Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Con el freno de mano

Un tiempo de perros se unió al pésimo horario y a la jornada entre semana para deslucir una fiesta que, aun así, deparó pinceladas de emotividad

Un reportaje de Marco Rodrigo. Fotografía Ruben Plaza - Miércoles, 1 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Un seguidor armero y una aficionada realista, juntos.

Un seguidor armero y una aficionada realista, juntos.

Galería Noticia

Un seguidor armero y una aficionada realista, juntos.Varios seguidores del Eibar aplauden a su equipo en un momento del encuentro de ayer en Anoeta.Dos seguidores de la Real conversan sobre el partido delante de otro disfrazado.La afición de ambos equipos se entremezcló en las gradas de Anoeta.Imagen del acto de hermanamiento de peñas de la Real y el Eibar antes del comienzo del derbi guipuzcoano.Los aficionados disfrazados no faltaron en un día tan señalado como el martes de Carnaval.Los once titulares de la Real posaron con los niños en la clásica foto previa al inicio de cada encuentro en casa.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

no hay manera. El Eibar ascendió a Primera hace ya más de dos años, en mayo de 2014, pero el derbi guipuzcoano de la máxima categoría todavía no ha podido tener como escenario un Anoeta vestido de gala. La primera temporada se disputó un sábado invernal a las 22.00 horas. La segunda, un domingo a mediodía, cortando de raíz cualquier opción de ambiente previo. Y en esta ocasión a los caprichos del azar (el sorteo liguero situó el partido en una jornada entre semana) se ha unido la elección de las 19.30 como horario, momento en el que muchos aficionados de ambos clubes siguen trabajando.

Esta última circunstancia se vio ayer agravada, además, por el día de perros que hizo en Donostia, donde la lluvia y el fuerte viento causaron estragos. Resultaba inevitable que la fiesta del derbi acusara semejante conjunción de elementos, pero un Real-Eibar siempre merece honores. Así que el encuentro sí deparó pinceladas de emotividad a su alrededor.

El color lo pusieron las camisetas azulgranas que, a lo largo del día y a cuentagotas, pudieron verse por las calles de la capital guipuzcoana. El ambiente distó mucho de los que se registran en derbis al uso, pero en la ciudad sí se percibió que por la tarde había partido en Anoeta. Antes del encuentro, los aledaños del recinto de Amara, concretamente el busto de Alberto Ormaetxea, asistieron a un acto de hermanamiento entre peñas de ambos clubes. Eran las 18.30 horas, y para entonces los jóvenes seguidores universitarios de Real y Eibar ya disfrutaban en los bares adscritos a la tercera edición del Día del Estudiante. Después, dentro del estadio, la afición armera, con menor representación que en otras ocasiones por motivos obvios y comprensibles, rivalizó en cánticos con la hinchada local, dentro de un derbi que, en su faceta ambiental, se celebró con el freno de mano echado. Esta mañana tocaba madrugar...


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902