Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Mirar hacia otro lado

Tack, maestro!

Mikel Mancisidor - Sábado, 18 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Hans Rosling.

Hans Rosling.

Galería Noticia

Hans Rosling.

ha muerto Hans Rosling. No sé si a usted le suena ese nombre, pero es un personaje que merece la pena conocer. Así que, si no a leerme a mí, dedíquele unos minutos a conocerle a él. Su magisterio es hoy más necesario que nunca, especialmente en tiempos en que tanto se habla de posverdad o de la perdida del valor de los hechos, la lógica y la razón en nuestras opiniones y decisiones políticas y sociales.

Hans Rosling fue un médico sueco que bien joven salió a trabajar a Mozambique y tuvo allí una labor social y científica de primer orden. En momentos llegó a ser el único médico para atender a una población de 300.000 personas y se cuentan anécdotas de su esfuerzo pedagógico por explicar a las comunidades, en momentos de grave peligro personal, el sentido de su trabajo y sus investigaciones. Tuvo un gran papel en la identificación, comprensión y prevención del konzo, una enfermedad que dejaba paralíticos a decenas de miles de niños en zonas pobres de África. Pero su visión era global, identificando finalmente que la mayor causa de enfermedad era la pobreza, la ignorancia y la injusticia. La relación entre la salud y la pobreza fue una se sus obsesiones desde entonces.

Solo la pérdida de un hijo le hizo volver con toda su familia a Suecia, donde sería profesor de salud pública para los muy afortunados alumnos de Uppsala y luego Estocolmo.

Según pasaban los años, más le sorprendía cómo la mayor parte de nosotros tenemos unas ideas sobre las relaciones internacionales, el desarrollo, la pobreza y la salud que están basadas en muchos casos en suposiciones o datos erróneos. Él comenzaba muchas de sus conferencias preguntando al público por la pobreza en el mundo o la esperanza de vida al nacer a día de hoy y todos, invariablemente, desde los periodistas hasta los premios nobel, apostaban por datos más negativos que los reales.

Si no conocemos la realidad ni sus tendencias difícilmente podremos trabajar por un mundo mejor. Rosling encontró su misión en difundir los datos sobre nuestro mundo de una forma moderna, muy visual, muy gráfica, muy espectacular, en movimiento, en tres dimensiones, siempre vivo, siempre original, siempre entusiasta y apasionado, pero sin perder rigor técnico ni la intención política. Fue un gigante de la divulgación.

Fue un hombre positivo, optimista e ilusionado por lo que se puede hacer en el mundo (y lo mucho que se ha alcanzado) en la lucha contra la enfermedad y la pobreza. Solo si sabemos valorar lo mucho hecho podremos animarnos a continuar avanzando.

Rosling ha influido sobre la posición de varios Organismos Internacionales, ha modificado la forma en que nos podemos referir (si nos importa el rigor) a los países “subdesarrollados”, “en desarrollo”, “del sur” o como queramos decirlo. Ha influido en grandes personalidad (desde Fidel Castro hasta Bill Gates) y sobre millones de personas normales, como éste que les escribe, simplemente interesadas en conocer nuestro mundo sin prejuicios ideológicos (aunque luego cada cual tenga su ideología, obviamente) solo movidos por la curiosidad y las ganas de trabajar por un mundo mejor, sin esas cadenas mentales con las que nos atamos y limitamos tantas veces.

Rosling merece un homenaje, pero sobre todo su legado merece ser más y mejor conocido. Les remito a sus muy amenas conferencias TED o cualquiera de sus vídeos fácilmente localizables en la red (algunos de ellos están subtitulados en español), verán ahí sus ideas, su alegría, su responsabilidad y su magisterio que le sobrevivirá muchos años.

Creo que este hombre, encantador y enamorado de la vida, ha hecho una gran contribución para hacer de este mundo un lugar un poco mejor y merece este modesto y breve recuerdo. Yo reconozco mi deuda intelectual con él. Mi visión del mundo está mediatiza para bien por su magisterio. No se lo pude agradecer en vida, así que lo hago ahora aquí: en sueco, al parecer, se dice Tack!


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902