Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

No molesten al conductor

Domingo, 19 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Mikel Recalde.

Mikel Recalde.

Galería Noticia

Mikel Recalde.

la Real ha ganado seis de sus últimos ocho encuentros de Liga. El equipo txuri-urdin ha alcanzado semejante nivel de plenitud que lo único que debe temer realmente es a sí mismo. Su estado actual invita a colocar un cartel que rece “No molesten al conductor”, como el que tantas veces hemos leído en autobuses públicos. Miramos todos los encuentros de los blanquiazules con los dedos cruzados para que no se rompa ninguno de sus pilares básicos, al ser plenamente conscientes de que no dispone de un fondo de armario tan amplio y competente como el resto de candidatos a las plazas Champions. No hay más que recordar el disgusto que nos llevamos cuando Willian José pidió el cambio nada más empezar el festival de Cornellá y cuando las cámaras captaron su gesto de contrariedad en el banquillo que presagiaban lo peor. Todos sabemos que el camino hasta el cuarto puesto está lleno de espinas ajenas al club, por lo que resulta vital y obligatorio no tirar piedras contra nuestro propio tejado. Sea quien sea el patoso lanzador.
La afición de la Real es especial. Yo no diría que distinta a todas las demás, pero sí que le distinguiría una condición diferencial a la mayoría. Y es que sin ser poderoso económicamente, gran parte de su hinchada cataloga a su club tan grande como cualquier otro. Por eso nos cuesta tanto aceptar y digerir que futbolistas guipuzcoanos formados en Zubieta emigren en busca de lo que suelen definir como “oportunidad irrechazable de un tren que solo pasa una vez en la vida”. En demasiadas ocasiones caemos en la cómoda trampa de pagar nuestra desazón acusándoles de peseteros cuando, quien más o quien menos, podría hacer lo mismo si estuviera en su situación. Eso es así y el que lo niegue, habría que comprobar su respuesta al ver los ceros del cheque que le ofrecieran.
No quiero reabrir heridas, aunque seguro que para algunos todavía no han cicatrizado, pero me voy a referir al tema Rulli. El argentino aterrizó en 2014 como un absoluto desconocido en nuestro país y en pocos meses, lesión grave incluida que sufrió en Krasnodar después de firmar una parada memorable bajo palos, hizo olvidar a Claudio Bravo. Casi nada. No puedo decir que haya tenido excesivo contacto con él, aunque las pocas veces que hemos hablado me había parecido una persona madura y con las ideas muy claras para su edad. En lo futbolístico quizá se pueda debatir si no ha protagonizado una evolución como la que muchos esperábamos, pero su nivel es indiscutible tal y como lo acredita que en su país le consideran el arquero del futuro de la albiceleste. Que no es un puesto cualquiera.
El hecho de ser propiedad de un fondo de inversión ha motivado que los tres veranos en los que lleva de relación con la Real hayan sido movidos. En el primero le tuvieron recluido y escondido una semana en un hotel de Holanda. En el segundo, del que prefiero olvidar detalles que no le beneficiarían, el interés y su abortado fichaje al límite por el Valencia no le dejaron secuelas. Ha sido en el tercero en el que ha tenido de verdad un gesto de compromiso la Real admirable y emocionante y que, si somos justos, jamás olvidaremos, al rechazar la propuesta del City para seguir en Donostia. Hasta aquí yo creo que todos nos entendemos sin ningún problema.
Las curvas aparecen la semana pasada. Rulli hace unas declaraciones a una periodista de Gol Tv en las que, ahí está la hemeroteca, cambia su discurso de raíz y señala, entre otras cosas, que “le gustaría jugar en el Manchester City”. Vuelvo a lo dicho, aunque ahora ya lo hago en primera persona. A mí no me molesta nada que un portero nacido en La Plata quiera recalar en un club de máximo nivel, porque entiendo que no comprenda nuestra mágica y singular medida de grandeza con la que nos referimos a nuestra Real. Lo malo es que en Zubieta ya veníamos observando que las llamadas de Guardiola en verano sí le habían hecho cambiar el chip. Y lo que en realidad me afecta es que, una vez más, cometa la cobardía de refugiarse señalando al emisario, cuando el trabajo de la reportera fue irreprochable y espléndido y que en pleno momento de felicidad del realismo, con 1-2 en Cornellá aún caliente, se dedique a rendir cuentas en Twitter de un fuego que ha provocado él solito. Más triste me resulta incluso que ya en frío, muchas horas después, y en una rueda de prensa preparada en connivencia con el club, se invente un supuesto desestabilizador, que no existe, y diga que no se emitió lo que realmente dijo. Vamos a ver... No era una entrevista de un periódico, sino que se trataba de un vídeo. La pregunta es si el que salía en el mismo era él o un doble que suplantaba su personalidad, porque sus palabras se entienden con nitidez.
Con lo fácil que era explicarse con la verdad y dejarlo correr.... La regla número uno cuando todo funciona de maravilla es que nadie saque los pies del tiesto como ha hecho Rulli. Sí, pasamos página, porque es lo mejor para el equipo y lo único que queremos es que nuestro portero, aquel que hizo olvidar a Bravo, demuestre los motivos por los que Casillas dice que se encuentra entre los tres mejores de la Liga. Mi modesta impresión es que no veo al argentino con muchas ganas de recalar en Manchester. Me parece que su mirada está centrada en el otro frente que abrió minutos después en otra entrevista en una televisión local, la del Madrid. Pero si pretende llegar a ese club, en el que se esperan novedades en su portería, va a tener que brillar mucho en el equipo “en el que trabaja a diario para jugar en un grande”. En nuestra Real. Sin acritud. Como me dijo un día, “yo estoy aquí para atajar”. Y, para ser sinceros, te has ganado que confiemos en ti. No nos falles. ¡A por ellos! l


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902