Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Cien veces Valverde

EL MURCIANO CONQUISTA SU VICTORIA CENTENARIA DESPUÉS DE TRIUNFAR EN LA GENERAL DE LA VUELTA A | Andalucía

César Ortuzar - Martes, 21 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:12h

Valverde, tras su victoria en la Vuelta a Andalucía.

Valverde, tras su victoria en la Vuelta a Andalucía. (EFE)

Galería Noticia

Valverde, tras su victoria en la Vuelta a Andalucía.

donostia- De una punta a la otra de Valverde se recorren cien Valverdes, un centenar de triunfos pespuntan en su currículo, magno, repleto de postales victoriosas, recuerdos de cosechas en el crudo invierno, en la florida primavera, en el afilado verano y en el caduco otoño. Valverde, en las cuatro estaciones, como los violines de Vivaldi. Valverde, un solista sin parangón, Valverde en los cuatro puntos cardinales, brújula de laurel la suya. Valverde en las clásicas, Valverde en las grandes vueltas, Valverde en las vueltas pequeñas, Valverde en carreras menores.... Siempre Valverde, al sprint o en montaña. La estampa victoriosa, sus brazos abiertos, trazando un arcoíris, un arco del triunfo, de la que se podría hacer un recortable y una línea del tiempo para un ciclista irrepetible, con ese aire de genio despistado, hombre del Renacimiento, extraordinario en todos los frentes, capaz de colocar una chincheta en toda la cartografía ciclista. “Me hace mucha ilusión esta victoria 100. Significa que la trayectoria ha sido fenomenal, son números muy buenos y espero seguir ampliándolos”, expresa con naturalidad, lejos de la pirotecnia, del boato y del confeti de un logro solo al alcance de los elegidos, de los ciclistas que trascienden.

En Andalucía, camino de los 37 años, Valverde sopló cien victorias con su quinta corona en la Ruta del Sur. No hay quinta mala. No para Valverde, un tipo enamorado de la bicicleta, el motor de su pasión, siempre hambriento como si en su despensa faltara comida todos los días. “Sigo corriendo porque es lo que más me gusta en la vida, lo único, y porque me gusta ganar”, dice. Tallado por la inmensidad de su clase, ambicioso y competitivo, Valverde alcanzó el domingo por un segundo sobre Contador los cien triunfos computados oficialmente. Los logros de los cursos 2010 y 2011 se descuentan por dopaje.

Valverde es un adelantado. Lo fue cuando apenas era un jovencito con un palmarés rotundo en su tránsito hacia el profesionalismo. El reloj de Valverde, a la hora exacta desde 2003, cuando inició su cosecha en la elite con el Kelme, donde debutó en 2002. El curso de su bautismo fue el único en el que su contador se quedó en blanco. En la siguiente campaña su sonrisa comenzó a caer en cascada por los podios, su hogar en los 16 cursos en los que desparrama su versatilidad. Aunque venció la Challenge de Mallorca, la victoria no quedó impresa en el memorándum de 2003. Su desvirgamiento ocurrió a toda velocidad, en un sprint en Gasteiz. Fue más rápido que ninguno en la tercera etapa de la Vuelta al País Vasco. Concluida la cita, otra volata le impulsó en Amorebieta. La Klasika Primavera le otorgó otro ramo de flores.

Valverde bien podría abrir una floristería. También una tienda de trofeos con todos los que ha recolectado por los distintos escenarios, aunque en su orla le falta un Mundial a pesar de sus seis medallas. Infatigable, siempre presente en la puja por las victorias, Valverde quiere más. El conformismo no habita en su piel ni el día en el que consumó su victoria 100, una cifra demoledora. “No queda tiempo para muchas celebraciones porque en apenas diez días tengo la París-Niza, que será mi próximo objetivo”. Así vive Valverde, en una rueda sin fin, como si no hubiera mañana y el pasado no tuviera memoria. Siempre joven.

Iconoclasta, Valverde lo mismo lucha por la general de las grandes carreras -logró una Vuelta a España y empeñado pudo subirse al podio del Tour y al del Giro- que se desliza en ellas a través de la búsqueda de etapas. Formidable en las clásicas, su palmarés le señala como uno de los grandes de una especialidad que produce sarpullidos en aquellos que compiten por las grandes vueltas. Lo mezcla todo en su coctelera ciclista. Así cerró su última conquista, que no la final. Cien veces Valverde.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902