Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
DUELO TÁCTICO

Derbi de ajedrez

Mendilibar le ganó la partida a Eusebio pero, paradójicamente, terminó empatando cuando, obligado por el 2-1, renunció a su apuesta clave: poblar el centro del campo

Marco Rodrigo - Miércoles, 1 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Undiano muestra una tarjeta amarilla.

Undiano muestra una tarjeta amarilla.

Galería Noticia

Undiano muestra una tarjeta amarilla.

donostia- Dice el tópico que los derbis son partidos de garra, de lucha, de intensidad, jugados con el corazón, en los que la vertiente táctica queda relegada a un segundo plano. El duelo de ayer en Anoeta, sin embargo, debe suponer la excepción que confirma la regla, porque el Real-Eibar se convirtió desde el pitido inicial en un enfrentamiento con futbolistas convertidos en piezas de ajedrez. En cuanto se conoció el once de Mendilibar, quedó claro que la pizarra iba a tener una influencia capital en el encuentro.

Eusebio no cambió nada. De inicio, el mismo planteamiento y los mismos futbolistas que en los dos últimos encuentros. Sí varió el técnico de Zaldibar, tras cuyos movimientos no cabe situar únicamente motivos de descanso en una semana de tres partidos. El entrenador del Eibar dio una vuelta de tuerca importante a su equipo para ahogar a la Real, y empezó consiguiéndolo.

Colocó a Dani García delante de la defensa y le dotó de dos escuderos a modo de interiores, Escalante y Cristian Rivera, encargados de apretar a Illarramendi y Zurutuza. En punta, mientras, la labor de presión de Rubén Peña, referencia ofensiva, se veía acompañada casi siempre por la labor adelantada de alguno de los dos extremos, Inui o Pedro León, que se situaban a su altura. De este modo, el hombre libre de la Real para dar salida al juego desde atrás era alguno de los dos laterales, pero a la Real le costó encontrarles en estático.

El Eibar se mostraba superior desde el arranque. Parecía que lo que ocurría sobre el césped se ajustaba en mayor medida a sus intereses que a los de la Real. Pero se adelantaron los locales. Y no es casualidad cómo lo hicieron. Ocurrió en una transición, tras robo de Navas cuando el Eibar estaba saliendo de su campo. La contra txuri-urdin terminó en centro de Odriozola y gol de Juanmi, pero el panorama del partido no cambió. El Eibar siguió haciendo cosquillas a los blanquiazules, iluminados únicamente por la magia de un entonado Xabi Prieto. El gol de Escalante y el 1-1 al descanso hacían justicia a lo visto.

Todo lo ocurrido tras la reanudación se vio condicionado por las expulsiones. Primero se marchó a la caseta Lejeune, central del Eibar, y Mendilibar, reacio a vaciar su medular, optó por dejar libre la banda izquierda. Dio entrada a Dos Santos, sentó a Inui y dejó a Cristian Rivera, interior zurdo, como encargado de echar una mano a Luna. No le fue mal, porque en inferioridad numérica siguió bloqueando el juego de una Real que, además, no tardó en ver cómo expulsaban a Juanmi.

Eusebio, al contrario que Mendilibar, sí vació el centro del campo. Escoró a Xabi Prieto y dejó al recién ingresado Granero junto a Illarra en la medular. En teoría, el contexto era peligroso para la Real, pero llegó el 2-1 y, con el paso de los minutos, Mendilibar tuvo que arriesgar. Apostó por Sergi Enrich, prescindió de Escalante y, paradójicamente, atacó peor así, con la delantera reforzada pero la zona ancha debilitada. Pero mayor paradoja resultó aún que, de este modo, llegara el definitivo 2-2.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902