, los demás no ofrecimos su mejor versión. Este año es lo contrario y el equipo lo nota”. Con el nombre del usurbildarra en la mesa, el capitán tuvo palabras de mucho cariño: “Markel y yo tenemos mucha relación con él y estamos pendientes. Son tantos meses que uno normaliza el verle en la camilla o sin saltar al campo. No creo que existan las palabras de consuelo. Bastante bien lo está llevando. Es muy grande como jugador y como persona. Un fuera de serie”.

Sobre los rivales, acabó elogiando a los más grandes: “Al principio Rivaldo y luego Zidane. Messi se encuentra a otro nivel”. Y destacó su colección de camisetas: “Tengo la de Messi. Muchas están guardadas en casa de mis aitas y en la mía también. Las últimas que cambié fueron con Dani García y con Rubén Pardo”.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902