Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Ese mundo nuestro

Amarga retromigración afgana

Por Valentí Popescu - Lunes, 27 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:12h

las penurias y miserias que vienen asolando a los afganos desde finales del siglo pasado no solo no cesan, sino que ahora se han enriquecido con una nueva angustia: el reenvío masivo e ilegal de los millones de fugitivos refugiados en el Pakistán.

El año pasado regresó desde el Pakistán cerca del millón de afganos y se calcula que este año y el próximo lo harán 2,5 millones más, en su inmensa mayoría a la fuerza.

Son cerca de cuatro millones los afganos que huyeron al Pakistán desde que estallaron las guerras contra los talibán y las autoridades de Islamabad así como la población pakistaní los habían acogido con relativa tolerancia. En gran parte, por piedad ya que se trataba de los afganos pobres que no podían reunir los 8.000$ que cuestan aproximadamente los servicios de un traficante de seres humanos que los lleve a la Europa rica.

Pero desde el 2007 las relaciones entre Kabul e Islamabad se deterioraron gravemente y una serie de atentados terroristas registrados últimamente en el Pakistán han sido atribuidos sistemáticamente a la inmigración afgana, incluso en los muchos casos en los que era evidente que no tenían nada que ver ni con el Gobierno de Kabul ni con los fugitivos.

El año pasado regresó del Pakistán cerca de millón y medio de afganos y se calcula 2,5 en el próximo

La situación de los afganos ha empeorado constantemente por la presión de los políticos de Islamabad

La situación de estos ha empeorado constantemente por la presión de los políticos de Islamabad y, consecuentemente, por la brutalidad y pillería de las autoridades locales pakistaníes que han visto en los fugitivos afganos unas víctimas indefensas.

Así, desde el 2007 el Pakistán no extiende ya documentación alguna a los afganos que se han refugiado en el país. Y desde hace cerca de tres años largos las autoridades locales maltratan a esta minoría indefensa.

El maltrato va desde la exclusión de los niños afganos de las escuelas públicas hasta el cierre de centros de acogida para los desplazados afganos más necesitados, pasando por los abusos individuales de controles humillantes, retirada injustificada de documentación o chantaje para no retirársela, robos, amenazas e insultos en público.

Naturalmente, este vaivén humano tiene también su componente de picaresca avaricia mezquina. Y es que el año pasado el organismo de ayuda a los refugiados de la ONU duplicó la subvención para los retornantes -400$ por persona-, una suma que para los más famélicos resulta un señuelo irresistible y que ha incrementado claramente el reflujo de fugitivos.

Y si los afganos desplazados por las guerras son las primeras víctimas de todas estas circunstancias, la segunda víctima lo es la propia capital afgana -Kabul- a la que se dirige más de la cuarta parte de todos los desplazados del propio país, indiferentemente de cuál sea su patria chica. Porque en Kabul, especialmente en sus arrabales más míseros, se ha concentrado hasta el momento millón y medio de afganos que se han visto obligados por las guerrillas, los bombardeos y el hambre a abandonar sus hogares. Consecuentemente, la situación social, sanitaria y económica de la capital es francamente alarmante.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902