Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Una cuestión de estado que salpica a la casa real

La Zarzuela maniobró para alejar de Nóos a Urdangarin
La infanta tendrá que pagar 265.088,42 euros como partícipe a título lucrativo de las ganancias desviadas a Aizoon

Imanol Fradua - Sábado, 18 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Donostia- El desconocimiento de que su marido estuviera incurriendo en ilícitos penales como delito fiscal y malversación ha sido el salvavidas que ha permitido que la infanta Cristina fuera absuelta por la Audiencia de Palma en el caso Nóos. Ese es, al menos, el argumento expuesto por un fallo que, pese a librar a la hermana del rey de una condena, es el último capítulo de un incendio que la Casa Real siempre ha tratado de contener con cortafuegos. Exilios forzados, su desaparición de los actos y la eliminación de su título nobiliario de duques de Palma fueron los principales movimientos de Zarzuela para esquivar los efectos de un caso para el que su defensa fue mantener que no estuvieron al corriente. El fallo judicial solo considera a Cristina de Borbón corresponsable a título lucrativo de los gastos personales efectuados por su participación, al 50% junto a su esposo, en las cuentas corrientes de la empresa Aizoon, que se nutría del Instituto Nóos desde el que Urdangarin manejaba sus negocios.

La infanta “gozaba de plena disponibilidad” del dinero inyectado en Aizoon tras pasar por Nóos. De hecho, cargógastos familiares desde la tarjeta de la que disponía y se benefició de las cantidades ingresadas por 265.088,42 euros, según resume la sentencia. Sin embargo, no se puede acreditar su participación en “la ocultación del hecho imponible relativo al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas por el que venía obligado su esposo, correspondiente a los ejercicios 2007 y 2008”. Esa absolución no supone que la Casa Real no quede manchada por un asunto que fue catalogado desde dentro como un “martirio” cuando el juez Castro colgó el cartel de imputados a los dos miembros de la Familia Real en 2013.

El “martirio”, sin embargo, comenzó mucho antes. En 2006 se dieron los primeros movimientos para apartar a Urdangarin de Nóos. Fue el ahora rey emérito, Juan Carlos I, quién le aconsejó poner tierra de por medio tras las primeras suspicacias que levantaron sus negocios organizando foros que unían deporte y turismo en tierras baleares. El yerno del monarca lo hizo, pero la huella dejada por los pagos hizo que, aunque con cuatro años de espera, el asunto llegara a los tribunales. No fue hasta septiembre de 2011 cuando el caso estalló en su totalidad, cuando la Policía registró varias empresas del Instituto Nóos. Abierta la espita informativa, fue apartado de la Casa Real por su comportamiento “no ejemplar”. Su declaración judicial -la primera de un miembro de la Familia Real en democracia- no llegó hasta febrero de 2012. La estrategia inicial de Urdangarin fue culpar a su socio, Diego Torres, y desvincular por completo a su esposa.

las maniobrasLa polémica, imparable para entonces, hizo que la Casa Real realizara diferentes maniobras para tratar de salvaguardar a la infanta Cristina, sobre todo a la vista de que Urdangarin varió su defensa para implicar de lleno a la Casa Real. Con ambos en Ginebra tras pasar por Washington, los Urdangarin-Borbón desaparecieron de la web de la institución. El proceso judicial mientras tanto seguía su curso hasta alcanzar un episodio inesperado: la imputación de la hija del rey en abril de 2013. Desde entonces, y más si cabe tras la sustitución de Juan Carlos I por Felipe VI, Zarzuela corrió un tupido velo para mantener alejada a la pareja -incluso despojándoles del ducado de Palma-, pese a que para entonces se conocían correos electrónicos que evidenciaban las consultas que Urdangarin efectuaba a Carlos García Revenga, el secretario de las infantas, debido a los negocios que mantenía. El asalariado de la Casa Real lo negó.

Los paseíllos del matrimonio hacia los juzgados socavaban la imagen de la monarquía. La esperada declaración de Cristina se efectuó el 8 de febrero de 2014. Su desconocimiento de las maniobras de su marido fue su escudo principal y la Fiscalía creyó en su versión. Varios testigos apuntaron en esa dirección en el transcurso del juicio. Fue el caso del excontable de Nóos, Marco Antonio Tejeiro, que le echó un capote asegurando que estaba desvinculada de Nóos. El exjefe de la Casa del Rey, Alberto Aza, también negó que la monarquía vigilara los manejos de Urdangarin.

a lisboaPor lo pronto, todo indica que la infanta -que recibió la resolución judicial en su casa de Ginebra- pondrá tierra de por medio, cumpliendo así su propósito declarado de “no volver a pisar este país”, como confesó a sus compañeros de banquillo durante una sesión del juicio. Al parecer se mudará a Lisboa y no renunciará a sus derechos dinásticos: seguirá siendo la sexta en la línea sucesoria al trono de los Borbones.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902