Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

El Consistorio prepara “un plan ambicioso” para hacer más visibles los depósitos de Ulia

Las visitas que gestiona Uliako Lore Baratzak se reanudan en marzo tras obras para mejorar la iluminación y las escaleras

Arantzazu Zabaleta Gorka Estrada - Jueves, 23 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Varios visitantes en el depósito de Buskando, en una visita organizada por Uliako Lore Baratzak.

Varios visitantes en el depósito de Buskando, en una visita organizada por Uliako Lore Baratzak.

Galería Noticia

Varios visitantes en el depósito de Buskando, en una visita organizada por Uliako Lore Baratzak.

donostia- El Consistorio prepara un proyecto “más ambicioso” para poner en valor los antiguos depósitos de agua de Ulia, ubicados bajo la parcela de los viveros. En la actualidad y desde hace varios años, los depósitos se pueden visitar de la mano de la asociación Uliako Lore Baratzak, que gestiona el parque de los viveros y que una vez al mes organiza visitas guiadas a uno de los dos aljibes, Buskando, el único accesible en la actualidad. En enero y febrero esas visitas se han suspendido para mejorar la iluminación del recinto y la escalera de acceso por cuestiones de seguridad, según explicó ayer el concejal de Medio Ambiente, Alfonso Gurpegui. Añadió, sin embargo, que el último fin de semana de marzo se reanudarán estas visitas y que para compensar las dos citas perdidas se programarán un total de seis esta primavera.

Gurpegui, que agradeció la labor que hacen los voluntarios de Ulia en dar a conocer estos depósitos y organizar las visitas, explicó que el Consistorio ha decidido involucrar a la Fundación Cristina Enea en el proyecto para dar un paso más y hacer conocer los depósitos, bautizados con los nombres de Buskando y Soroborda. Así, Uliako Lore Baratzak tendrá la ayuda de Cristina Enea para gestionar las visitas y técnicos de la fundación prepararán, además, material de apoyo para ilustrar el valor de los depósitos y repartir entre los visitantes.

Todo eso a corto plazo, mientras que a medio plazo el objetivo del Consistorio es acondicionar también la segunda sala de Buskando para que sea visitable, así como la sala de máquinas (el acceso a Soroborda es mucho más complejo y no resulta accesible, ya que sólo se puede entrar con material de escalada). También les gustaría acondicionar y señalizar algunos acueductos de Ulia que se conectaban con los depósitos y poder, así, mostrar cómo funcionaba el sistema de distribución de agua de la ciudad hasta el siglo pasado.

La Fundación Cristina Enea colaborará con los vecinos de Ulia en la creación de material sobre los depósitos y en el plan para ponerlos en valor

Hace años se llegó a hablar de crear una especie de museo del agua en estos depósitos, aunque Gurpegui no quiso ir tan lejos, pero sí especificó que el objetivo es que sean un lugar en el que se pueda conocer el ciclo del agua y el pasado de la ciudad.

Gurpegui recordó que aunque el Consistorio ha aprobado un plan urbanístico para construir apartamentos para jóvenes en la parcela de los viveros, las construcciones se ubicarían en el otro extremo del solar, por lo que no afectarían a los depósitos de agua.

buskando y sorobordaEl primero de los dos depósitos en construirse fue Soroborda, creado en el año 1869 y con 7.000 metros cúbicos de capacidad, ya que el crecimiento de la ciudad tras la desaparición de las murallas hizo evidente la necesidad de un aljibe (hasta entonces los donostiarras acudían a las fuentes de Morlans y Ulia). 30 años después, cuando se quedó corto para abastecer a la ciudad que seguía creciendo, se creó Buskando, con 10.000 metros cúbicos más. Aunque Soroborda era un tanque soterrado, Buskando, en un principio, era un depósito abierto: luego construyeron los arcos y la cubierta abovedada que existen en la actualidad. Su acceso es más sencillo, a través de una escalera que es la que el Consistorio está mejorando estas semanas.

Los dos depósitos funcionaron hasta el año 1982, aunque para entonces el crecimiento de Donostia había obligado ya a construir también el depósito de Mons y los embalses de Artikutza y Añarbe. Llevan 35 años sin uso, aunque su estado de conservación es bueno y, con la colaboración de Aranzadi, Uliako Lore Baratzak consiguió empezar a organizar las citadas visitas guiadas hace un par de años, con supervisión de un técnico municipal.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
    • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902