Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Podemos zanja su crisis con la candidatura de Íñigo Errejón a la presidencia de Madrid

Pierde la portavocía en una ejecutiva con un 20% de afines y con Irene Montero como nueva mano derecha de Iglesias

Míriam Vázquez - Domingo, 19 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Íñigo Errejón, ex ‘número dos’ de Podemos, pierde mucho peso dentro de la formación. Fotos: Efe

Íñigo Errejón.

Galería Noticia

Íñigo Errejón, ex ‘número dos’ de Podemos, pierde mucho peso dentro de la formación. Fotos: Efe

Donostia- El Consejo Ciudadano de Podemos alumbró ayer una ejecutiva a la medida de su líder. Pablo Iglesias se ha rodeado de sus más fieles colaboradores en una cúpula con una presencia muy limitada del sector errejonistaderrotado en Vistalegre II. El propio Íñigo Errejón se ha visto despojado de su portavocía en el Congreso, ha perdido su condición de número dos y, aunque sigue en la ejecutiva al frente del área de análisis estratégico, ese cargo tendrá menor proyección y peso interno que su anterior Secretaría Política, ahora desaparecida. El reparto de áreas que se pactó ayer en Madrid se sitúa muy lejos de las pretensiones de Errejón, que pedía una cuota del 40%, un porcentaje similar al 37% que tiene en el Consejo Ciudadano. Tuvo que conformarse con la mitad del objetivo que se había fijado: un 20%, es decir, tres de los 15 puestos de la ejecutiva. Lo sorprendente de la jornada fue la filosofía con la que el sector errejonista se tomó este desenlace. Dieron por bueno el reparto, que al parecer fue pactado por todas las corrientes internas, incluidos unos anticapitalistas que entrarán de la mano de Miguel Urbán. La explicación hay que buscarla en el acuerdo alcanzado entre Iglesias y Errejón para que el segundo sea candidato a la presidencia de Madrid en 2019, una compensación por haber perdido peso en la ejecutiva del partido.

Ese acuerdo puede causar cierto desconcierto porque hasta hace poco los errejonistas veían la candidatura a Madrid como un destierro. Ya no es así, al menos según la versión oficial. Por lo visto, tanto Iglesias como Errejón han llegado a la conclusión de que esa vía es la mejor solución para garantizar la paz interna, separando claramente las atribuciones y el ámbito de actuación de cada uno. De hecho, se ha decidido que Errejón no siga como portavoz del Congreso (ni siquiera como adjunto) para evitar contradicciones en el discurso de Podemos, porque Errejón se vería en la tesitura de defender una línea política menos pragmática e institucional de lo que fijaba su documento para Vistalegre II. La portavocía será para Irene Montero, que será la mano derecha de Iglesias. Errejón aseguró ayer que “acepta” el reparto de cargos y prometió unidad. Tendrá en la candidatura a Madrid una plataforma que le permitirá mantener cierta proyección. Los pablistas, por su parte, suavizan con este ofrecimiento la imagen de purga. El exnúmero dos puede esperar ahora en la retaguardia a que sus tesis triunfen en el futuro y la balanza de Podemos se incline hacia una labor más institucional y de mayor pragmatismo político, y no tan centrada en el activismo social en las calles que propugna Iglesias.

Ninguno de los dos confirmaron la candidatura a las autonómicas de Madrid por una cuestión cosmética, puesto que en sentido estricto los aspirantes se eligen en primarias, tal y como recordó ayer un Miguel Urbán algo airado. No obstante, el secretario general se ha comprometido a apoyar a Errejón si opta al cargo, lo que prácticamente garantiza su triunfo. Iglesias aseguró que le “encantaría” que fuera el aspirante. Errejón rechazó adelantar escenarios. Tanto uno como otro fijaron la apuesta estratégica en consolidar las denominadas alcaldías del cambio y lograr la victoria sobre la popular Cristina Cifuentes en 2019 como paso previo a alcanzar Moncloa en las generales de 2020.

el repartoLa ejecutiva pactada ayer se compone de quince representantes, catorce si se deja al margen la secretaría general de Iglesias. Diez de ellos aparecían en las listas de Iglesias para el cónclave de Vistalegre II y son sus más fieles colaboradores. No solo se trata de una cuestión cuantitativa, sino cualitativa, porque copan las áreas de mayor peso: las encargadas de fijar la línea política en la calle y en las instituciones. Los tres pilares de Iglesias serán Irene Montero, la hasta ayer portavoz adjunta parlamentaria, que ha sido aupada hasta la Secretaría de Acción en el Congreso y la Portavocía;Pablo Echenique, quien seguirá como secretario de Organización y asume también el área de programas que hasta ahora llevaba Carolina Bescansa;y Rafa Mayoral, al frente de Sociedad Civil y Movimiento Popular. El área de acción institucional, clave para los errejonistas, cambia de manos y pasa al sector pablista,con Gloria Elizo.

Otros afines al secretariogeneral son Juan Manuel del Olmo (Comunicación y Tecnologías de la Información), Noelia Vera (Participación), Sofía Castañón (Igualdad, Feminismos y LGTBI), Meri Pita (Plurinacionalidad y Diversidad Territorial), y las vascas Idoia Villanueva (Coordinación Ejecutiva del Consejo, cargo que también se arrebata a los errejonistas), y Pilar Garrido, que se incorpora a la sección de políticas sociales. Su nombramiento puede sembrar incertidumbre en Podemos Euskadi, porque supone premiar al sector del dimitido líder Roberto Uriarte. La actual dirección vasca es afín a Errejón y ahora ve cómo Garrido, una de las contrincantes en la pugna por el liderazgo con Nagua Alba y afín al dimitido Uriarte, logra un puesto de relevancia en la cúpula estatal. En el Senado, seguirá Ramón Espinar como portavoz.

Los errejonistas tendrán tres puestos. Uno de ellos es el propio Errejón, encargado del análisis estratégico y cambio político. Pablo Bustinduy seguirá al frente del área internacional, y Auxiliadora Honorato perderá sus atribuciones en la política institucional, que pasarán a manos de Gloria Elizo. Honorato se encargará de la Secretaría de Administraciones Públicas. Los anticapitalistas también entran con su líder Miguel Urbán, al frente de Acción en el Parlamento Europeo, un cargo que le vendrá como anillo al dedo por su condición de eurodiputado. La ejecutiva fue aprobada por 76 votos a favor y dos abstenciones del Consejo Ciudadano.

Ningún sector va a plantar batalla por el reparto. Se trasladó la imagen de que la crisis ha quedado sellada. Errejón quitó hierro al nuevo reparto y dijo que “acepta los cambios de responsabilidades”. Lo vio “normal” porque se ha abierto una nueva fase tras Vistalegre II. Deseó suerte a Irene Montero, y prometió estar “al lado ayudando”. Reveló que no será ni adjunto en el Congreso porque “no hacía falta ampliar el pool de portavoces” y “podía ser contraproducente”. En realidad, en el transcurso de la tarde se hizo público que sí habrá una adjunta y que será la navarra Ione Belarra.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902