Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

¿ Hijos a cualquier precio?

El debate sobre la regulación de la gestación subrogada irrumpe con fuerza, levanta pasiones y concita partidarios y detractores a partes iguales

Un reportaje de Concha Lago - Domingo, 19 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Una gestante subrogada acepta que se le transfiera a su útero el embrión previamente engendrado.

Una gestante subrogada acepta que se le transfiera a su útero el embrión previamente engendrado.

Galería Noticia

Una gestante subrogada acepta que se le transfiera a su útero el embrión previamente engendrado.

“La defiendo porque creo en el derecho de la mujer a decicir sobre su propio cuerpo”

N oelia Osés lo intentó todo para poder tener un hijo. Tras dos inseminaciones artificiales, un proceloso peregrinaje de hospitales públicos y privados para someterse a varias fertilizaciones in vitro, un embarazo de alto riesgo de gemelos que se frustró... nada dio resultado. Ahora esta ermuarra, residente en Donostia, espera nerviosísima, junto a su marido, a que esta misma semana le comuniquen si su gestante norteamericana se ha quedado embarazada. Con una situación médica muy complicada, han optado por la gestación subrogada en California, donde existe la legislación más garantista.

“Fue mi madre la que vio un documental de una mujer que había sido gestante para otra familia, y eso le marcó. La gestante contaba que quería ayudar porque estaba concienciada con los problemas de fertilidad y era maravilloso poder ayudar a alguien a tener hijos. No quería que alguien se pudiera quedar sin ellos porque no podía gestar al bebé”, explica Noelia.

Hoy, un año después de comenzar la travesía de la maternidad subrogada, esta pareja vasca está a punto de conocer si van a ser padres. “Defiendo la gestación subrogada como una técnica de último recurso, es decir, solo cuando una persona o pareja quiere tener un hijo pero no puede gestarlo. En ningún caso por motivos de conveniencia o de comodidad”, aclara.

Desde la Asociación Son Nuestros Hijos son firmes partidarios de la regulación. “Yo defiendo el derecho de la mujer a decidir sobre el propio cuerpo porque las mujeres tenemos la suficiente capacidad intelectual para saber a qué te estás comprometiendo y si quieres o no participar”.

No cree, sin embargo, en el derecho al arrepentimiento. “La mujer debe tomar la decisión en firme y antes de empezar el proceso debe estar asesorada, también por un psicólogo, sabiendo que ese bebé no es hijo suyo y aceptándolo sin reservas”. “Pero debe ser algo estrictamente voluntario y altruista. Aunque es normal que haya una compensación económica porque estás condicionando la vida de alguien durante al menos un año mientras que se somete al tratamiento y dura el embarazo”, señala.

en el otro ladoOsés es consciente de que en las antípodas de su pensamiento se encuentran algunas feministas y católicos recalcitrantes. Y es que alquilar vientres de mujeres en favor de terceros no es progresista o conservador. Muchas personas desde distintas posturas ideológicas coinciden en legalizarla, mientras movimientos feministas e Iglesia se oponen por igual a esta práctica.

De hecho, un grupo de mujeres lanzó la campaña nosomosvasijasdonde muestran su preocupación ante los pronunciamientos a favor de la regulación de esta práctica. A su juicio, “la maternidad por sustitución niega a las mujeres gestantes el derecho a decidir durante el proceso de embarazo y en la posterior toma de decisiones relativas a la crianza, cuidado y educación del menor o la menor”.

En esta línea, la presidenta de la Federación de Mujeres Progresistas, Yolanda Besteiro, señala que la gestación subrogada supone “alquilar o explotar la capacidad reproductiva de las mujeres”. “Hay que considerarla en una sociedad patriarcal en la que vivimos y además en un concepto neoliberal, que conduce a la compra y venta de bebés y a la explotación de la capacidad reproductiva de las mujeres”, destaca.

Sin embargo, en opinión de Natalia Osés, que está a punto de conocer la gran noticia de su vida, “los colectivos opuestos a la gestación subrogada acusan a los que la defienden de explotación de mujeres y de compraventa de bebés. Pero eso solo es una estrategia para desviar la atención de lo importante. El debate que las feministas evitan es el de si una mujer puede elegir libremente gestar para otra persona. Y lo evitan porque, después de desgañitarse gritando mi cuerpo es mío, yo decido para defender el aborto, hasta ellas ven la contradicción en prohibirle a una mujer ahora decidir sobre su propio cuerpo”, sentencia.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902