Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Una reivindicación con fiesta

ATLETISMO | Mañana se celebra la 28ª edición de la lilaton, la carrera popular a favor de la igualdad de género y el deporte femenino

Iñaki Egibar Ruben Plaza - Sábado, 4 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:15h

De izquierda a derecha, Maria Sarria, Asun Urbieta, Nati Rufo, organizadoras de la Lilaton.

De izquierda a derecha, Maria Sarria, Asun Urbieta, Nati Rufo, organizadoras de la Lilaton.

Galería Noticia

De izquierda a derecha, Maria Sarria, Asun Urbieta, Nati Rufo, organizadoras de la Lilaton.

Donostia- Donostia será mañana el escenario de la 28ª edición de la Lilaton, la carrera popular en la que miles de mujeres recorrerán el centro de la ciudad por un circuito de cinco kilómetros en favor de la igualdad de género y de las mujeres deportistas.

Hace 28 años que se celebró la primera Lilaton en un intento de la Asamblea de Mujeres de Donostia de que se visualizara en la calle que la mujer también era deportista, algo que en el año 1989 parecía extraño por mucho que ahora pueda sorprender. La idea de crear una carrera popular para fomentar el deporte femenino y que las mujeres empezasen a salir a la calle a hacer deporte la tuvo Nati Rufo. En 1988 esta donostiarra se encontraba en Irlanda, donde vio “una súper carrera de mujeres” y sintió que “tenía que plasmar aquí la idea porque era una visualización al exterior, un empuje para que la mujer entrara al deporte”, y la idea cuajó en la asamblea. Marisa Sarria, una de las mujeres que era parte de esa asamblea, explica que vieron una oportunidad de “hacer algo diferente para romper con la típica manifestación” que se celebra en torno al 8 de marzo, el Día Internacional de la Mujer.

El primer año consiguieron superar la centena de participantes, pero, como recuerda Nati, “todas eran militantes, venían mujeres de las asambleas de toda la provincia”. Asun Urbieta, una de las mujeres que hizo la Lilaton posible y actualmente sigue corriendo, narra una anécdota para que se entienda cuál era la situación del deporte femenino en aquella época: “No nos respetaban ni los coches, yo estaba tapando las calles y los comentarios eran increíbles. En mitad de la carrera escuché decir desde un coche: ¿estas idiotas de qué nos van a tapar la calle?”.

Para la edición de mañana se han inscrito 5.700 corredoras, aunque la carrera no entró desde el principio con fuerza. Nati Rufo dice que “fuimos en aumento constante, pero las subidas del número de participantes eran suaves. El momento en el que la carrera se dio a conocer para la inmensa mayoría de las guipuzcoanas fue cuando Arantxa Gurmendi (por aquel entonces la presidenta de Lilaton Taldea) planteó que había que extenderlo a polideportivos, a centros escolares y demás lugares donde se realizase actividad física. Se empezó a enviar propaganda de la carrera a todos esos sitios y fue entonces cuando empezaron a participar grupos organizados de todos estos centros”.

La organización se vio obligada a evolucionar a medida que el número de participantes aumentaba y, para ello, supieron aprovechar las oportunidades que las nuevas tecnologías les abrían. Algunos de esos cambios fueron pasar de registrar los datos de las inscritas a mano a hacerlo vía Internet, o de coger los tiempos con cronómetro a hacerlo con chips en los dorsales.

La Lilaton se ha convertido de esta manera en “la carrera de las mujeres”, como indica Asun Urbieta, que ve como “cada vez son más mujeres las que salen a la calle a correr. Para muchas mujeres, esta prueba es una lanzadera para entrar en el mundo del deporte, hacer afición y apuntarse a más carreras”.

Son otros tiempos, y la carrera ha influido en la sociedad guipuzcoana de tal forma que Urbieta cuenta cómo ella corre “todos los días un poquito, y a partir de enero suele ver grupos de mujeres corriendo por los puentes del Urumea, muchas de ellas preparando la Lilaton”. Pero en esta carrera popular no solo participan mujeres donostiarras, tal y como recalca, sino que “vienen a correr mujeres de todos los puntos de Euskal Herria. Cuando la carrera finaliza Donostia se queda lleno de mujeres. Ese domingo se ven muchas más que en la manifestación del 8 de marzo”.

Transición en la parte organizativaDespués de tantos años organizando la prueba, la asamblea decidió dar un relevo generacional, y dejaron en manos del Club Atlético San Seba stián la organización de la carrera. Marisa Sarria reconoce que “para el 20º aniversario la carrera ya había crecido mucho y estaba encima de la mesa la idea de dar un relevo”. Pero ese mismo año galardonaron a la Lilaton con la Medalla al Mérito Ciudadano y con el Premio Emakunde. “Fueron dos respaldos a la carrera que hizo que siguiera la misma junta directiva”, puntualiza.

Al final la transición se dio para la edición 26, y fue paulatinamente. “No queríamos que se perdieran ni el nombre ni el espíritu de la carrera”, cuenta Marisa Sarria, quien explica que “durante el 25º aniversario ellas (las jóvenes del Club Atlético San Sebastián) estuvieron en las reuniones y nos ayudaron en la carrera;y cuando ellas han cogido el relevo, nosotras estamos también ayudando, no se ha roto el vínculo”.

Las tres (Rufo, Sarria y Urbieta) reconocen que la nueva junta directiva lo está haciendo muy bien y que están “modernizando la Lilaton”. La página de Facebook, la actividad de zumba antes de la carrera y el pintxopote por la Parte Vieja todo el día son algunas de las principales novedades. Pero tienen claro que mantener los valores de la carrera es lo más importante, por eso, Nati Rufo afirma que “en el convenio de transición se dijo que el espíritu es inamovible”. Nati se refiere a que siga siendo para mujeres, céntrica, el horario, los kilómetros y las colaboradoras (el 90% son mujeres), entre otras cosas. Es rotunda al afirmar que “es una carrera de mujeres para mujeres, eso no se ha roto y lo están haciendo muy bien”.

siempre respaldadas“Por parte del Ayuntamiento de Donostia y Emakunde nos han facilitado que esta carrera fuese posible, y en la Diputación dependía de quien estuviese al mando, aunque últimamente nos están apoyando”, dice Nati Rufo, quien admite que “en algunas etapas se han pasado momentos económicos críticos”. Además de las instituciones, con la Lilaton se han involucrado muchas mujeres deportistas como Reyes Carrere, Edurne Pasaban, Josune Bereziartu o Naroa Agirre.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902