Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Moain Saleh Pediatra que trabaja en Bilbao

“Nadie sabe lo que está pasando en Siria”

Este mes de marzo se cumplen seis años de guerra en Siria, donde luchan varias potencias mundiales. El pediatra sirio Moain Saleh, que trabaja en Bilbao, acaba de regresar del país en una época en la que muy pocos realizan ya ese viaje

Julio Flor Juan Flor - Domingo, 5 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:15h

Moain Saleh, pediatra sirio

Moain Saleh, pediatra sirio (Juan Flor)

Galería Noticia

Moain Saleh, pediatra sirio

donostia- Saleh se hubiera quedado allí, sufriendo con los suyos. Esperando que llegue la noche para juntarse junto al fuego con los hermanos y amigos de la infancia. Es un país que vive sumido en la Edad Media. En la oscuridad total. Pero ellos aún tienen luz, la del afecto y la solidaridad.

La alegría de volver con su familia, pero, ¿y la tristeza de visitar un país en guerra?

-Fue un llanto silencioso ver a la familia y a los amigos en esas condiciones. Antes de viajar, desde Siria me comentaban: “No te puedes imaginar el deterioro del país en este año que llevas sin venir”. Tenían razón. Ha empobrecido más, la infraestructura es prácticamente nula, no hay gasolina, no hay gas, ni electricidad…

Ha estado quince días.

-Durante esos quince días, nos daban casi dos horas al día de electricidad, una hora a la mañana y una hora a la noche. Y de esas dos horas, también se corta la luz un cuarto de hora en cada ocasión. Teníamos temperaturas de ocho grados bajo de cero en la calle. En casa estábamos todos con mantas.

¿Con qué sensaciones vivía? ¿Pensando qué?

-Que estábamos en la Edad Media. Con un estado de ánimo bajo cero, anímicamente hablando. Les he visto a todos trastornados y nerviosos, no puede ser de otra forma, muy preocupados por el futuro de los hijos, por el futuro del país. Ahora que está a punto de cumplirse el sexto año del comienzo de la guerra, la gente ha caído en la cuenta de que es peor que el primero, que no hay solución, que no la ven.

Pensando en los hijos, claro.

-Esos hijos que han acabado sus carreras y están a punto de ser llamados a filas por el Ejército para luchar en el frente de batalla, que es lo mismo que decir que les espera la muerte. Son muchos los que escapan de una situación así… pero tampoco es fácil escapar del país.

¿Cómo llegó a entrar en esta ocasión a Siria?

-Tardé tres días en llegar. Llegué a oscuras a mi pueblo, con las velas como tenues puntos de luz. Un pueblo fantasma. Es difícil explicar esa sensación.

Y estamos hablando de Latakia, un lugar “privilegiado” en el contexto del país. ¿Cómo estarán Alepo, Mosul, Homs, cómo estará Damasco?

-Cómo estarán todas esas ciudades por las que preguntas. Los alrededores de Damasco, cómo estarán. Son pueblos que han sido asediados por el Ejército durante un año con ayuda de milicias iraquíes, iraníes, o dos, o tres años.

¿Qué es lo que la gente de Siria no comprende a fecha de hoy?

-No les entra en la cabeza tanta mano extranjera. Entre Alepo y Turquía hay una ciudad que se llama Al Bab (Puerta en árabe), de 45.000 habitantes, donde están luchando el ejército sirio libre apoyado por el ejército turco, las fuerzas kurdas apoyadas por EEUU, el ejército sirio apoyado por Rusia y la aviación rusa, y luego está Dáesh, el Estado Islámico, luchando contra todos… En el fondo nadie sabe lo que está pasando.

¿Cómo estará Alepo, Damasco, Mosul?, preguntamos. ¿Y cómo estará el alma del presidente sirio Al Asad?

-La gente también se lo pregunta sabiendo que su pueblo vive en la indigencia, asesinado a diario. Los que le ven, dicen verlo contento. No sé, yo no creo que tenga alma, porque el país se ha vendido. Siria ya no existe. Está en manos de Hezbolá, de Irán, de Rusia o Estados Unidos… En una palabra, el país está entre los que apoyan al Gobierno del presidente sirio (Irán y Rusia) y la otra parte está controlada por los que apoyan a la oposición (Turquía, Arabia Saudí, EEUU e Israel)

¿Con la llegada de Trump a la Casa Blanca puede cambiar algo, teniendo en cuenta que, aparentemente se lleva bien con Putin?

-Venga quien venga de EEUU, no va a cambiar nada. Para ellos lo primero de todo es Israel. Segundo, lo más importante es Israel, y tercero Israel.

¿Qué ha visto en este viaje a Siria?

-A la entrada de cada pueblo, hay murales con fotos de los mártires. He visitado pequeñas aldeas con todos los jóvenes muertos. Llegué a contar 60 jóvenes muertos en un pequeño pueblo. Esas aldeas diminutas tienen ya dos cementerios, uno normal y otro para los mártires, los muertos de la guerra. Hay pueblos donde se acabaron los hombres para militarizarlos para la guerra. Una guerra en la que nadie sabe quién lucha y a favor de quién.

Usted va desde Europa, desde Euskadi, donde tiene su hogar. Y a la vez es sirio, es árabe. ¿Cómo se ha sentido?

-Yo no padezco una depresión como ellos, pero he llorado con ellos. He ido a darles ánimo a los míos. A ayudarles en todo lo que tenemos económicamente, anímicamente. Eso me llenó de alegría, sentir que he cumplido casi con mi deber.

¿Se ha jugado la vida con este viaje?

-Nunca tuve una sensación tan fuerte del riesgo para mi vida. Y fíjate, Julio, a pesar de todo me sentí feliz con los míos. De hecho, me dio pena tener que volver por la obligación de mi trabajo. Estaba feliz de verles, de compartir su infortunio.

¿Cuál es su mensaje para Europa, en la que ha estudiado, vive y trabaja?

-Que presionen al Gobierno sirio para que acepte una transición política y se aleje del poder. El presidente sirio representa solo al 10%. Así nunca podrá gobernar Siria. Mucho menos sin elecciones. Lo único que va a conseguir es mayor destrucción y más muertes.

Sé que allí no quiso celebrar su cumpleaños.

-Allí no hay nada que celebrar. Únicamente el cumpleaños de los más pequeños. Por lo demás, hasta poner la música alta les da vergüenza. Se sufre un luto nacional. Para celebrar algo los adultos tendrán que esperar… Dios sabe aún cuántos años.

las claves

“He pasado dos semanas muy tristes, y al mismo tiempo muy feliz”

“Llegué a oscuras a mi pueblo, con las velas como tenues puntos de luz, como un pueblo fantasma”

“He visitado pequeñas aldeas con todos los jóvenes muertos por la guerra”


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902